Más de 13.000 personas están encarceladas en el país

Los datos se obtuvieron de 40 centros de detención y se determinó que alrededor del 50 por ciento de la población carcelaria del Ecuador, la mayor parte hombres, se concentra en las ciudades de Guayaquil, Quito, Portoviejo y Loja
Quito. La población carcelaria del país asciende a 13.532 reclusos, según datos de un censo realizado por el ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de la Unidad de Defensoría Pública Penal y que fueron difundidos hoy.

Según el censo, el 69 por ciento de las personas privadas de libertad tienen entre 18 y 37 años de edad. Además, el 34 por ciento está acusado de delitos relacionados con drogas; el 29 por ciento de delitos contra la propiedad; el 15 por ciento de delitos contra las personas; y el 10 por ciento de delitos sexuales.

Asimismo, el 45 por ciento de los reclusos no tienen sentencia y el 46 por ciento dispone de abogado. En cuanto al nivel de instrucción, el 86 por ciento ha accedido a primaria y secundaria, y solamente el nueve por ciento tiene educación superior. El censo se elaboró para tener datos reales que servirán para la aplicación de verdaderas políticas de rehabilitación social, señaló la Presidencia.

La cifra del censo contrasta con la de 17.000 encarcelados que se venía manejando hasta hace poco tiempo, agregó esa entidad. El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Gustavo Jalkh, explicó que "el censo servirá para poner orden, se erradicarán viejas prácticas al interior del sistema y no se permitirá que se trafique con la libertad de las personas ni con el alimento de los privados de libertad".

El director de la Unidad de Defensoría Pública Penal, Ernesto Pazmiño, resaltó por su parte que la información del censo permitirá planificar la defensa pública penal y diseñar políticas públicas de gestión en educación, salud y trabajo.

Además, posibilitará la construcción de nuevos centros e implementar "una verdadera rehabilitación social, con miras a una futura articulación con las oportunidades que brinda la sociedad". El censo se inscribe en la política del Gobierno que preside Rafael Correa de atender los serios problemas del sistema penitenciario y aliviar el hacinamiento en las cárceles del país, aseveró Pazmiño.

Más de 13.000 personas están encarceladas en el país

Quito. La población carcelaria del país asciende a 13.532 reclusos, según datos de un censo realizado por el ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de la Unidad de Defensoría Pública Penal y que fueron difundidos hoy.

Según el censo, el 69 por ciento de las personas privadas de libertad tienen entre 18 y 37 años de edad. Además, el 34 por ciento está acusado de delitos relacionados con drogas; el 29 por ciento de delitos contra la propiedad; el 15 por ciento de delitos contra las personas; y el 10 por ciento de delitos sexuales.

Asimismo, el 45 por ciento de los reclusos no tienen sentencia y el 46 por ciento dispone de abogado. En cuanto al nivel de instrucción, el 86 por ciento ha accedido a primaria y secundaria, y solamente el nueve por ciento tiene educación superior. El censo se elaboró para tener datos reales que servirán para la aplicación de verdaderas políticas de rehabilitación social, señaló la Presidencia.

La cifra del censo contrasta con la de 17.000 encarcelados que se venía manejando hasta hace poco tiempo, agregó esa entidad. El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Gustavo Jalkh, explicó que "el censo servirá para poner orden, se erradicarán viejas prácticas al interior del sistema y no se permitirá que se trafique con la libertad de las personas ni con el alimento de los privados de libertad".

El director de la Unidad de Defensoría Pública Penal, Ernesto Pazmiño, resaltó por su parte que la información del censo permitirá planificar la defensa pública penal y diseñar políticas públicas de gestión en educación, salud y trabajo.

Además, posibilitará la construcción de nuevos centros e implementar "una verdadera rehabilitación social, con miras a una futura articulación con las oportunidades que brinda la sociedad". El censo se inscribe en la política del Gobierno que preside Rafael Correa de atender los serios problemas del sistema penitenciario y aliviar el hacinamiento en las cárceles del país, aseveró Pazmiño.