Carolina Cabrera, quedó bajo arresto en Quito luego de deportación

La detenida estuvo involucrada en un sonado escándalo de captación ilegal de dinero que derivó en la estafa de miles de personas en 2005
Quito. Carolina Cabrera deberá responder por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito en el marco de un escándalo que salió a la luz con la muerte de su padre, el notario José Cabrera, quien pagaba jugosos intereses a una vasta red de prestamistas que incluía a militares, jueces y políticos.

La mujer, quien permanecía ilegalmente en Venezuela, fue capturada y deportada ayer en un vuelo comercial. A su llegada a Quito, la Policía la detuvo y trasladó a una cárcel donde deberá permanecer mientras se define su situación jurídica, dijo un oficial.

Carolina y su hermano José Cabrera huyeron de Ecuador después de que miles de -entre ellos policías y militares- protagonizaron fuertes disturbios para exigir la devolución de sus depósitos en noviembre de 2005. Incluso varios uniformados viajaron hasta la ciudad de Machala -donde despachaba el notario cuya tumba fue violentada- en vuelos oficiales no autorizados para recuperar el dinero a la fuerza.

Carolina Cabrera, quedó bajo arresto en Quito luego de deportación

Quito. Carolina Cabrera deberá responder por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito en el marco de un escándalo que salió a la luz con la muerte de su padre, el notario José Cabrera, quien pagaba jugosos intereses a una vasta red de prestamistas que incluía a militares, jueces y políticos.

La mujer, quien permanecía ilegalmente en Venezuela, fue capturada y deportada ayer en un vuelo comercial. A su llegada a Quito, la Policía la detuvo y trasladó a una cárcel donde deberá permanecer mientras se define su situación jurídica, dijo un oficial.

Carolina y su hermano José Cabrera huyeron de Ecuador después de que miles de -entre ellos policías y militares- protagonizaron fuertes disturbios para exigir la devolución de sus depósitos en noviembre de 2005. Incluso varios uniformados viajaron hasta la ciudad de Machala -donde despachaba el notario cuya tumba fue violentada- en vuelos oficiales no autorizados para recuperar el dinero a la fuerza.