La pasión por el indor es un asunto de familia

Daniela Cabrera, su tío y detrás el jugador Sebastián Cuesta.
FOTO: Miguel Arévalo El Tiempo

Desde las 10:00, los fanáticos asistieron ayer al único punto de venta de boletos para adquirirlos. Varios hinchas llegaron al escenario en donde Amistad Club decidió entregar tres pases por persona.

Julio Alvarado y César Vanegas, socios de Amistad Club, abrieron la boletería en punto. Eran las 10:00 y los hinchas del indor empezaron a comprar los boletos para presenciar los partidos de anoche en las semifinales del Mundialito de los Pobres.

En cuestión de minutos se formó una larga fila aunque después la afluencia de público bajó. Una de las hinchas que estaba en la fila era Daniela Cabrera, quien compró junto con su tío 15 entradas. Anoche con sus papás, tíos, primos e hijo fueron a alentar a Medio Ejido ya que allí juega Sebastián Cuesta, papá del hijo de Daniela.

No es la primera vez que ella asiste a los partidos. En este año presenció todos los encuentros que jugó Medio Ejido y en años anteriores también miró a su tío, quien militó en Plaza Cívica, Nueve de Octubre, entre otros barrios. “Me encanta el indor y hay que comprar pronto las entradas. Siempre tomamos precauciones para no quedarnos fuera de estos partidos”, dijo la hincha, quien a sus 22 años no ha pateado un esférico. “Me gusta verlo, pero no practico”, añadió.

Su lugar favorito en el coliseo es detrás del marcador. “Hoy (anoche) vamos a ir con banderas, globos, trompetas. Ya hemos hablado con la familia”, señaló Daniela, quien llega siempre a ese lugar con la radio encendida para no perderse las jugadas del certamen.

“Sigo las acciones. Hay narradores que saben mucho de indor y otros no tanto. El Mundialito es diferente a cualquier campeonato”, dijo la fanática, quien se inclinó por el triunfo de Medio Ejido y en la final prefiere que no sea Simón Bolívar, el rival al que se enfrente.

Diana Peñaloza es también hincha del indor. Aunque ella no fue a los partidos de ayer, se acercó a comprar entradas para sus primos y tíos. “Yo soy hincha de Ciudadela del Joyero, pero lamentablemente nos quedamos fuera. Mis familiares me pidieron que les dé comprando y acá estamos”.

El técnico Juan Zúñiga, quien ayer dirigió a Medio Ejido en la segunda semifinal, también arribó a comprar sus entradas. Él llegó por primera vez en instancias finales y quería que su familia comparta sus emociones.

“Venimos todos. Mis papás, mi esposa, mi familia. Y si clasificamos a la final estoy seguro que mucha más gente de los míos asistirá al coliseo”, enfatizó el entrenador.

mundialito de los pobres indor

Detalles
La venta de boletos por parte de Amistad Club se efectuó sin contratiempos. Por disposición del organizador se procedió a entregar tres boletos por persona. “Es para tener todo bajo control. Esperamos que lo implantado nos permita entregar los pases a los asistentes y evitar que los revendedores se apoderen de la mayoría de boletos”, dijo Luis Chiriboga, presidente de Amistad Club.

Los socios que se encargaron de la venta estaban acompañados por guardias privados quienes se percataban de que los hinchas no hagan más de una compra.

“Es fácil darse cuenta porque la personas que revenden las entradas les mandan a personas desconocidas para comprar hasta dos veces y ahí uno cae en cuenta”, dijo César Vanegas, mientras contaba los boletos para ser entregados en ese momento a un hincha del indor.

Una persona dedicada a la reventa, quien no quiso identificarse, manifestó que no les pueden privar del derecho de trabajar. Sin embargo, en la última fecha varios hinchas calificaron como ‘un abuso’ los 10 dólares que se pretendió cobrar por una entrada.

La final del torneo más popular que tiene Cuenca se la jugará mañana en la noche y Amistad Club pondrá a disposición de los hinchas las entradas a partir de las 08:00. El sistema será el mismo, es decir, tres boletos por persona. (D)

La pasión por el indor es un asunto de familia

Daniela Cabrera, su tío y detrás el jugador Sebastián Cuesta.
FOTO: Miguel Arévalo El Tiempo

Desde las 10:00, los fanáticos asistieron ayer al único punto de venta de boletos para adquirirlos. Varios hinchas llegaron al escenario en donde Amistad Club decidió entregar tres pases por persona.

Julio Alvarado y César Vanegas, socios de Amistad Club, abrieron la boletería en punto. Eran las 10:00 y los hinchas del indor empezaron a comprar los boletos para presenciar los partidos de anoche en las semifinales del Mundialito de los Pobres.

En cuestión de minutos se formó una larga fila aunque después la afluencia de público bajó. Una de las hinchas que estaba en la fila era Daniela Cabrera, quien compró junto con su tío 15 entradas. Anoche con sus papás, tíos, primos e hijo fueron a alentar a Medio Ejido ya que allí juega Sebastián Cuesta, papá del hijo de Daniela.

No es la primera vez que ella asiste a los partidos. En este año presenció todos los encuentros que jugó Medio Ejido y en años anteriores también miró a su tío, quien militó en Plaza Cívica, Nueve de Octubre, entre otros barrios. “Me encanta el indor y hay que comprar pronto las entradas. Siempre tomamos precauciones para no quedarnos fuera de estos partidos”, dijo la hincha, quien a sus 22 años no ha pateado un esférico. “Me gusta verlo, pero no practico”, añadió.

Su lugar favorito en el coliseo es detrás del marcador. “Hoy (anoche) vamos a ir con banderas, globos, trompetas. Ya hemos hablado con la familia”, señaló Daniela, quien llega siempre a ese lugar con la radio encendida para no perderse las jugadas del certamen.

“Sigo las acciones. Hay narradores que saben mucho de indor y otros no tanto. El Mundialito es diferente a cualquier campeonato”, dijo la fanática, quien se inclinó por el triunfo de Medio Ejido y en la final prefiere que no sea Simón Bolívar, el rival al que se enfrente.

Diana Peñaloza es también hincha del indor. Aunque ella no fue a los partidos de ayer, se acercó a comprar entradas para sus primos y tíos. “Yo soy hincha de Ciudadela del Joyero, pero lamentablemente nos quedamos fuera. Mis familiares me pidieron que les dé comprando y acá estamos”.

El técnico Juan Zúñiga, quien ayer dirigió a Medio Ejido en la segunda semifinal, también arribó a comprar sus entradas. Él llegó por primera vez en instancias finales y quería que su familia comparta sus emociones.

“Venimos todos. Mis papás, mi esposa, mi familia. Y si clasificamos a la final estoy seguro que mucha más gente de los míos asistirá al coliseo”, enfatizó el entrenador.

mundialito de los pobres indor

Detalles
La venta de boletos por parte de Amistad Club se efectuó sin contratiempos. Por disposición del organizador se procedió a entregar tres boletos por persona. “Es para tener todo bajo control. Esperamos que lo implantado nos permita entregar los pases a los asistentes y evitar que los revendedores se apoderen de la mayoría de boletos”, dijo Luis Chiriboga, presidente de Amistad Club.

Los socios que se encargaron de la venta estaban acompañados por guardias privados quienes se percataban de que los hinchas no hagan más de una compra.

“Es fácil darse cuenta porque la personas que revenden las entradas les mandan a personas desconocidas para comprar hasta dos veces y ahí uno cae en cuenta”, dijo César Vanegas, mientras contaba los boletos para ser entregados en ese momento a un hincha del indor.

Una persona dedicada a la reventa, quien no quiso identificarse, manifestó que no les pueden privar del derecho de trabajar. Sin embargo, en la última fecha varios hinchas calificaron como ‘un abuso’ los 10 dólares que se pretendió cobrar por una entrada.

La final del torneo más popular que tiene Cuenca se la jugará mañana en la noche y Amistad Club pondrá a disposición de los hinchas las entradas a partir de las 08:00. El sistema será el mismo, es decir, tres boletos por persona. (D)