Propiedad intelectual, tema clave entre la UE y países andinos

La Unión Europea (UE) y Colombia, Perú y Ecuador iniciaron una tercera ronda de negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial centrada en la propiedad intelectual, uno de los principales obstáculos hasta ahora entre andinos y europeos, pero en el que esperan avanzar esta semana.

El jefe negociador de Perú, Eduardo Brandes, hizo hincapié en que las dos partes, tanto la andina como la europea, han facilitado nuevos materiales en la negociación, la cual marcha "bastante bien" y de manera "muy fructífera".

Al término de la primera sesión de trabajo, manifestó su optimismo por la posibilidad de concluir los detalles técnicos del acuerdo en la siguiente ronda de negociaciones, que, según indicó a Efe, se celebrará del 15 al 19 de junio en un país andino, "probablemente en Colombia".

Brandes aseguró que el tema de la propiedad intelectual ya fue abordado hoy por los equipos negociadores y que, efectivamente, va a ser uno de los asuntos más destacados en esta nueva ronda.

"Hay resultados bastante alentadores como para caminar con velocidad en los próximos días", destacó, y agregó que "esta mesa no había avanzado oportunamente en el otro formato" de negociación, en el que la UE trataba en bloque con el conjunto de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Por su parte, el jefe negociador colombiano, Santiago Pardo, reconoció la diversidad y amplitud del capítulo de propiedad intelectual, que abarca asuntos como las patentes de medicamentos o la biodiversidad y la transferencia tecnológica.

"Nuestro interés es limitar o prevenir el abuso o uso indebido de la biodiversidad o los conocimientos tradicionales", recalcó, y subrayó que las propuestas de la UE en materia de patentes de productos farmacéuticos son "demasiado ambiciosas".

De forma paralela a esta ronda de negociaciones, organizaciones de la sociedad civil latinoamericana y europea mostraron en Bruselas su preocupación por la propuesta de la UE de extender cinco años la vigencia de las patentes de los medicamentos (de los 20 años actuales a 25) y otros cinco el plazo de protección exclusiva de los datos de prueba (para la seguridad y eficacia de los fármacos).

Varias ONG han establecido un calendario de movilizaciones para protestar contra la firma de un tratado de libre comercio (TCL), el cual tendrá un momento clave el miércoles día 6 con una manifestación ante las sedes de la Comisión Europea y del Consejo de Ministros de la UE.

Pardo también aludió a las normas sanitarias y fitosanitarias, un asunto aún por resolver con los europeos, pero en el que hoy aseguró que se detecta una "buena dinámica".

"Esperamos lograr mecanismos que faciliten la entrada de nuestros productos agropecuarios y alimenticios al mercado europeo", apuntó.

Respecto a los productos "sensibles" para ambas regiones, como el banano y el azúcar, Brandes señaló que los negociadores aún no han entrado en los asuntos agrícolas, aunque sí han tocado el acceso a mercados de forma general.

En ese sentido, afirmó que hay sobre la mesa una oferta de la UE y una contraoferta de los andinos, que ambas partes discuten actualmente, indicó.

Precisamente, una de las mesas de debate "más avanzadas" es la del acceso a mercados, aunque destaquen en ella "algunos temas que se demoran más", apuntó.

Para Pardo, en este ámbito hay un "muy buen trabajo previo" realizado en rondas anteriores, que ha permitido avances en pesca o industria, aunque no así en agricultura, donde la oferta europea para el banano y el azúcar "aún no nos satisface".

No obstante, el representante colombiano recalcó que ambas partes "buscan el cierre del calendario de negociaciones en junio", para lo que han manifestado su "voluntad tanto técnica como política".

La UE decidió en enero pasado emprender negociaciones bilaterales con aquellos países andinos dispuestos a concluir un acuerdo comercial "ambicioso" y compatible con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), al no prosperar las conversaciones para lograr un acuerdo de asociación con el conjunto de la CAN, debido principalmente a las reticencias de Bolivia.

De forma paralela, la UE propuso fortalecer el diálogo político y la cooperación con toda la región andina y aseguró que Bolivia tendrá la puerta abierta para unirse a las negociaciones comerciales cuando lo desee.

Bruselas, EFE.

Propiedad intelectual, tema clave entre la UE y países andinos

El jefe negociador de Perú, Eduardo Brandes, hizo hincapié en que las dos partes, tanto la andina como la europea, han facilitado nuevos materiales en la negociación, la cual marcha "bastante bien" y de manera "muy fructífera".

Al término de la primera sesión de trabajo, manifestó su optimismo por la posibilidad de concluir los detalles técnicos del acuerdo en la siguiente ronda de negociaciones, que, según indicó a Efe, se celebrará del 15 al 19 de junio en un país andino, "probablemente en Colombia".

Brandes aseguró que el tema de la propiedad intelectual ya fue abordado hoy por los equipos negociadores y que, efectivamente, va a ser uno de los asuntos más destacados en esta nueva ronda.

"Hay resultados bastante alentadores como para caminar con velocidad en los próximos días", destacó, y agregó que "esta mesa no había avanzado oportunamente en el otro formato" de negociación, en el que la UE trataba en bloque con el conjunto de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Por su parte, el jefe negociador colombiano, Santiago Pardo, reconoció la diversidad y amplitud del capítulo de propiedad intelectual, que abarca asuntos como las patentes de medicamentos o la biodiversidad y la transferencia tecnológica.

"Nuestro interés es limitar o prevenir el abuso o uso indebido de la biodiversidad o los conocimientos tradicionales", recalcó, y subrayó que las propuestas de la UE en materia de patentes de productos farmacéuticos son "demasiado ambiciosas".

De forma paralela a esta ronda de negociaciones, organizaciones de la sociedad civil latinoamericana y europea mostraron en Bruselas su preocupación por la propuesta de la UE de extender cinco años la vigencia de las patentes de los medicamentos (de los 20 años actuales a 25) y otros cinco el plazo de protección exclusiva de los datos de prueba (para la seguridad y eficacia de los fármacos).

Varias ONG han establecido un calendario de movilizaciones para protestar contra la firma de un tratado de libre comercio (TCL), el cual tendrá un momento clave el miércoles día 6 con una manifestación ante las sedes de la Comisión Europea y del Consejo de Ministros de la UE.

Pardo también aludió a las normas sanitarias y fitosanitarias, un asunto aún por resolver con los europeos, pero en el que hoy aseguró que se detecta una "buena dinámica".

"Esperamos lograr mecanismos que faciliten la entrada de nuestros productos agropecuarios y alimenticios al mercado europeo", apuntó.

Respecto a los productos "sensibles" para ambas regiones, como el banano y el azúcar, Brandes señaló que los negociadores aún no han entrado en los asuntos agrícolas, aunque sí han tocado el acceso a mercados de forma general.

En ese sentido, afirmó que hay sobre la mesa una oferta de la UE y una contraoferta de los andinos, que ambas partes discuten actualmente, indicó.

Precisamente, una de las mesas de debate "más avanzadas" es la del acceso a mercados, aunque destaquen en ella "algunos temas que se demoran más", apuntó.

Para Pardo, en este ámbito hay un "muy buen trabajo previo" realizado en rondas anteriores, que ha permitido avances en pesca o industria, aunque no así en agricultura, donde la oferta europea para el banano y el azúcar "aún no nos satisface".

No obstante, el representante colombiano recalcó que ambas partes "buscan el cierre del calendario de negociaciones en junio", para lo que han manifestado su "voluntad tanto técnica como política".

La UE decidió en enero pasado emprender negociaciones bilaterales con aquellos países andinos dispuestos a concluir un acuerdo comercial "ambicioso" y compatible con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), al no prosperar las conversaciones para lograr un acuerdo de asociación con el conjunto de la CAN, debido principalmente a las reticencias de Bolivia.

De forma paralela, la UE propuso fortalecer el diálogo político y la cooperación con toda la región andina y aseguró que Bolivia tendrá la puerta abierta para unirse a las negociaciones comerciales cuando lo desee.

Bruselas, EFE.