Ronaldinho llega a 40 años y los celebra en una cárcel

El exdelantero del Barcelona, AC Milán y PSG, nacido el 21 de marzo de 1980, festejó ayer su cumpleaños entre policías con causas pendientes, narcotraficantes y políticos acusados de corrupción.

Ronaldinho Gaúcho, quien fuera uno de los mejores jugadores de la época, estrella que dejó su magia con la pelota en múltiples canchas del mundo festeja su aniversario 40 de vida en compañía de su hermano Roberto Assis Moreira, en la Agrupación Especializada, una sede de la Policía Nacional de Paraguay que funciona como cárcel y donde 195 reclusos acompañarán al ídolo brasileño en su día.

Aislamiento
Este recinto no se asemeja en nada a la cárcel de Tacumbú, la principal del país y actualmente sin plazas debido al hacinamiento y a la superpoblación carcelaria.

Establecimiento, donde Ronaldinho atraviesa su prisión preventiva por ingresar a territorio guaraní con documentación falsa, tiene más comodidades y le han permitido al exfutbolista y a su hermano atravesar 14 días en condiciones más que aceptables.

‘Dinho’ comienza sus días con el tradicional desayuno compuesto por una infusión caliente de yerba mate con leche y una galleta. Aunque también suele “beber mucho café”, de cuya preparación se ocupan él y Roberto en su habitación que tiene “ dos camas, heladera, aire acondicionado y televisor”, según comentó Blas Vera, director del centro.

Acomodado en una discreta y poco cómoda pieza del Módulo 2 de este centro de reclusión, Ronaldinho ya no puede disfrutar de la misma manera que cuando ingreso de su máxima pasión: el fútbol. Si bien había trascendido que había adoptado el hobby de la carpintería, sus actividades favoritas se relacionaron siempre con el deporte al que estuvo ligado desde que era un niño en Porto Alegre.

Pandemia
El avance de la pandemia del covid-19 en Sudamérica –11 casos de infectados y un muerto en Paraguay– ha puesto más atención al andar de los presos por el solar de 14 hectáreas de la Agrupación Especializada, donde está la posibilidad de practicar de deportes a cielo abierto y Ronaldinho tiene al fútbol sala como terapia.

Desde que un policía le cedió su calzado deportivo para que pueda jugar, ha aprovechado para retomar su vínculo con el balón, ese elemento con el que deslumbró al mundo durante 17 años jugando de manera profesional. (D)

Ronaldinho llega a 40 años y los celebra en una cárcel

El exdelantero del Barcelona, AC Milán y PSG, nacido el 21 de marzo de 1980, festejó ayer su cumpleaños entre policías con causas pendientes, narcotraficantes y políticos acusados de corrupción.

Ronaldinho Gaúcho, quien fuera uno de los mejores jugadores de la época, estrella que dejó su magia con la pelota en múltiples canchas del mundo festeja su aniversario 40 de vida en compañía de su hermano Roberto Assis Moreira, en la Agrupación Especializada, una sede de la Policía Nacional de Paraguay que funciona como cárcel y donde 195 reclusos acompañarán al ídolo brasileño en su día.

Aislamiento
Este recinto no se asemeja en nada a la cárcel de Tacumbú, la principal del país y actualmente sin plazas debido al hacinamiento y a la superpoblación carcelaria.

Establecimiento, donde Ronaldinho atraviesa su prisión preventiva por ingresar a territorio guaraní con documentación falsa, tiene más comodidades y le han permitido al exfutbolista y a su hermano atravesar 14 días en condiciones más que aceptables.

‘Dinho’ comienza sus días con el tradicional desayuno compuesto por una infusión caliente de yerba mate con leche y una galleta. Aunque también suele “beber mucho café”, de cuya preparación se ocupan él y Roberto en su habitación que tiene “ dos camas, heladera, aire acondicionado y televisor”, según comentó Blas Vera, director del centro.

Acomodado en una discreta y poco cómoda pieza del Módulo 2 de este centro de reclusión, Ronaldinho ya no puede disfrutar de la misma manera que cuando ingreso de su máxima pasión: el fútbol. Si bien había trascendido que había adoptado el hobby de la carpintería, sus actividades favoritas se relacionaron siempre con el deporte al que estuvo ligado desde que era un niño en Porto Alegre.

Pandemia
El avance de la pandemia del covid-19 en Sudamérica –11 casos de infectados y un muerto en Paraguay– ha puesto más atención al andar de los presos por el solar de 14 hectáreas de la Agrupación Especializada, donde está la posibilidad de practicar de deportes a cielo abierto y Ronaldinho tiene al fútbol sala como terapia.

Desde que un policía le cedió su calzado deportivo para que pueda jugar, ha aprovechado para retomar su vínculo con el balón, ese elemento con el que deslumbró al mundo durante 17 años jugando de manera profesional. (D)