Para apoyar al Cuenquita no hay edad ni distancia

Un grupo de 20 miembros de la Crónica Roja se trasladaron a Portoviejo para respaldar al Deportivo Cuenca.

Iván Pesántez, de 67 años, y Paúl Sigcha, de 24, son dos hinchas rojos que viajan por todas las canchas del país apoyando al equipo. Dicen que para alentar al Cuenca no hay imposibles.

Con cuatro trompetas, una murga, dos trapos o banderas, y todas las energías, un grupo conformado por 20 hinchas acompañaron anoche al Deportivo Cuenca en el duelo que disputó ante Liga de Portoviejo en el estadio Reales Tamarindos.

En el grupo que viajó estaban dos hinchas considerados los mimados del grupo: don Iván Pesántez, de 67 años, y don Jorge Vásquez, de 57, desde hace varios años han optado por acompañar al Expreso Austral.

Don Iván lleva tres años consecutivos siguiendo al Cuenca a todos lados donde le toca jugar. “Desde que me jubilé, y como ya no tenía nada que hacer, decidí viajar y qué mejor que hacerlo apoyando al Cuenquita del alma”, empieza su relato sentado en el interior del bus mientras llegaban los jóvenes de la barra para emprender el viajar a la ciudad manabita.

“Cuando me avisaron que podía viajar con la Crónica Roja pedí el número de teléfono del ‘Cuy’ (Juan Segarra), le llamé y me aceptó. A partir de ahí siempre y a todo lado he podido viajar. Los muchachos me respetan mucho, me cuidan; yo también les cuido a ellos”, comenta.

Por seguir al Cuenca, don Iván ha podido conocer todos los estadios del Ecuador, pero también los de afuera del país, pues comenta que ha viajado a Bolivia y Brasil donde el club colorado ha jugado en los últimos años.

Ayer don Iván compartió viaje con Jorge Vázquez. Él indicó que ha pedido permiso en su trabajo para poder viajar, pues cada vez que puede no pierde tiempo y junto a la Crónica Roja se traslada a cualquier parte del país para apoyar al equipo de sus amores.

Jóvenes
Al otro lado de la buseta, y en mayor cantidad, están los jóvenes que cargan las trompetas, los trapos, los bombos y más implementos que utilizan para decir ‘presente’ en los estadios.

Paúl Sigcha es uno de esos hinchas que hacen lo posible por estar en las gradas del estadio.

Este aficionado es estudiante universitario y aprovechó que están de vacaciones para acompañar al equipo que lo alienta desde que tuvo 14 años, cuando en ese entonces iba acompañado de su papá a la localidad de preferencia.

El joven hincha es el encargado de dirigir al grupo denominado ‘instrumental’ dentro de la Crónica Roja; él toca una de las murgas.
Sigcha comenta que apoyar al equipo que ama no es ningún sacrificio, pues lo que importa es estar siempre ahí y que los jugadores vean que están respaldados.

“Siempre queremos que nuestro equipo gane, pero si no es así no importa. Al equipo se le quiere en las buenas y en las malas”, manifestó el hincha previo al viaje que la barra lo hizo la mañana de ayer desde el sector del estadio Alejandro Serrano Aguilar. (D)

Milton Rocano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para apoyar al Cuenquita no hay edad ni distancia

Un grupo de 20 miembros de la Crónica Roja se trasladaron a Portoviejo para respaldar al Deportivo Cuenca.

Iván Pesántez, de 67 años, y Paúl Sigcha, de 24, son dos hinchas rojos que viajan por todas las canchas del país apoyando al equipo. Dicen que para alentar al Cuenca no hay imposibles.

Con cuatro trompetas, una murga, dos trapos o banderas, y todas las energías, un grupo conformado por 20 hinchas acompañaron anoche al Deportivo Cuenca en el duelo que disputó ante Liga de Portoviejo en el estadio Reales Tamarindos.

En el grupo que viajó estaban dos hinchas considerados los mimados del grupo: don Iván Pesántez, de 67 años, y don Jorge Vásquez, de 57, desde hace varios años han optado por acompañar al Expreso Austral.

Don Iván lleva tres años consecutivos siguiendo al Cuenca a todos lados donde le toca jugar. “Desde que me jubilé, y como ya no tenía nada que hacer, decidí viajar y qué mejor que hacerlo apoyando al Cuenquita del alma”, empieza su relato sentado en el interior del bus mientras llegaban los jóvenes de la barra para emprender el viajar a la ciudad manabita.

“Cuando me avisaron que podía viajar con la Crónica Roja pedí el número de teléfono del ‘Cuy’ (Juan Segarra), le llamé y me aceptó. A partir de ahí siempre y a todo lado he podido viajar. Los muchachos me respetan mucho, me cuidan; yo también les cuido a ellos”, comenta.

Por seguir al Cuenca, don Iván ha podido conocer todos los estadios del Ecuador, pero también los de afuera del país, pues comenta que ha viajado a Bolivia y Brasil donde el club colorado ha jugado en los últimos años.

Ayer don Iván compartió viaje con Jorge Vázquez. Él indicó que ha pedido permiso en su trabajo para poder viajar, pues cada vez que puede no pierde tiempo y junto a la Crónica Roja se traslada a cualquier parte del país para apoyar al equipo de sus amores.

Jóvenes
Al otro lado de la buseta, y en mayor cantidad, están los jóvenes que cargan las trompetas, los trapos, los bombos y más implementos que utilizan para decir ‘presente’ en los estadios.

Paúl Sigcha es uno de esos hinchas que hacen lo posible por estar en las gradas del estadio.

Este aficionado es estudiante universitario y aprovechó que están de vacaciones para acompañar al equipo que lo alienta desde que tuvo 14 años, cuando en ese entonces iba acompañado de su papá a la localidad de preferencia.

El joven hincha es el encargado de dirigir al grupo denominado ‘instrumental’ dentro de la Crónica Roja; él toca una de las murgas.
Sigcha comenta que apoyar al equipo que ama no es ningún sacrificio, pues lo que importa es estar siempre ahí y que los jugadores vean que están respaldados.

“Siempre queremos que nuestro equipo gane, pero si no es así no importa. Al equipo se le quiere en las buenas y en las malas”, manifestó el hincha previo al viaje que la barra lo hizo la mañana de ayer desde el sector del estadio Alejandro Serrano Aguilar. (D)

Milton Rocano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.