Correa prefiere perder a cambiar Carta Magna por presiones de la iglesia

La jerarquía católica cuestiona varias de las reformas propuestas en la nueva Constitución
El presidente Rafael Correa, aseguró ayer que está dispuesto a perder en el referendo del 28 de septiembre antes que retocar el proyecto de nueva Constitución ante la presión de la jerarquía católica, que cuestiona varias de las reformas.

Con motivo de la celebración de los 199 años del Primer Grito de Independencia, Correa ofreció un discurso en el que dijo que el gobierno analizó la posibilidad de incluir preguntas adicionales en la consulta, para aclarar los puntos objetados por la cúpula eclesiástica.

“Pero dijimos no, un rotundo no. Eso sería rebuscar en nuestras convicciones, eso sería darle la razón a los sinrazón. Preferimos ser derrotados por las falacias antes que ceder ante ellas”, dijo el mandatario.

 Preguntas

El Jefe de Estado también descartó incluir en la consulta una pregunta sobre la continuidad del subsidio del gas, uno de los temas más sensibles, aduciendo que el tema sería visto como “una triquiñuela para ganar unos cuantos votos”.

“Vamos a ser vencidos o vencedores, pero en base a nuestras convicciones, sin ceder a las injustificadas presiones”, sostuvo Correa.
Por su parte el presidente del Tribunal Supremo Electoral, TSE, Jorge Acosta, hizo un llamado a la tranquilidad del país aseverando que el texto del proyecto de nueva Constitución que recibió de la Asamblea el 25 de julio, será el que someterá a referéndum.

Acosta ultima los preparativos para la convocatoria a referéndum, cuya ceremonia se realizará el miércoles. El acto dará inicio a la campaña de la publicidad electoral.

De su parte el ministro de Gobierno, Fernando Bustamante, pidió al TSE, que defina si el Gobierno puede actuar como sujeto político para realizar campaña publicitaria a favor del proyecto de nueva Constitución. Jorge Acosta señaló anteriormente que el Gobierno puede intervenir como sujeto político, pero sugirió que dicha participación debería hacerse a través del movimiento Alianza País.

 Estrategia

El Movimiento País intentará captar el voto en el referéndum a través de una estrategia de hormiga que consistirá en ir casa por casa repartiendo el texto de la nueva Constitución, anunciaron sus dirigentes.

“Vamos a ir casa por casa para asegurar que ningún ecuatoriano se quede sin su Constitución y para que entiendan sus alcances”, afirmó el ministro de Política, Ricardo Patiño.

Correa prefiere perder a cambiar Carta Magna por presiones de la iglesia

El presidente Rafael Correa, aseguró ayer que está dispuesto a perder en el referendo del 28 de septiembre antes que retocar el proyecto de nueva Constitución ante la presión de la jerarquía católica, que cuestiona varias de las reformas.

Con motivo de la celebración de los 199 años del Primer Grito de Independencia, Correa ofreció un discurso en el que dijo que el gobierno analizó la posibilidad de incluir preguntas adicionales en la consulta, para aclarar los puntos objetados por la cúpula eclesiástica.

“Pero dijimos no, un rotundo no. Eso sería rebuscar en nuestras convicciones, eso sería darle la razón a los sinrazón. Preferimos ser derrotados por las falacias antes que ceder ante ellas”, dijo el mandatario.

 Preguntas

El Jefe de Estado también descartó incluir en la consulta una pregunta sobre la continuidad del subsidio del gas, uno de los temas más sensibles, aduciendo que el tema sería visto como “una triquiñuela para ganar unos cuantos votos”.

“Vamos a ser vencidos o vencedores, pero en base a nuestras convicciones, sin ceder a las injustificadas presiones”, sostuvo Correa.
Por su parte el presidente del Tribunal Supremo Electoral, TSE, Jorge Acosta, hizo un llamado a la tranquilidad del país aseverando que el texto del proyecto de nueva Constitución que recibió de la Asamblea el 25 de julio, será el que someterá a referéndum.

Acosta ultima los preparativos para la convocatoria a referéndum, cuya ceremonia se realizará el miércoles. El acto dará inicio a la campaña de la publicidad electoral.

De su parte el ministro de Gobierno, Fernando Bustamante, pidió al TSE, que defina si el Gobierno puede actuar como sujeto político para realizar campaña publicitaria a favor del proyecto de nueva Constitución. Jorge Acosta señaló anteriormente que el Gobierno puede intervenir como sujeto político, pero sugirió que dicha participación debería hacerse a través del movimiento Alianza País.

 Estrategia

El Movimiento País intentará captar el voto en el referéndum a través de una estrategia de hormiga que consistirá en ir casa por casa repartiendo el texto de la nueva Constitución, anunciaron sus dirigentes.

“Vamos a ir casa por casa para asegurar que ningún ecuatoriano se quede sin su Constitución y para que entiendan sus alcances”, afirmó el ministro de Política, Ricardo Patiño.