Indígenas ratifican protestas y rechazan manipulación conservadora

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) ratificó hoy su convocatoria a protestas contra el Gobierno del presidente Rafael Correa y rechazó la supuesta manipulación de grupos de derecha, que intentan aprovecharse de las manifestaciones.

Quito, EFE.- Tras mantener hoy una reunión privada en Quito, los máximos dirigentes de la Conaie ratificaron su oposición a ciertas políticas del Ejecutivo, pero también admitieron haber sido engañados por grupos de derecha, que intentaron pactar con algunos líderes de esa organización.

Marlon Santi, presidente de la Conaie, un grupo que se ha alineado con las tesis de la izquierda, dijo en una rueda de prensa que la dirigencia ha resuelto convocar a un "levantamiento" y otras acciones de protesta contra el Gobierno, aunque no precisó la fecha ni la modalidad de las movilizaciones.

Santi convocó a las organizaciones sociales y a los grupos de izquierda del país a apoyar "el levantamiento del movimiento indígena" y las "movilizaciones en todas las regiones" del país.

No obstante, admitió que para su colectivo fue un duro revés la reunión no autorizada, efectuada la semana pasada entre algunos altos dirigentes de la Conaie y miembros de la Junta Cívica de Guayaquil, dirigida por grupos de derecha de esa ciudad considerada bastión de la oposición a Correa.

"Nos han dado un tirón de orejas, nos han cuestionado" mucho por esa reunión, señaló Santi al precisar que habrá una purga en el colectivo por ese motivo.

"No hablemos de error", ya que la cita "fue involuntaria" y "fue una maniobra de la derecha" para aprovecharse del descontento contra el Gobierno de Correa, al que apoyaron en el pasado.

Por ello, Santi ratificó que los dirigentes que se reunieron sin permiso con la Junta Cívica de Guayaquil podrían ser sancionados y remarcó que su organización se someterá a un proceso de purificación.

La Conaie va a someterse a una "limpia (ritual de purificación) espiritual, porque la derecha ha pisado" sus terrenos, agregó el máximo líder indígena de Ecuador, tras remarcar que ello no supone un síntoma de debilidad del movimiento, que continuará con la organización de las protestas contra el Gobierno.

Además, rechazó la posibilidad de que el Ejecutivo, que dice tener aliados en varios sectores indígenas, acuda a sus comunidades para tratar de dividirlos con la oferta de obras o cargos.

Lo que la Conaie persigue, agregó Santi, es "aglutinar fuerzas para luchar, para cambiar verdaderamente" al país.

La Conaie, antigua aliada de Correa, reprocha ahora al Gobierno por unas leyes y proyectos legales sobre recursos hidrológicos y la minería, a los que considera lesivos para el país y para sus comunidades.

Indígenas ratifican protestas y rechazan manipulación conservadora

Quito, EFE.- Tras mantener hoy una reunión privada en Quito, los máximos dirigentes de la Conaie ratificaron su oposición a ciertas políticas del Ejecutivo, pero también admitieron haber sido engañados por grupos de derecha, que intentaron pactar con algunos líderes de esa organización.

Marlon Santi, presidente de la Conaie, un grupo que se ha alineado con las tesis de la izquierda, dijo en una rueda de prensa que la dirigencia ha resuelto convocar a un "levantamiento" y otras acciones de protesta contra el Gobierno, aunque no precisó la fecha ni la modalidad de las movilizaciones.

Santi convocó a las organizaciones sociales y a los grupos de izquierda del país a apoyar "el levantamiento del movimiento indígena" y las "movilizaciones en todas las regiones" del país.

No obstante, admitió que para su colectivo fue un duro revés la reunión no autorizada, efectuada la semana pasada entre algunos altos dirigentes de la Conaie y miembros de la Junta Cívica de Guayaquil, dirigida por grupos de derecha de esa ciudad considerada bastión de la oposición a Correa.

"Nos han dado un tirón de orejas, nos han cuestionado" mucho por esa reunión, señaló Santi al precisar que habrá una purga en el colectivo por ese motivo.

"No hablemos de error", ya que la cita "fue involuntaria" y "fue una maniobra de la derecha" para aprovecharse del descontento contra el Gobierno de Correa, al que apoyaron en el pasado.

Por ello, Santi ratificó que los dirigentes que se reunieron sin permiso con la Junta Cívica de Guayaquil podrían ser sancionados y remarcó que su organización se someterá a un proceso de purificación.

La Conaie va a someterse a una "limpia (ritual de purificación) espiritual, porque la derecha ha pisado" sus terrenos, agregó el máximo líder indígena de Ecuador, tras remarcar que ello no supone un síntoma de debilidad del movimiento, que continuará con la organización de las protestas contra el Gobierno.

Además, rechazó la posibilidad de que el Ejecutivo, que dice tener aliados en varios sectores indígenas, acuda a sus comunidades para tratar de dividirlos con la oferta de obras o cargos.

Lo que la Conaie persigue, agregó Santi, es "aglutinar fuerzas para luchar, para cambiar verdaderamente" al país.

La Conaie, antigua aliada de Correa, reprocha ahora al Gobierno por unas leyes y proyectos legales sobre recursos hidrológicos y la minería, a los que considera lesivos para el país y para sus comunidades.