Gobierno condena agresión a ecuatoriana

La Secretaria del Migrante Lorena Escudero, dijo que no se puede establecer si existe un móvil de xenofobia

Quito, AFP. El gobierno de Rafael Correa repudió enérgicamente ayer la paliza que recibió una menor ecuatoriana en España el domingo pasado, y pidió castigo para las agresoras, aunque aseguró que todavía no ha esclarecido si se trató de un ataque xenófobo. "Quiero expresar de forma oficial y contundente el rechazo del gobierno nacional a este nuevo acto de violencia (...) en contra de un menor ecuatoriana", afirmó Lorena Escudero, responsable de la Secretaría del Migrante.

Precedente

En octubre de 2007 un español había golpeado a una joven ecuatoriana en un tren subterráneo de Barcelona mientras le espetaba insultos racistas. La agresión fue captada por las cámaras de seguridad y motivó la protesta del gobierno y marchas en Quito. El nuevo ataque fue grabado por las acompañantes de la agresora.

En las imágenes divulgadas por la televisión se observa cuando la menor está siendo golpeada brutalmente hasta quedar inmóvil mientras se oye las voces de dos mujeres que gritan "Mátala, mátala, písale la cabeza". El hecho se produjo el 27 de julio en la localidad madrileña de Colmenarejo. "Todavía no se puede establecer si existe un móvil de xenofobia o si es un episodio de violencia juvenil", declaró Escudero, agregando que a pedido del gobierno la familia de la chica inició un proceso judicial.

"Hay una detención. La investigación estaba en manos de la Policía, pero desde ahora está en manos de un juez porque la familia aceptó hacer la acusación particular", agregó.

Identifican a agresoras

La Guardia Civil española ya ha identificado a 4 de las 6 agresoras que propinaron los golpes y las patadas, según fuentes de la investigación. Tanto la menor agredida como la agresora y 5 de las adolescentes que presenciaron el acto son vecinas, a excepción de una de las que animaba la agresión que residente de otro municipio, reveló la investigación.

El Defensor del Menor en España inició un expediente para determinar las causas de la agresión. Sin embargo la Alcaldesa de Colmenarejo, María Isabel Barba, dijo que la agresión carece de tintes xenófobos y aseguró que la agredida y la agresora serían amigas y luego se habrían peleado.

Acciones legales

El embajador de Ecuador en España, Nicolás Issa Obando, informó que la familia de la menor iniciará acciones judiciales contra las personas que participaron en la agresión.

El funcionario, visitó ayer a los allegados de María José, de 14 años, quien –según Issa Obando- está "golpeada en lo psicológico y lo físico", pero es "una chica fuerte e inteligente que con una adecuada ayuda psicológica va a salir adelante".

 Raúl Jiménez, portavoz de la asociación hispano-ecuatoriana Rumiñahui, que conversó con Marcela, la hermana mayor de María José, dijo que la víctima "está destrozada" y "bastante nerviosa". Marcela, hermana mayor de la agredida, contó a Jiménez que las agresoras ya habían golpeado anteriormente a unas chicas del mismo centro educativo y que María José había defendido a una de sus compañeras.

La chica fue conducida "con engaños" al lugar, donde se cometió la agresión, tras la cual amenazaron a la víctima si denunciaba los hechos, según Jiménez. La noche del suceso María José acudió a un centro de salud porque sufría un "fuerte" dolor de estómago y el martes pasado la familia decidió denunciar los hechos, según detalló Marcela, que destacó que "no tienen temor".

Gobierno condena agresión a ecuatoriana

Quito, AFP. El gobierno de Rafael Correa repudió enérgicamente ayer la paliza que recibió una menor ecuatoriana en España el domingo pasado, y pidió castigo para las agresoras, aunque aseguró que todavía no ha esclarecido si se trató de un ataque xenófobo. "Quiero expresar de forma oficial y contundente el rechazo del gobierno nacional a este nuevo acto de violencia (...) en contra de un menor ecuatoriana", afirmó Lorena Escudero, responsable de la Secretaría del Migrante.

Precedente

En octubre de 2007 un español había golpeado a una joven ecuatoriana en un tren subterráneo de Barcelona mientras le espetaba insultos racistas. La agresión fue captada por las cámaras de seguridad y motivó la protesta del gobierno y marchas en Quito. El nuevo ataque fue grabado por las acompañantes de la agresora.

En las imágenes divulgadas por la televisión se observa cuando la menor está siendo golpeada brutalmente hasta quedar inmóvil mientras se oye las voces de dos mujeres que gritan "Mátala, mátala, písale la cabeza". El hecho se produjo el 27 de julio en la localidad madrileña de Colmenarejo. "Todavía no se puede establecer si existe un móvil de xenofobia o si es un episodio de violencia juvenil", declaró Escudero, agregando que a pedido del gobierno la familia de la chica inició un proceso judicial.

"Hay una detención. La investigación estaba en manos de la Policía, pero desde ahora está en manos de un juez porque la familia aceptó hacer la acusación particular", agregó.

Identifican a agresoras

La Guardia Civil española ya ha identificado a 4 de las 6 agresoras que propinaron los golpes y las patadas, según fuentes de la investigación. Tanto la menor agredida como la agresora y 5 de las adolescentes que presenciaron el acto son vecinas, a excepción de una de las que animaba la agresión que residente de otro municipio, reveló la investigación.

El Defensor del Menor en España inició un expediente para determinar las causas de la agresión. Sin embargo la Alcaldesa de Colmenarejo, María Isabel Barba, dijo que la agresión carece de tintes xenófobos y aseguró que la agredida y la agresora serían amigas y luego se habrían peleado.

Acciones legales

El embajador de Ecuador en España, Nicolás Issa Obando, informó que la familia de la menor iniciará acciones judiciales contra las personas que participaron en la agresión.

El funcionario, visitó ayer a los allegados de María José, de 14 años, quien –según Issa Obando- está "golpeada en lo psicológico y lo físico", pero es "una chica fuerte e inteligente que con una adecuada ayuda psicológica va a salir adelante".

 Raúl Jiménez, portavoz de la asociación hispano-ecuatoriana Rumiñahui, que conversó con Marcela, la hermana mayor de María José, dijo que la víctima "está destrozada" y "bastante nerviosa". Marcela, hermana mayor de la agredida, contó a Jiménez que las agresoras ya habían golpeado anteriormente a unas chicas del mismo centro educativo y que María José había defendido a una de sus compañeras.

La chica fue conducida "con engaños" al lugar, donde se cometió la agresión, tras la cual amenazaron a la víctima si denunciaba los hechos, según Jiménez. La noche del suceso María José acudió a un centro de salud porque sufría un "fuerte" dolor de estómago y el martes pasado la familia decidió denunciar los hechos, según detalló Marcela, que destacó que "no tienen temor".