Helados de Paila, una exquisita tradición ecuatoriana

Los 'Helados de Paila' se han convertido en una exquisita tradición ecuatoriana, que data desde 1896 con Rosalía Suárez, creadora de estos sabores que envuelven la historia y el paladar del país suramericano.

Con los más disímiles sabores, la heladería que lleva precisamente por nombre el de 'Rosalía Suárez' da la bienvenida a los clientes, quienes ávidos de degustar los ‘manjares’ naturales de esta ciudad andina de Ibarra (norte).

helados de paila

Leche, guanábana, chocolate, fresa o mora, entre otros son los sabores que se pueden apreciar y servir los visitantes en la esquina de la calle Oviedo y Olmedo en el centro de la capital de la provincia de Imbabura.

Mónica Suárez, bisnieta de Rosalía, confesó a Andes que esta es una tradición que ha sido enseñada desde bisabuela a todos quienes componen la familia, aunque cada quien tiene su profesión, como ella que es odontóloga.

helados de paila

La preparación de los helados inicia con la colocación de una batea (bandeja) de fibra de vidrio, que reemplazó a las de madera usadas inicialmente. Luego se coloca paja para que evite que el hielo se derrita rápidamente y sobre el hielo se pone la paila, que debe de ser preparada y virgen, es decir no haber sido usada para cocinar o freír alimentos.  

La iniciación de la paila será con tres días de hervor, luego un lavado con polvo de ceniza y naranja agria.

helados de paila

Sobre la paila se coloca un litro de jugo por parada y se empieza con el proceso de batido hasta que tome la consistencia deseada y según la fruta que se va a procesar.

En principio el hielo era traído del volcán inactivo Imbabura, sin embargo, con el paso del tiempo se empezó a adquirir de las fábricas, sin que esto haga que se pierda la calidad y el sabor de los tradicionales helados, uno de los atractivos de la ciudad.

helados de paila

De acuerdo con Mónica, el secreto del éxito de la heladería es la fruta. “El helado es completamente orgánico no incluye colorantes ni preservantes”, dijo la administradora del local ubicado en el centro de Ibarra.     

Además de los tradicionales productos la heladería, se ofrecen aquí otros manjares como la Copa Rosalía, que tiene todos los sabores que se fabrican y también helados dietéticos para las personas que son diabéticas.

helados de paila

En el cierre de la charla con esta agencia de noticias, Mónica sostuvo que “lo importante es mantener la calidad, el sabor, la atención, hacerlo con mucho amor. Eso es fundamental para atraer al cliente, para que se sienta gustoso, porque son multiplicadores de nuestra heladería”, dejo e invitó a que la visiten:

“Si vienen a Ibarra no pueden irse sin probar los tradicionales helados de Rosalía Suárez”, aseveró.

Lea también: Los helados de paila y la fritada, íconos gastronómicos de Imbabura

helados de paila

jj/

Helados de Paila, una exquisita tradición ecuatoriana

Los 'Helados de Paila' se han convertido en una exquisita tradición ecuatoriana, que data desde 1896 con Rosalía Suárez, creadora de estos sabores que envuelven la historia y el paladar del país suramericano.

Con los más disímiles sabores, la heladería que lleva precisamente por nombre el de 'Rosalía Suárez' da la bienvenida a los clientes, quienes ávidos de degustar los ‘manjares’ naturales de esta ciudad andina de Ibarra (norte).

helados de paila

Leche, guanábana, chocolate, fresa o mora, entre otros son los sabores que se pueden apreciar y servir los visitantes en la esquina de la calle Oviedo y Olmedo en el centro de la capital de la provincia de Imbabura.

Mónica Suárez, bisnieta de Rosalía, confesó a Andes que esta es una tradición que ha sido enseñada desde bisabuela a todos quienes componen la familia, aunque cada quien tiene su profesión, como ella que es odontóloga.

helados de paila

La preparación de los helados inicia con la colocación de una batea (bandeja) de fibra de vidrio, que reemplazó a las de madera usadas inicialmente. Luego se coloca paja para que evite que el hielo se derrita rápidamente y sobre el hielo se pone la paila, que debe de ser preparada y virgen, es decir no haber sido usada para cocinar o freír alimentos.  

La iniciación de la paila será con tres días de hervor, luego un lavado con polvo de ceniza y naranja agria.

helados de paila

Sobre la paila se coloca un litro de jugo por parada y se empieza con el proceso de batido hasta que tome la consistencia deseada y según la fruta que se va a procesar.

En principio el hielo era traído del volcán inactivo Imbabura, sin embargo, con el paso del tiempo se empezó a adquirir de las fábricas, sin que esto haga que se pierda la calidad y el sabor de los tradicionales helados, uno de los atractivos de la ciudad.

helados de paila

De acuerdo con Mónica, el secreto del éxito de la heladería es la fruta. “El helado es completamente orgánico no incluye colorantes ni preservantes”, dijo la administradora del local ubicado en el centro de Ibarra.     

Además de los tradicionales productos la heladería, se ofrecen aquí otros manjares como la Copa Rosalía, que tiene todos los sabores que se fabrican y también helados dietéticos para las personas que son diabéticas.

helados de paila

En el cierre de la charla con esta agencia de noticias, Mónica sostuvo que “lo importante es mantener la calidad, el sabor, la atención, hacerlo con mucho amor. Eso es fundamental para atraer al cliente, para que se sienta gustoso, porque son multiplicadores de nuestra heladería”, dejo e invitó a que la visiten:

“Si vienen a Ibarra no pueden irse sin probar los tradicionales helados de Rosalía Suárez”, aseveró.

Lea también: Los helados de paila y la fritada, íconos gastronómicos de Imbabura

helados de paila

jj/