Lenin Moreno asegura que la Iglesia pretende "engañar" a los ecuatorianos

El vicepresidente , Lenín Moreno, invitó a la jerarquía católica a "hacer un acto de contrición"

Quito. El vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno, invitó el lunes a la jerarquía católica a "hacer un acto de contrición" por los intentos de "engañar a la gente" para que rechace el proyecto de Constitución que irá a referendo en septiembre aduciendo que es favorable al aborto.

Moreno describió al jefe de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, monseñor Antonio Arregui, como "un curita que lastimosamente está fingiendo ignorancia para engañar a la gente" al decir que el proyecto de nueva Constitución es favorable el aborto.

"La Constitución dice claramente que se respetará la vida desde la concepción. Si el curita no lo entendió pues qué pena, que acuda al diccionario. Y si es que sí lo entendió y está engañando a la gente, pues que haga un acto de contrición y propósito de enmienda", dijo al canal Teleamazonas.

La derecha opositora y la jerarquía católica también se oponen al texto que será sometido a referendo el 28 de septiembre, alegando que deja abierta la puerta para el matrimonio a los homosexuales y a la concentración del poder en el presidente Rafael Correa.

El presidente ecuatoriano, que se define como un católico practicante de izquierda, aseguró el domingo que está dispuesto a perder en la consulta antes que retocar el proyecto por presión de la cúpula eclesiástica.

El gobierno desistió de incluir unas preguntas adicionales en el referendo para aclarar los puntos controversiales. "Eso sería rebuscar en nuestras convicciones, eso sería darle la razón a los sinrazón. Preferimos ser derrotados por las falacias antes que ceder ante ellas", dijo Correa.

Los ecuatorianos, en su gran mayoría católicos, deberán pronunciarse en las urnas sobre el proyecto constitucional que elaboró y aprobó la Asamblea Constitucional. De ser aprobada por la mitad más uno de los sufragantes, la nueva Constitución le permitirá a Correa buscar la reelección inmediata, y el Estado quedará facultado para regular y planificar la economía, entre otros cambios.

Lenin Moreno asegura que la Iglesia pretende "engañar" a los ecuatorianos

Quito. El vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno, invitó el lunes a la jerarquía católica a "hacer un acto de contrición" por los intentos de "engañar a la gente" para que rechace el proyecto de Constitución que irá a referendo en septiembre aduciendo que es favorable al aborto.

Moreno describió al jefe de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, monseñor Antonio Arregui, como "un curita que lastimosamente está fingiendo ignorancia para engañar a la gente" al decir que el proyecto de nueva Constitución es favorable el aborto.

"La Constitución dice claramente que se respetará la vida desde la concepción. Si el curita no lo entendió pues qué pena, que acuda al diccionario. Y si es que sí lo entendió y está engañando a la gente, pues que haga un acto de contrición y propósito de enmienda", dijo al canal Teleamazonas.

La derecha opositora y la jerarquía católica también se oponen al texto que será sometido a referendo el 28 de septiembre, alegando que deja abierta la puerta para el matrimonio a los homosexuales y a la concentración del poder en el presidente Rafael Correa.

El presidente ecuatoriano, que se define como un católico practicante de izquierda, aseguró el domingo que está dispuesto a perder en la consulta antes que retocar el proyecto por presión de la cúpula eclesiástica.

El gobierno desistió de incluir unas preguntas adicionales en el referendo para aclarar los puntos controversiales. "Eso sería rebuscar en nuestras convicciones, eso sería darle la razón a los sinrazón. Preferimos ser derrotados por las falacias antes que ceder ante ellas", dijo Correa.

Los ecuatorianos, en su gran mayoría católicos, deberán pronunciarse en las urnas sobre el proyecto constitucional que elaboró y aprobó la Asamblea Constitucional. De ser aprobada por la mitad más uno de los sufragantes, la nueva Constitución le permitirá a Correa buscar la reelección inmediata, y el Estado quedará facultado para regular y planificar la economía, entre otros cambios.