ALBA trabaja por sector indígena

Autoridades indígenas y afrodescendientes de las naciones miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, se reunieron ayer en Otavalo para avanzar en los procesos en marcha para construir estados plurinacionales en sus países.
El canciller Ricardo Patiño (d), y su homólogo de Bolivia, David Choquehuanca (2i), participan en un ritual en la ciudad de Otavalo. José Jácome | EFE

La I Cumbre de la ALBA con autoridades indígenas y afrodescendientes, que reunió a unas 300 autoridades, desde alcaldes, prefectos y parlamentarios hasta asambleístas y algunos ministros, busca comenzar un proceso de trabajo dentro de la ALBA y hacer efectivas la interculturalidad y la plurinacionalidad.


Tras la ceremonia inaugural y un ritual ancestral indígena, los delegados, procedentes de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, se distribuyeron en mesas de trabajo dedicadas a Interculturalidad en la Gestión Pública y Derechos Económicos, Políticos y Sociales contra el Racismo y la Discriminación.

 Petición
El canciller Ricardo Patiño instó a las autoridades a lograr acuerdos efectivos y acciones conjuntas y consideró que la plurinacionalidad y la interculturalidad no puedan quedarse como conceptos en los textos constitucionales.


“Queremos que en esta discusión nos ayudemos mutuamente a reflexionar (...) a construir o generar un proceso en la plurinacionalidad, que no puede terminar en la declaración de la Constitución” sino que implica un proceso de seguimiento, señaló.


En su discurso inaugural ante ministros de los países del ALBA, además de un representante de Guatemala que asistió como invitado de honor al encuentro, el canciller aseguró que es la “historia y el presente” quienes convocaron a la cita.


“Juntos”, los pueblos indígenas y afrodescendientes y los Gobiernos de los países del ALBA “tienen que decirle al mundo que hoy más que nunca caminamos por el sendero de la revolución sin medias tintas, el sendero de la revolución latinoamericana para nunca más ser colonias ni ser objeto de saqueo”, afirmó.


Destacó que se trata de la primera vez que en el continente se reúnen dirigentes de Estado y Gobierno con autoridades nacionales y locales, designadas o electas, indígenas y afros “para compartir sus ilusiones de constructores” de una nueva realidad.

Otavalo, EFE.

ALBA trabaja por sector indígena

El canciller Ricardo Patiño (d), y su homólogo de Bolivia, David Choquehuanca (2i), participan en un ritual en la ciudad de Otavalo. José Jácome | EFE

La I Cumbre de la ALBA con autoridades indígenas y afrodescendientes, que reunió a unas 300 autoridades, desde alcaldes, prefectos y parlamentarios hasta asambleístas y algunos ministros, busca comenzar un proceso de trabajo dentro de la ALBA y hacer efectivas la interculturalidad y la plurinacionalidad.


Tras la ceremonia inaugural y un ritual ancestral indígena, los delegados, procedentes de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, se distribuyeron en mesas de trabajo dedicadas a Interculturalidad en la Gestión Pública y Derechos Económicos, Políticos y Sociales contra el Racismo y la Discriminación.

 Petición
El canciller Ricardo Patiño instó a las autoridades a lograr acuerdos efectivos y acciones conjuntas y consideró que la plurinacionalidad y la interculturalidad no puedan quedarse como conceptos en los textos constitucionales.


“Queremos que en esta discusión nos ayudemos mutuamente a reflexionar (...) a construir o generar un proceso en la plurinacionalidad, que no puede terminar en la declaración de la Constitución” sino que implica un proceso de seguimiento, señaló.


En su discurso inaugural ante ministros de los países del ALBA, además de un representante de Guatemala que asistió como invitado de honor al encuentro, el canciller aseguró que es la “historia y el presente” quienes convocaron a la cita.


“Juntos”, los pueblos indígenas y afrodescendientes y los Gobiernos de los países del ALBA “tienen que decirle al mundo que hoy más que nunca caminamos por el sendero de la revolución sin medias tintas, el sendero de la revolución latinoamericana para nunca más ser colonias ni ser objeto de saqueo”, afirmó.


Destacó que se trata de la primera vez que en el continente se reúnen dirigentes de Estado y Gobierno con autoridades nacionales y locales, designadas o electas, indígenas y afros “para compartir sus ilusiones de constructores” de una nueva realidad.

Otavalo, EFE.