Alegría y fiesta en todos los rincones

Quito, El Telégrafo. El tradicional Carnaval de Amaguaña, a 30 minutos de Quito, convocó a miles de personas que llegaron desde temprano para participar del desfile, en el que más de 50 grupos de danza y música realizaron coloridas presentaciones, recreando la cultura y las tradiciones ancestrales del país.
En todo el país se vivió la tradición del Carnaval como las fiestas más alegres del año. El Telégrafo

Esta celebración que se realiza desde hace 58 años atrajo a ciudadanos de todo el país, principalmente de Quito, quienes cada año disfrutan de esta festividad entre familia y amigos.

Espuma, harina de colores, agua y hasta huevos, utilizaron los asistentes para jugar al Carnaval, causando el deleite de algunos y la molestia de otros, pero disfrutando al máximo de la alegría de los pobladores de esta localidad andina.

Joel Tipantuña señaló que esta fiesta es la más esperada por sus hijos, incluso más que Navidad, aunque reconoció que algunas personas se exceden en el juego. A pesar de los controles policiales se suscitaron varios robos a personas, ante la enorme aglomeración de gente en las angostas calles del pueblo, publicó El Telégrafo, pero en el evento la alegría de los presentes se desbordaba.

Carnaval del Sol

Desfiles, música y gastronomía fueron las características del denominado ‘Carnaval del Sol’, realizado en el cantón Rumiñahui, a 20 minutos de Quito. Al menos 40 grupos de danza, música y teatro recorrieron las principales calles de Sangolquí con coloridas comparsas que recrearon la cultura y tradiciones de las diferentes regiones del país.

Miles de ciudadanos locales, de otras ciudades, incluso extranjeros llegaron a este sitio para disfrutar del evento que se realiza desde hace 13 años y que busca posicionar al cantón como un destino turístico en esta fecha festiva.

Héctor Jácome, alcalde de Rumiñahui, resaltó que esta fiesta, en la que se estima la presencia de unas 40.000 personas a lo largo del desfile de dos kilómetros, se ha venido convirtiendo en una de las más importantes del país.

Hilda Cevallos llegó con su familia desde Guayaquil a Rumiñahui para disfrutar de estos carnavales y recorrer sus atractivos turísticos. Comenta que la gente en esta localidad vive el Carnaval con mucha alegría, lo cual refleja la cultura del ecuatoriano.

Además del desfile, se organizó un festival gastronómico para que los visitantes puedan degustar de los platos típicos del cantón, sobre todo del hornado con tortillas, que guarda una receta tradicional única de la localidad y que, además, se preparan únicamente durante esta época del año como parte de la tradición. (I)