Alexis Mera: "No vamos a sacar el cuerpo, tenemos la conciencia tranquila"

El secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, brindó este miércoles una rueda de prensa para expresar la posición del Gobierno Nacional ante el informe del Departamento de Estado de EE.UU. sobre la red de corrupción de la empresa constructora Odebrecht, en la que también se vincula a Ecuador

Mera aseguró que "No vamos a sacar el cuerpo a esta investigación, no vamos a desmentir lo que no nos corresponde desmentir, porque tenemos la conciencia absolutamente tranquila desde la Presidencia y Vicepresidencia de la República ", aunque aclaró que "no podemos descartar que haya habido pagos o actos de corrupción". Según el informe, Odebrecht entregó coimas por $ 33,5 millones entre 2007 y 2016 para recibir beneficios en contratos por $ 116 millones.

El secretario jurídico hizo un recuento de las "pésimas" relaciones que mantuvo el Gobierno y Odebrecht en los primeros años de la administración de Rafael Correa.

Rememoró que en septiembre de 2008, el propio presidente Correa expulsó a la constructora por negarse a reparar un ducto de la central Hidroeléctrica San Francisco. Esto motivó, incluso, que la Cancillería brasileña retirara en esa época a su embajador en Quito.

Ante este contexto, Mera indicó en la rueda de prensa que si entre 2007 y 2008 hubo coimas a funcionarios ecuatorianos, fueron "inoperantes e ineficientes", porque el propio gobierno expulsó a la compañía. Incluso, dijo que si eso ocurrió en esa época, pudo haber sido "alguien por fuera del gobierno" y que engañó a la constructora brasileña.

Resaltó que el contrato con Odebrecht para la construcción de la central San Francisco se suscribió en 2001 en la presidencia de Gustavo Noboa. El secretario jurídico, sin embargo, aseguró que con estas nuevas revelaciones se solicitará al gobierno de Estados Unidos toda la información necesaria para sancionar a las personas que pudieron haber incurrido en esta red de sobornos.

En la rueda de prensa firmó una solicitud que remitirán a la Fiscalía para que se haga una investigación exhaustiva. "Si se descubren personas involucradas, que se las detenga de forma inmediata. No vamos a proteger ni encubrir a nadie (...) Vamos a pedir y respaldar toda la investigación, caiga quien caiga".

Mera resaltó que el más grande contratante de Odebrecht en Ecuador es el Municipio de Quito. El Cabildo suscribió con la firma brasileña un contrato para la construcción de la II Fase del Metro de Quito por $ 1.500 millones. Sin embargo, dijo Mera que no acusa al Municipio, pero será el acalde el que deberá aclarar ese punto. Augusto Espín, ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, también estuvo en la rueda de prensa y fue el encargado de explicar la situación de Odebrecht después de su regreso a Ecuador desde 2010.

La firma retornó al país luego de arreglar y poner operativa la central San Francisco. Además canceló $ 20 millones por incurrir en los problemas que provocaron su expulsión en 2008. Desde 2010, la constructora ha obtenido 5 contratos: Proyecto Daule Vinces, Proyecto Manduriacu, Preparación de tierras de la Refinería del Pacífico, Poliducto Pascuales Cuenca y Acueducto La Esperanza.


Espín aseguró que todos estos contratos fueron alcanzados a través de concurso público, fueron auditados por la Contraloría y se encuentran en fase de terminación. No obstante, el Ministro informó que solo se adjudicó de manera directa (por emergencia) un contrato a la firma brasileña: La construcción del túnel de cargas de la Central Pucará, por $ 24 millones. Así también aclaró que la única obra que en la actualidad tiene Odebrecht en construcción es la Fase II del Metro de Quito, por un total de $ 1.500 millones. (I).

Comunicado Oficial

Alexis Mera: "No vamos a sacar el cuerpo, tenemos la conciencia tranquila"

Mera aseguró que "No vamos a sacar el cuerpo a esta investigación, no vamos a desmentir lo que no nos corresponde desmentir, porque tenemos la conciencia absolutamente tranquila desde la Presidencia y Vicepresidencia de la República ", aunque aclaró que "no podemos descartar que haya habido pagos o actos de corrupción". Según el informe, Odebrecht entregó coimas por $ 33,5 millones entre 2007 y 2016 para recibir beneficios en contratos por $ 116 millones.

El secretario jurídico hizo un recuento de las "pésimas" relaciones que mantuvo el Gobierno y Odebrecht en los primeros años de la administración de Rafael Correa.

Rememoró que en septiembre de 2008, el propio presidente Correa expulsó a la constructora por negarse a reparar un ducto de la central Hidroeléctrica San Francisco. Esto motivó, incluso, que la Cancillería brasileña retirara en esa época a su embajador en Quito.

Ante este contexto, Mera indicó en la rueda de prensa que si entre 2007 y 2008 hubo coimas a funcionarios ecuatorianos, fueron "inoperantes e ineficientes", porque el propio gobierno expulsó a la compañía. Incluso, dijo que si eso ocurrió en esa época, pudo haber sido "alguien por fuera del gobierno" y que engañó a la constructora brasileña.

Resaltó que el contrato con Odebrecht para la construcción de la central San Francisco se suscribió en 2001 en la presidencia de Gustavo Noboa. El secretario jurídico, sin embargo, aseguró que con estas nuevas revelaciones se solicitará al gobierno de Estados Unidos toda la información necesaria para sancionar a las personas que pudieron haber incurrido en esta red de sobornos.

En la rueda de prensa firmó una solicitud que remitirán a la Fiscalía para que se haga una investigación exhaustiva. "Si se descubren personas involucradas, que se las detenga de forma inmediata. No vamos a proteger ni encubrir a nadie (...) Vamos a pedir y respaldar toda la investigación, caiga quien caiga".

Mera resaltó que el más grande contratante de Odebrecht en Ecuador es el Municipio de Quito. El Cabildo suscribió con la firma brasileña un contrato para la construcción de la II Fase del Metro de Quito por $ 1.500 millones. Sin embargo, dijo Mera que no acusa al Municipio, pero será el acalde el que deberá aclarar ese punto. Augusto Espín, ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, también estuvo en la rueda de prensa y fue el encargado de explicar la situación de Odebrecht después de su regreso a Ecuador desde 2010.

La firma retornó al país luego de arreglar y poner operativa la central San Francisco. Además canceló $ 20 millones por incurrir en los problemas que provocaron su expulsión en 2008. Desde 2010, la constructora ha obtenido 5 contratos: Proyecto Daule Vinces, Proyecto Manduriacu, Preparación de tierras de la Refinería del Pacífico, Poliducto Pascuales Cuenca y Acueducto La Esperanza.


Espín aseguró que todos estos contratos fueron alcanzados a través de concurso público, fueron auditados por la Contraloría y se encuentran en fase de terminación. No obstante, el Ministro informó que solo se adjudicó de manera directa (por emergencia) un contrato a la firma brasileña: La construcción del túnel de cargas de la Central Pucará, por $ 24 millones. Así también aclaró que la única obra que en la actualidad tiene Odebrecht en construcción es la Fase II del Metro de Quito, por un total de $ 1.500 millones. (I).

Comunicado Oficial