Universitarios de Ecuador quieren reforma pero sin "prepotencia" del Gobierno

Los universitarios ecuatorianos defienden una nueva ley de educación superior "democrática", que fomente la investigación y los derechos sociales de los alumnos.
Marcelo Rivera (i), presidente de la FEUE liderando la manifestación en Quito

Durante la realización de un nuevo plantón en Quito para protestar por el cuerpo legal, cuya aprobación debate la Asamblea Nacional, Rivera afirmó a Efe que coincide con el Gobierno en que la universidad ecuatoriana está "en crisis" y que es necesaria una nueva ley de educación superior que articule su gestión.

No obstante, consideró que la propuesta de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) es "retrógrada", porque, a su juicio "excluye" la participación de los estudiantes y de los docentes de la gestión y gobernabilidad de la institución.

Para Rivera, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Ecuador (FEUE), la intención de la Senplades "es la de apoderarse de las universidades públicas y de la educación superior para convertirla en un instrumento y en un simple apéndice del Gobierno de turno".

La propuesta que la FEUE han contrapuesto a la del Ejecutivo es, dijo, "revolucionaria, avanzada" y "totalmente distinta" y propone que "se ratifique una universidad democrática" en la que los estudiantes, docentes y trabajadores tengan "voz y voto en los órganos" de gobierno universitario.

"Continuaremos defendiendo la universidad pública, gratuita y de calidad", manifestó el líder estudiantil, quien advirtió que las movilizaciones se repetirán en los próximos días.

Por su parte, la asambleísta del partido oficialista Alianza País e integrante de la Comisión de Educación que debate la ley Aminta Buenaño señaló que el rechazo que levanta el nuevo proyecto se debe a que los rectores y las formaciones estudiantiles "temen perder espacio de poder".

Afirmó que tradicionalmente la institución ha estado vinculada a partidos políticos y que la despolitización de los órganos de gestión es lo que provoca el desacuerdo entre los actores universitarios y el Gobierno.

Buenaño coincidió en esa afirmación con las declaraciones que el pasado sábado realizó el jefe de Estado, Rafael Correa, para quien la "gran bulla" que protagonizan la FEUE y algunos rectores "se está haciendo (...) porque los mismos de siempre están perdiendo sus privilegios".

Asimismo, René Ramírez, secretario de Planificación y Desarrollo argumentó que "lo que establece (la ley) es recuperar el rol del Estado en términos de generación de política pública y en términos de regulación del campo de la educación superior".

El funcionario afirmó en una cadena nacional difundida hoy que esa recuperación pública "se da en la mayoría de países que han tenido un desarrollo adecuado en el campo de la educación".

QUITO. EFE

Universitarios de Ecuador quieren reforma pero sin "prepotencia" del Gobierno

Marcelo Rivera (i), presidente de la FEUE liderando la manifestación en Quito

Durante la realización de un nuevo plantón en Quito para protestar por el cuerpo legal, cuya aprobación debate la Asamblea Nacional, Rivera afirmó a Efe que coincide con el Gobierno en que la universidad ecuatoriana está "en crisis" y que es necesaria una nueva ley de educación superior que articule su gestión.

No obstante, consideró que la propuesta de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) es "retrógrada", porque, a su juicio "excluye" la participación de los estudiantes y de los docentes de la gestión y gobernabilidad de la institución.

Para Rivera, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Ecuador (FEUE), la intención de la Senplades "es la de apoderarse de las universidades públicas y de la educación superior para convertirla en un instrumento y en un simple apéndice del Gobierno de turno".

La propuesta que la FEUE han contrapuesto a la del Ejecutivo es, dijo, "revolucionaria, avanzada" y "totalmente distinta" y propone que "se ratifique una universidad democrática" en la que los estudiantes, docentes y trabajadores tengan "voz y voto en los órganos" de gobierno universitario.

"Continuaremos defendiendo la universidad pública, gratuita y de calidad", manifestó el líder estudiantil, quien advirtió que las movilizaciones se repetirán en los próximos días.

Por su parte, la asambleísta del partido oficialista Alianza País e integrante de la Comisión de Educación que debate la ley Aminta Buenaño señaló que el rechazo que levanta el nuevo proyecto se debe a que los rectores y las formaciones estudiantiles "temen perder espacio de poder".

Afirmó que tradicionalmente la institución ha estado vinculada a partidos políticos y que la despolitización de los órganos de gestión es lo que provoca el desacuerdo entre los actores universitarios y el Gobierno.

Buenaño coincidió en esa afirmación con las declaraciones que el pasado sábado realizó el jefe de Estado, Rafael Correa, para quien la "gran bulla" que protagonizan la FEUE y algunos rectores "se está haciendo (...) porque los mismos de siempre están perdiendo sus privilegios".

Asimismo, René Ramírez, secretario de Planificación y Desarrollo argumentó que "lo que establece (la ley) es recuperar el rol del Estado en términos de generación de política pública y en términos de regulación del campo de la educación superior".

El funcionario afirmó en una cadena nacional difundida hoy que esa recuperación pública "se da en la mayoría de países que han tenido un desarrollo adecuado en el campo de la educación".

QUITO. EFE