Ecuador será más flexible con documentación pedida a venezolanos

Ciudadanos venezolanos salen de su país en busca de oportunidades.
FOTO: EFE

Ecuador aumentará la flexibilidad respecto a los documentos que en la actualidad pide a los migrantes venezolanos que ingresan en el país. La decisión no exime dejar de exigir al Gobierno de Caracas que asuma su responsabilidad sobre la cuestión.

Así lo reveló este viernes 7 de septiembre de 2018 el viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, quien presidió esta semana una reunión técnica en la que 13 países latinoamericanos analizaron la crisis migratoria y humanitaria originada por el éxodo venezolano. El cónclave derivó en una declaración que recoge en uno de sus puntos el compromiso de acoger documentos de viaje vencidos.

"En el caso de Ecuador vamos a ir examinando las posibilidades que existen de ser más flexibles en general en relación al tema documental", dijo el Viceministro en una entrevista en la sede de la Cancillería en Quito. 

Sin embargo, subrayó que "es fundamental que haya una forma de hacer notar al Gobierno de Venezuela que asuma su responsabilidad en el área de otorgar la documentación a los ciudadanos".

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), cerca de 2,5 millones de venezolanos han salido de su país desde 2014.

En el último año la crisis migratoria se ha agudizado, obligando a los países limítrofes con Venezuela y a los que se han convertido en principales destinos a adoptar medidas excepcionales. Entre estas se cuentan la solicitud de pasaportes o documentos que tengan el apostillado de validación correspondiente, requisitos que no siempre pueden cumplimentar los migrantes.

La masiva afluencia de venezolanos en los últimos meses llevó a Quito a exigir para su entrada al país pasaportes en regla -cuando hasta entonces era posible el ingreso con una cédula de identidad-. La medida fue recurrida por la Defensoría del Pueblo y se encuentra en suspenso.

La declaración adoptada en la capital ecuatoriana deja abierta la puerta a que cada país firmante de la misma, 11 en total, pueda adoptar de acuerdo a su ordenamiento jurídico la decisión que considere.

Chávez reconoció que ese punto, precisamente, fue uno de los más controvertidos a la hora de alcanzar un consenso, pero que la idea ha sido buscar la máxima flexibilidad a la hora de aceptar documentos vencidos. La medida ya rige en Chile y Brasil y se espera que otros países se sumen progresivamente a la misma.

El funcionario señaló que uno de los principales denominadores comunes de la reunión fue "la voluntad de los países de actuar positivamente frente a esta crisis y de ayudar a la gente más vulnerable".

También resaltó el papel que está adoptando Ecuador para liderar esos esfuerzos conjuntos al albergar el encuentro regional que tendrá una segunda edición en noviembre. El país andino será el primero de  Sudamérica que presidirá el Foro Mundial de Migración y Desarrollo el próximo año. (I)

Ecuador será más flexible con documentación pedida a venezolanos

Ciudadanos venezolanos salen de su país en busca de oportunidades.
FOTO: EFE

Ecuador aumentará la flexibilidad respecto a los documentos que en la actualidad pide a los migrantes venezolanos que ingresan en el país. La decisión no exime dejar de exigir al Gobierno de Caracas que asuma su responsabilidad sobre la cuestión.

Así lo reveló este viernes 7 de septiembre de 2018 el viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, quien presidió esta semana una reunión técnica en la que 13 países latinoamericanos analizaron la crisis migratoria y humanitaria originada por el éxodo venezolano. El cónclave derivó en una declaración que recoge en uno de sus puntos el compromiso de acoger documentos de viaje vencidos.

"En el caso de Ecuador vamos a ir examinando las posibilidades que existen de ser más flexibles en general en relación al tema documental", dijo el Viceministro en una entrevista en la sede de la Cancillería en Quito. 

Sin embargo, subrayó que "es fundamental que haya una forma de hacer notar al Gobierno de Venezuela que asuma su responsabilidad en el área de otorgar la documentación a los ciudadanos".

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), cerca de 2,5 millones de venezolanos han salido de su país desde 2014.

En el último año la crisis migratoria se ha agudizado, obligando a los países limítrofes con Venezuela y a los que se han convertido en principales destinos a adoptar medidas excepcionales. Entre estas se cuentan la solicitud de pasaportes o documentos que tengan el apostillado de validación correspondiente, requisitos que no siempre pueden cumplimentar los migrantes.

La masiva afluencia de venezolanos en los últimos meses llevó a Quito a exigir para su entrada al país pasaportes en regla -cuando hasta entonces era posible el ingreso con una cédula de identidad-. La medida fue recurrida por la Defensoría del Pueblo y se encuentra en suspenso.

La declaración adoptada en la capital ecuatoriana deja abierta la puerta a que cada país firmante de la misma, 11 en total, pueda adoptar de acuerdo a su ordenamiento jurídico la decisión que considere.

Chávez reconoció que ese punto, precisamente, fue uno de los más controvertidos a la hora de alcanzar un consenso, pero que la idea ha sido buscar la máxima flexibilidad a la hora de aceptar documentos vencidos. La medida ya rige en Chile y Brasil y se espera que otros países se sumen progresivamente a la misma.

El funcionario señaló que uno de los principales denominadores comunes de la reunión fue "la voluntad de los países de actuar positivamente frente a esta crisis y de ayudar a la gente más vulnerable".

También resaltó el papel que está adoptando Ecuador para liderar esos esfuerzos conjuntos al albergar el encuentro regional que tendrá una segunda edición en noviembre. El país andino será el primero de  Sudamérica que presidirá el Foro Mundial de Migración y Desarrollo el próximo año. (I)