Migración busca otros países

La crisis que sufre España, Italia y Estados Unidos, países receptores del mayor número de migrantes ecuatorianos, está obligando a éstos a buscar nuevas alternativas de residencia en otros países latinoamericanos y europeos como México, Venezuela, Chile, Alemania e Inglaterra.
Mónica Villacís, es atendida por Danny Morales en la agencia Jimmy's Express. Edwin Tapia | El Tiempo

Este movimiento comienza a sentirse en el flujo de remesas, que aunque no alcanza aún rubros importantes, sí marca una tendencia.
Según el informe de remesas del Banco Central de 2011. El dinero recibido en envíos desde países que no son EE.UU., España e Italia alcanzó los 283 millones de dólares, un 68,1 por ciento más que 2010.


En tanto que desde EE.UU., España e Italia, el rubro recibido en 2011 alcanzó 2.389,47 millones de dólares, el solo el 1,14 por ciento más, respecto a lo que ingresó en 2010.


El director del departamento de Educación Continua de la Universidad de Cuenca, Marcelo Vázquez, señala que la situación financiera en EE.UU. y España hace que muchos de los migrantes hayan perdido sus puestos de trabajo.


Vázquez sostiene que la mayoría de los migrantes no regresa al Ecuador, porque “el país no ofrece un crecimiento económico lo suficientemente sostenido”, y prefieren irse a otros países de Europa.


El fenómeno todavía no se ha dejado sentir en Cuenca. Encargados de las empresas courier, Jimmy’s Express y Rianxeira aseguran que los montos principales de las remesas que llegan proceden de España y Estados Unidos, y que los valores que se reciben desde otros países aún son marginales.


Lourdes Lozano, una ecuatoriana residente en Bergamo, Italia, dice en ese país y en España no hay certezas de que los migrantes puedan conservar sus trabajos. Por ello hay compatriotas que se deciden por países como Alemania o Francia, cuyas economías son más sólidas.
Ante la dificultad para conseguir empleo otros prefieren regresar a Ecuador, dice.


Uno de ellos es el cuencano Paúl Cuenca, que reside en España desde hace unos ocho años.


Lourdes Cáceres cuenta que su hijo lleva siete meses sin un empleo fijo en ese país y aunque analizó la posibilidad de viajar a otro país europeo o a EE.UU. desistió por aspectos como el idioma. Ahora,  más bien planea retornar a Ecuador para finales de este año. (JLA)

Francia y Alemania piden cierre de fronteras

La residencia en Alemania o Inglaterra ha supuesto para los ecuatorianos en Europa mejorar el nivel de trabajo y el monto de remesas que ingresan al Ecuador desde sus nuevos países. “Es una reubicación de los migrantes en otros países europeos”, explica el economista Marcelo Vásquez.


Sin embargo la situación puede empeorar porque el jueves Francia y Alemania propusieron  restablecer los controles fronterizos internos en la Unión Europea. La propuesta es “provisional” hasta que se supere la crisis y citan expresamente las fronteras del sur y del este, lo que alude expresamente a España y a los países de Europa del Este.


Marcelo Vázquez considera que, de ponerse en práctica esta medida, se va a poner en riesgo la mano de obra latinoamericana asentada en España. “Las posibilidades de trabajo van a ser menores y no va a merecer la pena permanecer allá y la gente tendrá que retornar”, señala.

Cuenca.

Migración busca otros países

Mónica Villacís, es atendida por Danny Morales en la agencia Jimmy's Express. Edwin Tapia | El Tiempo

Este movimiento comienza a sentirse en el flujo de remesas, que aunque no alcanza aún rubros importantes, sí marca una tendencia.
Según el informe de remesas del Banco Central de 2011. El dinero recibido en envíos desde países que no son EE.UU., España e Italia alcanzó los 283 millones de dólares, un 68,1 por ciento más que 2010.


En tanto que desde EE.UU., España e Italia, el rubro recibido en 2011 alcanzó 2.389,47 millones de dólares, el solo el 1,14 por ciento más, respecto a lo que ingresó en 2010.


El director del departamento de Educación Continua de la Universidad de Cuenca, Marcelo Vázquez, señala que la situación financiera en EE.UU. y España hace que muchos de los migrantes hayan perdido sus puestos de trabajo.


Vázquez sostiene que la mayoría de los migrantes no regresa al Ecuador, porque “el país no ofrece un crecimiento económico lo suficientemente sostenido”, y prefieren irse a otros países de Europa.


El fenómeno todavía no se ha dejado sentir en Cuenca. Encargados de las empresas courier, Jimmy’s Express y Rianxeira aseguran que los montos principales de las remesas que llegan proceden de España y Estados Unidos, y que los valores que se reciben desde otros países aún son marginales.


Lourdes Lozano, una ecuatoriana residente en Bergamo, Italia, dice en ese país y en España no hay certezas de que los migrantes puedan conservar sus trabajos. Por ello hay compatriotas que se deciden por países como Alemania o Francia, cuyas economías son más sólidas.
Ante la dificultad para conseguir empleo otros prefieren regresar a Ecuador, dice.


Uno de ellos es el cuencano Paúl Cuenca, que reside en España desde hace unos ocho años.


Lourdes Cáceres cuenta que su hijo lleva siete meses sin un empleo fijo en ese país y aunque analizó la posibilidad de viajar a otro país europeo o a EE.UU. desistió por aspectos como el idioma. Ahora,  más bien planea retornar a Ecuador para finales de este año. (JLA)

Francia y Alemania piden cierre de fronteras

La residencia en Alemania o Inglaterra ha supuesto para los ecuatorianos en Europa mejorar el nivel de trabajo y el monto de remesas que ingresan al Ecuador desde sus nuevos países. “Es una reubicación de los migrantes en otros países europeos”, explica el economista Marcelo Vásquez.


Sin embargo la situación puede empeorar porque el jueves Francia y Alemania propusieron  restablecer los controles fronterizos internos en la Unión Europea. La propuesta es “provisional” hasta que se supere la crisis y citan expresamente las fronteras del sur y del este, lo que alude expresamente a España y a los países de Europa del Este.


Marcelo Vázquez considera que, de ponerse en práctica esta medida, se va a poner en riesgo la mano de obra latinoamericana asentada en España. “Las posibilidades de trabajo van a ser menores y no va a merecer la pena permanecer allá y la gente tendrá que retornar”, señala.

Cuenca.