Comienza el juicio por el secuestro de Balda

El expresidente de la República, Rafael Correa, está involucrado en este presunto secuestro, que se llevó a cabo en 2012 en Bogotá, Colombia, mientras que los autores confesos son Raúl Chicaiza y Diana Falcón.
Fernando Balda (d) y su abogado Eduardo León (i), asisten al juicio que se instaló ayer en la Corte Nacional.
FOTO: José Jácome EFE

El juicio contra los exagentes de inteligencia Raúl Chicaiza y Diana Falcón, autores confesos del secuestro del activista político Fernando Balda en Colombia, un caso en el que también está acusado el expresidente Rafael Correa, comenzó ayer con la negativa del juez a un pedido de un proceso abreviado.

Miguel Jurado, juez ponente, rechazó la petición porque no se la presentó en la audiencia de formulación de cargos y tras ello el juicio arrancó normal.

Eduardo León, abogado de Balda, dijo respetar la decisión del juez aunque pensaban que podía darse paso al procesamiento abreviado “más aún considerando que, efectivamente, con los cooperadores eficaces no se va a dar una contradicción dentro de la audiencia”.

De su lado, Diego Chimbo, abogado de los exagentes, señaló que querían “simplificar por economía procesal” y que la cooperación eficaz “pase a ser prueba y en acuerdo entre las partes (...) tener la pena de 12 meses”.

No obstante, con la decisión del juez, ahora se debe realizar la audiencia y “probar la cooperación eficaz como tal”, indicó.

Ya en el juicio, la fiscal general del Estado en funciones, Ruth Palacios, comentó que “fueron funcionarios públicos ecuatorianos” los que planificaron el secuestro en Bogotá.

Sostuvo que para convencer a Chicaiza, el entonces jefe de Inteligencia, Pablo Romero, hizo una llamada a Correa, quien dijo que había que traer a Balda a Ecuador. Palacios alegó que de trasfondo había un caso expuesto por Balda por acoso sexual que involucra a Correa. (I)

Comienza el juicio por el secuestro de Balda

Fernando Balda (d) y su abogado Eduardo León (i), asisten al juicio que se instaló ayer en la Corte Nacional.
FOTO: José Jácome EFE

El juicio contra los exagentes de inteligencia Raúl Chicaiza y Diana Falcón, autores confesos del secuestro del activista político Fernando Balda en Colombia, un caso en el que también está acusado el expresidente Rafael Correa, comenzó ayer con la negativa del juez a un pedido de un proceso abreviado.

Miguel Jurado, juez ponente, rechazó la petición porque no se la presentó en la audiencia de formulación de cargos y tras ello el juicio arrancó normal.

Eduardo León, abogado de Balda, dijo respetar la decisión del juez aunque pensaban que podía darse paso al procesamiento abreviado “más aún considerando que, efectivamente, con los cooperadores eficaces no se va a dar una contradicción dentro de la audiencia”.

De su lado, Diego Chimbo, abogado de los exagentes, señaló que querían “simplificar por economía procesal” y que la cooperación eficaz “pase a ser prueba y en acuerdo entre las partes (...) tener la pena de 12 meses”.

No obstante, con la decisión del juez, ahora se debe realizar la audiencia y “probar la cooperación eficaz como tal”, indicó.

Ya en el juicio, la fiscal general del Estado en funciones, Ruth Palacios, comentó que “fueron funcionarios públicos ecuatorianos” los que planificaron el secuestro en Bogotá.

Sostuvo que para convencer a Chicaiza, el entonces jefe de Inteligencia, Pablo Romero, hizo una llamada a Correa, quien dijo que había que traer a Balda a Ecuador. Palacios alegó que de trasfondo había un caso expuesto por Balda por acoso sexual que involucra a Correa. (I)