Roger Federer espera seguir jugando en 2018

El tenista suizo Roger Federer, el jugador con más títulos del Grand Slam, diecisiete, no piensa en retirarse aún el próximo año del circuito mundial pese al descanso más largo que ha hecho en su carrera por problemas en su rodilla y su espalda, afirmó en una entrevista al diario germanófono Tagesanzeiger.

Su vuelta a la cancha está prevista para enero próximo, y Federer, a sus 35 años, cree que “hay absolutamente margen” para volver a triunfar después de haber vivido su “momento más bajo entre Roma y Wimbeldon”, cuando notó que su rodilla le impedía “avanzar” y que “no se sentía bien”.

“De otra manera no hubiera hecho un descanso tan largo, sino que habría vuelto después de algunos meses a medio gas y jugado un poco”, zanjó Federer la cuestión.

Explicó que, cuando supo que se iba a perder los Juegos Olímpicos y el Abierto de EE.UU., se dijo a sí mismo “esto hay que hacerlo bien” y curarse adecuadamente.

“Un descanso así de largo en 20 años está bien”, recalcó el tenista suizo, quien indicó que ha echado de menos los partidos, pero como era consciente de que iba a volver a jugar ese sentimiento “no era para tanto”, “no era extremo”.

“Echaba de menos el circuito, quería volver a ver a los otros jugadores, añadió Federer, quien durante su descanso no obstante también ha disfrutado de la “calma” que “por fin” ha podido vivir. (D)

Roger Federer espera seguir jugando en 2018

Su vuelta a la cancha está prevista para enero próximo, y Federer, a sus 35 años, cree que “hay absolutamente margen” para volver a triunfar después de haber vivido su “momento más bajo entre Roma y Wimbeldon”, cuando notó que su rodilla le impedía “avanzar” y que “no se sentía bien”.

“De otra manera no hubiera hecho un descanso tan largo, sino que habría vuelto después de algunos meses a medio gas y jugado un poco”, zanjó Federer la cuestión.

Explicó que, cuando supo que se iba a perder los Juegos Olímpicos y el Abierto de EE.UU., se dijo a sí mismo “esto hay que hacerlo bien” y curarse adecuadamente.

“Un descanso así de largo en 20 años está bien”, recalcó el tenista suizo, quien indicó que ha echado de menos los partidos, pero como era consciente de que iba a volver a jugar ese sentimiento “no era para tanto”, “no era extremo”.

“Echaba de menos el circuito, quería volver a ver a los otros jugadores, añadió Federer, quien durante su descanso no obstante también ha disfrutado de la “calma” que “por fin” ha podido vivir. (D)