Gobierno logra entendimiento con Petrobras

El Estado dispondrá la totalidad del petróleo y reconocerá gastos de operación y un margen de utilidades

Quito. AFP. La brasileña Petrobras alcanzó ayer un principio de acuerdo para seguir operando en Ecuador, en medio de las negociaciones que lleva a cabo el Gobierno para cambiar los contratos con las petroleras extranjeras y aumentar los ingresos estatales.

 Petrobras ha decidido "entrar directamente al nuevo acuerdo (de prestación de servicios), situación que para nosotros es confortable", declaró el ministro de Minas y Petróleo, Galo Chiriboga, en una conferencia de prensa.

La empresa extrae actualmente unos 32.000 barriles diarios (b/d) de petróleo del bloque 18, en la Amazonía, bajo un convenio de participación, que hasta ahora le permitía quedarse con un porcentaje del crudo. Sin embargo, a través de la nueva modalidad el Estado dispondrá la totalidad del petróleo y le reconocerá los gastos de operación y un margen de utilidades.

 Aumento de producción

 "Vamos a seguir invirtiendo en Ecuador tanto que en este momento estamos con planes para aumentar la producción en 5.000 b/d", dijo el representante Décio Oddone, director general de Petrobras Energía, filial de la empresa para Argentina, Ecuador y Bolivia.

El entendimiento fue posible durante una cita entre los delegados de la compañía y el mandatario ecuatoriano, que se puso al frente de los diálogos tras la advertencia del gobierno de que terminaría amistosamente los acuerdos con las empresas que no aceptaran las condiciones sobre arbitrajes internacionales.

Ecuador negocia desde octubre de 2007 el cambio de contratos de participación con Andes Petroleum (China), Perenco (Francia), Petrobras, Repsol YPF (Hispanoargentina) y Petroriental (China). City Oriente City Oriente, una empresa de origen panameño con capital estadounidense, que también hacía parte de esas conversaciones, acordó su salida del país a cambio de una compensación de 68 millones de dólares y la anulación de un arbitraje internacional contra el Estado.

 Luego del acuerdo con la estatal brasileña, el presidente Correa buscará hasta hoy acercamientos similares con Andes Petroleum y Repsol YPF, mientras la situación con Perenco continúa en suspenso luego de que la empresa se mostrara renuente a negociar un nuevo convenio.

Gobierno logra entendimiento con Petrobras

Quito. AFP. La brasileña Petrobras alcanzó ayer un principio de acuerdo para seguir operando en Ecuador, en medio de las negociaciones que lleva a cabo el Gobierno para cambiar los contratos con las petroleras extranjeras y aumentar los ingresos estatales.

 Petrobras ha decidido "entrar directamente al nuevo acuerdo (de prestación de servicios), situación que para nosotros es confortable", declaró el ministro de Minas y Petróleo, Galo Chiriboga, en una conferencia de prensa.

La empresa extrae actualmente unos 32.000 barriles diarios (b/d) de petróleo del bloque 18, en la Amazonía, bajo un convenio de participación, que hasta ahora le permitía quedarse con un porcentaje del crudo. Sin embargo, a través de la nueva modalidad el Estado dispondrá la totalidad del petróleo y le reconocerá los gastos de operación y un margen de utilidades.

 Aumento de producción

 "Vamos a seguir invirtiendo en Ecuador tanto que en este momento estamos con planes para aumentar la producción en 5.000 b/d", dijo el representante Décio Oddone, director general de Petrobras Energía, filial de la empresa para Argentina, Ecuador y Bolivia.

El entendimiento fue posible durante una cita entre los delegados de la compañía y el mandatario ecuatoriano, que se puso al frente de los diálogos tras la advertencia del gobierno de que terminaría amistosamente los acuerdos con las empresas que no aceptaran las condiciones sobre arbitrajes internacionales.

Ecuador negocia desde octubre de 2007 el cambio de contratos de participación con Andes Petroleum (China), Perenco (Francia), Petrobras, Repsol YPF (Hispanoargentina) y Petroriental (China). City Oriente City Oriente, una empresa de origen panameño con capital estadounidense, que también hacía parte de esas conversaciones, acordó su salida del país a cambio de una compensación de 68 millones de dólares y la anulación de un arbitraje internacional contra el Estado.

 Luego del acuerdo con la estatal brasileña, el presidente Correa buscará hasta hoy acercamientos similares con Andes Petroleum y Repsol YPF, mientras la situación con Perenco continúa en suspenso luego de que la empresa se mostrara renuente a negociar un nuevo convenio.