La Asamblea Nacional aprueba la Ley de Cultura

Con 82 votos afirmativos, el Pleno de la Asamblea Nacional aprobó este jueves la Ley Orgánica de Cultura. La votación registró además 18 abstenciones.

La normativa crea el Sistema Nacional de Cultura para potenciar la acción pública en el cuidado del patrimonio y el fomento de la creatividad de manera integral y en todos los territorios.

También reconoce los derechos laborales de los artistas y gestores culturales. En la sesión 411, el asambleísta Virgilio Hernández hizo varias puntualizaciones sobre el régimen laboral, pues, según explicó, a través de esta normativa no se puede generar un régimen especial para los gestores culturales que ya están formalizados. Además, el legislador hizo notar que se establece un régimen de sanciones, pero no existen artículos que indiquen un mínimo procedimiento sancionador, lo cual para Hernández, la volvería inconstitucional.

"La persona no tiene derecho a impugnar y seguir el debido proceso en caso de que se establezca una sanción, por lo que para salvar un tema de inconstitucionalidad, deben establecerse artículos de un procedimiento sancionador". Para Marisol Peñafiel esta normativa —planteada por iniciativa del Ejecutivo en 2009— se construyó en los diferentes espacios ciudadanos.

"Se recogieron propuestas de los diversos sectores, para terminar con alrededor de 17 normativas dispersas y reglamentos inservibles, que no permitían cumplir lo que dice el texto constitucional, la creación de un sistema que garantiza derechos en lo que respecta a la cultura. Un sistema que sea operativo, eficaz y garantista".

Otra de las propuestas llegó de la asambleísta Dora Aguirre, quien pidió que también se incorporen observaciones realizadas por escrito, para que los ecuatorianos residentes en el exterior estén integrados y que el Registro Único de Gestores Culturales esté abierto para quienes residen en el exterior.

En el articulado final se establece la creación de un fondo de fomento para las artes, la cultura y la innovación, que se encargará de asignar recursos con el carácter de no reembolsables, además de establecer líneas de crédito por parte de la banca pública para los actores y gestores culturales, que no tenían la posibilidad de acceder a estos.

Para ello se establecen reformas al Código Monetario y Financiero. También se elimina del cuerpo legal la contribución del 10% de la recaudación total en las salas de cine comercial que exhiban películas de producción extranjeras. Además se establece una certificación de competencias para los actores culturales.

La ponente del proyecto y vicepresidenta de la Comisión de Educación, Ximena Ponce, explicó que se hacen precisiones en lo referente al Sistema Nacional de Bibliotecas, el cual estará bajo el régimen de la Red Nacional de Cultura. Sobre la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE), Ponce manifestó que se garantiza su autonomía administrativa y financiera.

La elección y designación de representantes de esta institución estará a cargo de la Junta Plenaria de la CCE y ya no del Consejo Nacional Electoral, como se lo venía realizando. Precisó que no hay ningún cambio en la Ley de la Casa de Montalvo, sino que más bien se integra esta institución a la Red Nacional de Cultura.

También se fomenta la lectura, para lo que se determina que el Ministerio de Educación será el encargado de promocionar el concurso de libro leído en los planteles educativos. La normativa será enviada en los próximos días al Ejecutivo para su sanción u objeción. (I)

La Asamblea Nacional aprueba la Ley de Cultura

La normativa crea el Sistema Nacional de Cultura para potenciar la acción pública en el cuidado del patrimonio y el fomento de la creatividad de manera integral y en todos los territorios.

También reconoce los derechos laborales de los artistas y gestores culturales. En la sesión 411, el asambleísta Virgilio Hernández hizo varias puntualizaciones sobre el régimen laboral, pues, según explicó, a través de esta normativa no se puede generar un régimen especial para los gestores culturales que ya están formalizados. Además, el legislador hizo notar que se establece un régimen de sanciones, pero no existen artículos que indiquen un mínimo procedimiento sancionador, lo cual para Hernández, la volvería inconstitucional.

"La persona no tiene derecho a impugnar y seguir el debido proceso en caso de que se establezca una sanción, por lo que para salvar un tema de inconstitucionalidad, deben establecerse artículos de un procedimiento sancionador". Para Marisol Peñafiel esta normativa —planteada por iniciativa del Ejecutivo en 2009— se construyó en los diferentes espacios ciudadanos.

"Se recogieron propuestas de los diversos sectores, para terminar con alrededor de 17 normativas dispersas y reglamentos inservibles, que no permitían cumplir lo que dice el texto constitucional, la creación de un sistema que garantiza derechos en lo que respecta a la cultura. Un sistema que sea operativo, eficaz y garantista".

Otra de las propuestas llegó de la asambleísta Dora Aguirre, quien pidió que también se incorporen observaciones realizadas por escrito, para que los ecuatorianos residentes en el exterior estén integrados y que el Registro Único de Gestores Culturales esté abierto para quienes residen en el exterior.

En el articulado final se establece la creación de un fondo de fomento para las artes, la cultura y la innovación, que se encargará de asignar recursos con el carácter de no reembolsables, además de establecer líneas de crédito por parte de la banca pública para los actores y gestores culturales, que no tenían la posibilidad de acceder a estos.

Para ello se establecen reformas al Código Monetario y Financiero. También se elimina del cuerpo legal la contribución del 10% de la recaudación total en las salas de cine comercial que exhiban películas de producción extranjeras. Además se establece una certificación de competencias para los actores culturales.

La ponente del proyecto y vicepresidenta de la Comisión de Educación, Ximena Ponce, explicó que se hacen precisiones en lo referente al Sistema Nacional de Bibliotecas, el cual estará bajo el régimen de la Red Nacional de Cultura. Sobre la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE), Ponce manifestó que se garantiza su autonomía administrativa y financiera.

La elección y designación de representantes de esta institución estará a cargo de la Junta Plenaria de la CCE y ya no del Consejo Nacional Electoral, como se lo venía realizando. Precisó que no hay ningún cambio en la Ley de la Casa de Montalvo, sino que más bien se integra esta institución a la Red Nacional de Cultura.

También se fomenta la lectura, para lo que se determina que el Ministerio de Educación será el encargado de promocionar el concurso de libro leído en los planteles educativos. La normativa será enviada en los próximos días al Ejecutivo para su sanción u objeción. (I)