Fiscal ecuatoriano acusa a Chevron de "abusiva" intromisión en justicia

El fiscal general de Ecuador, Washington Pesántez, acusó a la petrolera estadounidense Chevron-Texaco de practicar una "grosera y abusiva" intromisión en la justicia de su país.

Pesántez replicó de esa forma a un comunicado de la petrolera en el que su portavoz, James Craig, denunciaba que la Fiscalía intentaba "desviar la atención" sobre la presunta "intervención del Gobierno" de Quito en el juicio contra Chevron y ocultar la supuesta "politización del sistema judicial" ecuatoriano.

"La antojadiza interpretación de Chevron, que considera que existe una injerencia del régimen y politización de la justicia, es una grosera y abusiva intromisión en la justicia ecuatoriana", remarcó el fiscal general, que piensa, con este mensaje, dar por terminada la polémica con la petrolera.

Dicha divergencia surgió hace una semana, cuando los abogados de Chevron en Ecuador presentaron unos vídeos grabados subrepticiamente que, según ellos, mostraban la trama de soborno en la que había incurrido el juez Juan Núñez, a cargo del proceso contra la petrolera.

Para Pesántez, la denuncia de Chevron intentaba dilatar un eventual fallo en su contra, que le obligaría a pagar 27.000 millones de dólares, para paliar los daños ambientales que se le imputan en la Amazonía ecuatoriana, durante el periodo en que operó en esa zona, entre 1972 y 1995.

El funcionario recordó en un comunicado que él representa "al Estado ecuatoriano y no a su Gobierno" y que, además, actúa "en defensa de la sociedad".

"Más allá de la ilegal procedencia de las grabaciones, decidí iniciar las investigaciones pertinentes y pedí al juez que conoce la causa que se excuse (de seguir con el caso) para evitar dilatorias en un juicio que dura más de dieciséis años", añadió.

El fiscal aseguró que la corte de la provincia amazónica de Sucumbíos donde se sigue la causa ambiental contra Chevron-Texaco "tomará las decisiones que, independientemente, le competen" y que "la Fiscalía, por su parte, actuará diligentemente y no caerá en las artimañas" de la petrolera.

Pesántez también insistió en que ha solicitado a la Procuraduría (Abogacía del Estado) "que inicie, a nombre del Ecuador, acciones ante la justicia norteamericana en contra de Chevron, por auspiciar posibles actos de corrupción" de la petrolera, al presentar vídeos obtenidos de forma subrepticia.

Esa es "una medida legítima y necesaria para buscar una sanción, en su país, los Estados Unidos, a una empresa que, además de rehuir su obligación de reparar los incuantificables daños causados al ecosistema amazónico y a su población atacada por enfermedades como el cáncer, se vale de acciones irregulares", apostilló.

"La justicia ecuatoriana actuará respetando el debido proceso" y la Fiscalía vigilará que "ninguna escaramuza legal, supuesta o real, impida que se llegue a la verdad y se haga justicia", agregó.

Además, afirmó que "el juicio por los daños irreversibles causados a gran parte de la Amazonía por la mala práctica petrolera llevada a cabo por Texaco, actual Chevron, se ha conducido bajo las normas del debido proceso y las maniobras dilatorias de la empresa norteamericana evidencian el propósito de desgastar a los demandantes y evitar posibles sanciones".

QUITO. EFE


 

Fiscal ecuatoriano acusa a Chevron de "abusiva" intromisión en justicia

Pesántez replicó de esa forma a un comunicado de la petrolera en el que su portavoz, James Craig, denunciaba que la Fiscalía intentaba "desviar la atención" sobre la presunta "intervención del Gobierno" de Quito en el juicio contra Chevron y ocultar la supuesta "politización del sistema judicial" ecuatoriano.

"La antojadiza interpretación de Chevron, que considera que existe una injerencia del régimen y politización de la justicia, es una grosera y abusiva intromisión en la justicia ecuatoriana", remarcó el fiscal general, que piensa, con este mensaje, dar por terminada la polémica con la petrolera.

Dicha divergencia surgió hace una semana, cuando los abogados de Chevron en Ecuador presentaron unos vídeos grabados subrepticiamente que, según ellos, mostraban la trama de soborno en la que había incurrido el juez Juan Núñez, a cargo del proceso contra la petrolera.

Para Pesántez, la denuncia de Chevron intentaba dilatar un eventual fallo en su contra, que le obligaría a pagar 27.000 millones de dólares, para paliar los daños ambientales que se le imputan en la Amazonía ecuatoriana, durante el periodo en que operó en esa zona, entre 1972 y 1995.

El funcionario recordó en un comunicado que él representa "al Estado ecuatoriano y no a su Gobierno" y que, además, actúa "en defensa de la sociedad".

"Más allá de la ilegal procedencia de las grabaciones, decidí iniciar las investigaciones pertinentes y pedí al juez que conoce la causa que se excuse (de seguir con el caso) para evitar dilatorias en un juicio que dura más de dieciséis años", añadió.

El fiscal aseguró que la corte de la provincia amazónica de Sucumbíos donde se sigue la causa ambiental contra Chevron-Texaco "tomará las decisiones que, independientemente, le competen" y que "la Fiscalía, por su parte, actuará diligentemente y no caerá en las artimañas" de la petrolera.

Pesántez también insistió en que ha solicitado a la Procuraduría (Abogacía del Estado) "que inicie, a nombre del Ecuador, acciones ante la justicia norteamericana en contra de Chevron, por auspiciar posibles actos de corrupción" de la petrolera, al presentar vídeos obtenidos de forma subrepticia.

Esa es "una medida legítima y necesaria para buscar una sanción, en su país, los Estados Unidos, a una empresa que, además de rehuir su obligación de reparar los incuantificables daños causados al ecosistema amazónico y a su población atacada por enfermedades como el cáncer, se vale de acciones irregulares", apostilló.

"La justicia ecuatoriana actuará respetando el debido proceso" y la Fiscalía vigilará que "ninguna escaramuza legal, supuesta o real, impida que se llegue a la verdad y se haga justicia", agregó.

Además, afirmó que "el juicio por los daños irreversibles causados a gran parte de la Amazonía por la mala práctica petrolera llevada a cabo por Texaco, actual Chevron, se ha conducido bajo las normas del debido proceso y las maniobras dilatorias de la empresa norteamericana evidencian el propósito de desgastar a los demandantes y evitar posibles sanciones".

QUITO. EFE