Gobierno "indignado" por postura de ex presidentes sobre libertad expresión

El Gobierno de Rafael Correa expresó hoy su "indignación" ante la publicación de un "manifiesto" de tres ex jefes de Estado respecto a la libertad de expresión, en momentos en que se han abierto procesos administrativos a varios medios de comunicación.

El pasado martes, los ex presidentes Sixto Durán Ballén, Osvaldo Hurtado y Gustavo Noboa difundieron un manifiesto en el que afirman que son "testigos del deterioro que han sufrido las instituciones democráticas en el Gobierno del presidente (Rafael) Correa".

Como ejemplo detallan "el control estatal de un periódico y de estaciones de televisión y radio, el hostigamiento a periodistas y medios de comunicación independientes y la diaria manipulación de la opinión pública".

Recuerdan los procesos administrativos contra el canal Teleamazonas, por haber difundido, aparentemente, información basada en supuestos y califican esas acusaciones como "desmesuradas".

En su portal de Internet, la Presidencia dice que "no causa sorpresa, pero sí indignación", que tres ex presidentes, citados recientemente por Correa por ser quienes más pagaron deuda externa, "sigan defendiendo a cierto sector de la banca, esta vez, bajo el pretexto de salvaguardar la libertad de expresión".

En el texto, el Gobierno señala que desde el primer día de su administración, "el viejo poder derrocado se atrincheró en algunas empresas de comunicación privadas para, desde la ilegitimidad de los poderes fácticos, tratar de hacer daño a un Gobierno de verdadera representación popular".

Ello, dice, a través de crear y recrear "realidades, abusando del falso paradigma de una libertad de expresión que pretende también amparar la mentira, la desinformación y la acción política sin ninguna legitimidad democrática".

Señaló que desde el primer día, el Gobierno "equilibró con valentía el escenario, rebelándose al chantaje mediático impuesto a anteriores gobernantes, haciendo uso de sus derechos constitucionales y legales y estimulando el derecho de la ciudadanía a recibir información veraz, equilibrada y plural".

Durán Ballén, Hurtado y Noboa "han salido en defensa de Teleamazonas, empresa relacionada con el Banco del Pichincha, pasando por alto la Ley, pasando por alto la ética, haciendo un cínico tongo en sus sendas defensas", dice el texto oficial.

El Gobierno invocó a la "memoria social" para que el país "no caiga nuevamente en el oprobio del pasado", y recordó el Reglamento Secreto de Requisición, firmado por Hurtado.

En ese reglamento se disponía, textualmente: "Que los medios de comunicación social serán administrados por sus propietarios, bajo control del Estado, pudiendo ser requisados", anota la Presidencia.

Recordó también la clausura de Radio Latacunga y de las Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador, ordenada durante el Gobierno de Sixto Durán Ballén, "por cuanto sus comunicados 'azuzaban a los indios'. La Hermana Alba Montoya fue detenida en la Brigada Patria y ambas estaciones fueron silenciadas más de dos días", anota.

Durán Ballén firmó el "ejecútese" a la Ley Reformatoria a la Ley de Radiodifusión y Televisión, que en el literal e) prohíbe a las estaciones de Radiodifusión y Televisión: "Transmitir noticias, basadas en supuestos, que puedan producir perjuicios o conmociones sociales o públicas", que ahora se aplica a Teleamazonas, dice.

Señaló que Noboa dijo en 2001 que "debe ser respetado el derecho que, como jefe de Estado, tiene para precisar la falta de objetividad con la que ciertos medios registran las acciones de Gobierno".

Quito.

Gobierno "indignado" por postura de ex presidentes sobre libertad expresión

El pasado martes, los ex presidentes Sixto Durán Ballén, Osvaldo Hurtado y Gustavo Noboa difundieron un manifiesto en el que afirman que son "testigos del deterioro que han sufrido las instituciones democráticas en el Gobierno del presidente (Rafael) Correa".

Como ejemplo detallan "el control estatal de un periódico y de estaciones de televisión y radio, el hostigamiento a periodistas y medios de comunicación independientes y la diaria manipulación de la opinión pública".

Recuerdan los procesos administrativos contra el canal Teleamazonas, por haber difundido, aparentemente, información basada en supuestos y califican esas acusaciones como "desmesuradas".

En su portal de Internet, la Presidencia dice que "no causa sorpresa, pero sí indignación", que tres ex presidentes, citados recientemente por Correa por ser quienes más pagaron deuda externa, "sigan defendiendo a cierto sector de la banca, esta vez, bajo el pretexto de salvaguardar la libertad de expresión".

En el texto, el Gobierno señala que desde el primer día de su administración, "el viejo poder derrocado se atrincheró en algunas empresas de comunicación privadas para, desde la ilegitimidad de los poderes fácticos, tratar de hacer daño a un Gobierno de verdadera representación popular".

Ello, dice, a través de crear y recrear "realidades, abusando del falso paradigma de una libertad de expresión que pretende también amparar la mentira, la desinformación y la acción política sin ninguna legitimidad democrática".

Señaló que desde el primer día, el Gobierno "equilibró con valentía el escenario, rebelándose al chantaje mediático impuesto a anteriores gobernantes, haciendo uso de sus derechos constitucionales y legales y estimulando el derecho de la ciudadanía a recibir información veraz, equilibrada y plural".

Durán Ballén, Hurtado y Noboa "han salido en defensa de Teleamazonas, empresa relacionada con el Banco del Pichincha, pasando por alto la Ley, pasando por alto la ética, haciendo un cínico tongo en sus sendas defensas", dice el texto oficial.

El Gobierno invocó a la "memoria social" para que el país "no caiga nuevamente en el oprobio del pasado", y recordó el Reglamento Secreto de Requisición, firmado por Hurtado.

En ese reglamento se disponía, textualmente: "Que los medios de comunicación social serán administrados por sus propietarios, bajo control del Estado, pudiendo ser requisados", anota la Presidencia.

Recordó también la clausura de Radio Latacunga y de las Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador, ordenada durante el Gobierno de Sixto Durán Ballén, "por cuanto sus comunicados 'azuzaban a los indios'. La Hermana Alba Montoya fue detenida en la Brigada Patria y ambas estaciones fueron silenciadas más de dos días", anota.

Durán Ballén firmó el "ejecútese" a la Ley Reformatoria a la Ley de Radiodifusión y Televisión, que en el literal e) prohíbe a las estaciones de Radiodifusión y Televisión: "Transmitir noticias, basadas en supuestos, que puedan producir perjuicios o conmociones sociales o públicas", que ahora se aplica a Teleamazonas, dice.

Señaló que Noboa dijo en 2001 que "debe ser respetado el derecho que, como jefe de Estado, tiene para precisar la falta de objetividad con la que ciertos medios registran las acciones de Gobierno".

Quito.