Piloto ecuatoriano está listo para dejar el coma

El conductor de Fórmula 2, Juan Manuel Correa, aún se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Juan Manuel Correa fue desconectado del respirador asistencial y empezará el proceso para despertarse. Una vez que lo haga, se le
volverá a operar de su pierna derecha que se encuentra comprometida.

Los médicos que atienden al piloto estadounidense-ecuatoriano Juan Manuel Correa, gravemente accidentado el pasado 31 de agosto en Spa-Francorchamps durante la prueba del campeonato de Fórmula 2 disputada en el citado circuito belga, le han retirado la respiración asistida, lo que implica que se ha iniciado el proceso para salir del coma inducido.

“Juan Manuel va ganando su particular carrera de resistencia y ya le ha sido retirada la respiración asistida por medio de la máquina ECMO y el respirador artificial”, informa su gabinete de Comunicación.

“Está iniciándose el proceso para salir del coma inducido. Aunque esto significa un gran avance en la buena dirección, todavía está librando una carrera contra el crono”, agrega.

“Juan Manuel está consciente pero no ha despertado del todo. Como señalan los médicos, despertar después de más de dos semanas en coma inducido es un proceso lento, que se va desarrollando paulatinamente y que requiere su tiempo. Juan Manuel es aún frágil y todavía vulnerable médicamente hablando y por el momento seguirá en la Unidad de Cuidados Intensivos, pero su condición ha pasado de ser crítica a grave”, precisa.

Ahora “la prioridad médica para Juan Manuel va pasando lentamente de los pulmones a las piernas, que no han sido tratadas en profundidad desde la intervención de urgencia del día del accidente”.

De acuerdo con versiones de su entorno, los médicos inician ahora una carrera contra el cronómetro para realizar una operación importante que minimice los riesgos de que las heridas de la parte inferior de su pierna derecha se conviertan en irreversibles, pero no pueden hacer nada hasta que los pulmones estén listos para una operación de muchas horas. (D)

Piloto ecuatoriano está listo para dejar el coma

El conductor de Fórmula 2, Juan Manuel Correa, aún se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Juan Manuel Correa fue desconectado del respirador asistencial y empezará el proceso para despertarse. Una vez que lo haga, se le
volverá a operar de su pierna derecha que se encuentra comprometida.

Los médicos que atienden al piloto estadounidense-ecuatoriano Juan Manuel Correa, gravemente accidentado el pasado 31 de agosto en Spa-Francorchamps durante la prueba del campeonato de Fórmula 2 disputada en el citado circuito belga, le han retirado la respiración asistida, lo que implica que se ha iniciado el proceso para salir del coma inducido.

“Juan Manuel va ganando su particular carrera de resistencia y ya le ha sido retirada la respiración asistida por medio de la máquina ECMO y el respirador artificial”, informa su gabinete de Comunicación.

“Está iniciándose el proceso para salir del coma inducido. Aunque esto significa un gran avance en la buena dirección, todavía está librando una carrera contra el crono”, agrega.

“Juan Manuel está consciente pero no ha despertado del todo. Como señalan los médicos, despertar después de más de dos semanas en coma inducido es un proceso lento, que se va desarrollando paulatinamente y que requiere su tiempo. Juan Manuel es aún frágil y todavía vulnerable médicamente hablando y por el momento seguirá en la Unidad de Cuidados Intensivos, pero su condición ha pasado de ser crítica a grave”, precisa.

Ahora “la prioridad médica para Juan Manuel va pasando lentamente de los pulmones a las piernas, que no han sido tratadas en profundidad desde la intervención de urgencia del día del accidente”.

De acuerdo con versiones de su entorno, los médicos inician ahora una carrera contra el cronómetro para realizar una operación importante que minimice los riesgos de que las heridas de la parte inferior de su pierna derecha se conviertan en irreversibles, pero no pueden hacer nada hasta que los pulmones estén listos para una operación de muchas horas. (D)