Las huellas del terremoto en Manabí perduran

A dos años del terremoto de magnitud 7,8 que afectó las provincias de Manabí y Esmeraldas, los daños en varias edificaciones y el rastro de la destrucción sigue vigente.
Daños aún visibles en un cementerio de Portoviejo, luegos de dos años del terremoto del 16 de abril de 2016.
FOTO: Rodolfo Párraga el telégrafo

En Manabí, muchos inmuebles están de pie a la espera de su rehabilitación.

Los representantes de la agrupación ‘Tarqui Vive’, damnificados del terremoto, se reunieron la semana pasada con la vicepresidenta de la República, María Alejandra Vicuña, quien escuchó sus requerimientos.

El dirigente Jhon Vera explicó que pidieron a la Segunda Mandataria la construcción del mercado de la parroquia Tarqui. “Pedimos además salud, viviendas y regeneración de la zona, señaló en declaraciones al diario El Telégrafo.

En Pedernales, los habitantes reconstruyen con sus recursos y están a la espera de la dotación de infraestructura básica.

En la provincia de Manabí, a raíz del siniestro, los constructores cambiaron la tradición del uso de ladrillo artesanal por el bloque. Mientras que para la estructura mudaron del hormigón hacia el metal.

El profesional en ingeniería, Sebastián Araque, resaltó que, desde enero de 2017, las normativas del Código de la Construcción Civil cambiaron, en el cual entra el bloque como parte de la resistencia de un edificio.

Actividades
Para conmemorar los dos años de la tragedia se cumplirán varias actividades. En el Memorial -donde constan los nombres de los fallecidos en el siniestro- del parque El Rosario en Tarqui, hoy a las 09:00, está prevista lo colocación de ofrendas florales por parte de autoridades.

A las 18:00 se celebrará una misa, en la explanada del antiguo edificio de Inalca en la zona cero, informó Betty Cedeño integrante del grupo ‘Amores Eternos 16A’. (I)

Dato

El terremoto del 16 de abril de 2016 dejó 673 muertos,
más de 6.000 heridos
y daños cifrados
en unos 3.000
millones de dólares

Las huellas del terremoto en Manabí perduran

Daños aún visibles en un cementerio de Portoviejo, luegos de dos años del terremoto del 16 de abril de 2016.
FOTO: Rodolfo Párraga el telégrafo

En Manabí, muchos inmuebles están de pie a la espera de su rehabilitación.

Los representantes de la agrupación ‘Tarqui Vive’, damnificados del terremoto, se reunieron la semana pasada con la vicepresidenta de la República, María Alejandra Vicuña, quien escuchó sus requerimientos.

El dirigente Jhon Vera explicó que pidieron a la Segunda Mandataria la construcción del mercado de la parroquia Tarqui. “Pedimos además salud, viviendas y regeneración de la zona, señaló en declaraciones al diario El Telégrafo.

En Pedernales, los habitantes reconstruyen con sus recursos y están a la espera de la dotación de infraestructura básica.

En la provincia de Manabí, a raíz del siniestro, los constructores cambiaron la tradición del uso de ladrillo artesanal por el bloque. Mientras que para la estructura mudaron del hormigón hacia el metal.

El profesional en ingeniería, Sebastián Araque, resaltó que, desde enero de 2017, las normativas del Código de la Construcción Civil cambiaron, en el cual entra el bloque como parte de la resistencia de un edificio.

Actividades
Para conmemorar los dos años de la tragedia se cumplirán varias actividades. En el Memorial -donde constan los nombres de los fallecidos en el siniestro- del parque El Rosario en Tarqui, hoy a las 09:00, está prevista lo colocación de ofrendas florales por parte de autoridades.

A las 18:00 se celebrará una misa, en la explanada del antiguo edificio de Inalca en la zona cero, informó Betty Cedeño integrante del grupo ‘Amores Eternos 16A’. (I)

Dato

El terremoto del 16 de abril de 2016 dejó 673 muertos,
más de 6.000 heridos
y daños cifrados
en unos 3.000
millones de dólares