38 medallas de oro para Ecuador en 68 años

Corría el año 1951 y con una marca de 1,45 metros en salto alto, Jacinta Sandiford entregó al Ecuador la primera medalla de oro en los Juegos Panamericanos.

La mujer, oriunda de Durán (Guayas), tenía tan solo 19 años cuando el 6 de marzo de 1951 celebró la victoria en su disciplina. Ella falleció en 1987, a los 55 años.

Han pasado 68 años desde esa que fue la primera edición de los Juegos Panamericanos y tras Sandiford se han presentado un sinnúmero de atletas ecuatorianos de distintos deportes. En total, el país ha acumulado 38 preseas doradas en 18 ediciones de los Juegos.

Este año, Lima-Perú fue el escenario donde más atletas ecuatorianos destacaron: lograron un total 10 medallas de oro para el país.

Ecuador se lleva el primer lugar en pesas, marcha, aguas abiertas, tenis dobles, lucha grecorromana, lucha libre, ciclismo BMX y atletismo.

Giovan Delgado, entrenador de atletismo en Imbabura, explicó que este ‘boom’ se debe a un trabajo minucioso de años. “No solo es el trabajo del deportista sino de todo un grupo de especialistas”.

Según analistas consultados por los Medios Públicos, estos logros, sin duda, enorgullecen al país, pero también compromete a las autoridades a tomar decisiones para el impulso del deporte.

Para Manuel Bravo, presidente de la Federación Ecuatoriana de Atletismo, el gran responsable de tener hoy deportistas de oro es el Plan de Alto Rendimiento, “que ha optimizado el manejo del recurso y permitido al deportista entender que debe estar en la máxima competencia”.

Resaltó que las estadísticas reflejan que en los últimos años el Ecuador es uno de los países con mayor desarrollo del deporte, pero está también entre los que menores recursos económicos tiene para el desarrollo de atletas en la alta competencia y en procesos de formación.

“Retrocedimos cuando centralizamos el recurso público. Hasta hace algunos años teníamos el impuesto a las llamadas telefónicas, que era el valor fundamental para que el deporte no tenga los problemas de ahora, de insuficiencia de recursos”, dijo. Se refería al impuesto del 5% a favor del deporte que pagaban los ecuatorianos por medio de sus llamadas telefónicas.

Edmundo Hidalgo, exdirector técnico de Concentración Deportiva de Pichincha, coincidió en que el impuesto, que fue suprimido, “hubiese permitido tener más campeones, mejores escenarios deportivos, mejores implementos y mejores equipos”.

Para él, la alternativa está en recurrir al pueblo, “que se ha dado cuenta de que en el deporte sí podemos y que nuestros hijos lo necesitan”.

Los analistas agregaron que las medallas permiten tener una buena expectativa de cómo el país podría incursionar en esta área si hubiera el apoyo completo de los organismos pertinentes.

Para Hidalgo, el deporte debe convertirse en materia básica en la educación media y superior. Además, dijo que el Estado debería poner sus ojos en los certámenes de las ligas barriales y parroquiales.

Ecuador no ha sido sede de ninguna de las ediciones de los Juegos Panamericanos, pero los expertos añadieron que aún está lejos lograr ese objetivo. Para Bravo, al menos deberán invertirse recursos y esfuerzos por el lapso de 20 años para conseguirlo.

Delgado criticó que en el país no exista una sola pista homologada en atletismo para la realización de un evento de tal magnitud.

Hoy concluyen los Panamericanos y, en todo caso, los deportistas ecuatorianos retornan con la satisfacción de haber superado su propio récord de siete medallas logradas en las competiciones de Guadalajara 2011 y Toronto 2015. (I)

38 medallas de oro para Ecuador en 68 años

Corría el año 1951 y con una marca de 1,45 metros en salto alto, Jacinta Sandiford entregó al Ecuador la primera medalla de oro en los Juegos Panamericanos.

La mujer, oriunda de Durán (Guayas), tenía tan solo 19 años cuando el 6 de marzo de 1951 celebró la victoria en su disciplina. Ella falleció en 1987, a los 55 años.

Han pasado 68 años desde esa que fue la primera edición de los Juegos Panamericanos y tras Sandiford se han presentado un sinnúmero de atletas ecuatorianos de distintos deportes. En total, el país ha acumulado 38 preseas doradas en 18 ediciones de los Juegos.

Este año, Lima-Perú fue el escenario donde más atletas ecuatorianos destacaron: lograron un total 10 medallas de oro para el país.

Ecuador se lleva el primer lugar en pesas, marcha, aguas abiertas, tenis dobles, lucha grecorromana, lucha libre, ciclismo BMX y atletismo.

Giovan Delgado, entrenador de atletismo en Imbabura, explicó que este ‘boom’ se debe a un trabajo minucioso de años. “No solo es el trabajo del deportista sino de todo un grupo de especialistas”.

Según analistas consultados por los Medios Públicos, estos logros, sin duda, enorgullecen al país, pero también compromete a las autoridades a tomar decisiones para el impulso del deporte.

Para Manuel Bravo, presidente de la Federación Ecuatoriana de Atletismo, el gran responsable de tener hoy deportistas de oro es el Plan de Alto Rendimiento, “que ha optimizado el manejo del recurso y permitido al deportista entender que debe estar en la máxima competencia”.

Resaltó que las estadísticas reflejan que en los últimos años el Ecuador es uno de los países con mayor desarrollo del deporte, pero está también entre los que menores recursos económicos tiene para el desarrollo de atletas en la alta competencia y en procesos de formación.

“Retrocedimos cuando centralizamos el recurso público. Hasta hace algunos años teníamos el impuesto a las llamadas telefónicas, que era el valor fundamental para que el deporte no tenga los problemas de ahora, de insuficiencia de recursos”, dijo. Se refería al impuesto del 5% a favor del deporte que pagaban los ecuatorianos por medio de sus llamadas telefónicas.

Edmundo Hidalgo, exdirector técnico de Concentración Deportiva de Pichincha, coincidió en que el impuesto, que fue suprimido, “hubiese permitido tener más campeones, mejores escenarios deportivos, mejores implementos y mejores equipos”.

Para él, la alternativa está en recurrir al pueblo, “que se ha dado cuenta de que en el deporte sí podemos y que nuestros hijos lo necesitan”.

Los analistas agregaron que las medallas permiten tener una buena expectativa de cómo el país podría incursionar en esta área si hubiera el apoyo completo de los organismos pertinentes.

Para Hidalgo, el deporte debe convertirse en materia básica en la educación media y superior. Además, dijo que el Estado debería poner sus ojos en los certámenes de las ligas barriales y parroquiales.

Ecuador no ha sido sede de ninguna de las ediciones de los Juegos Panamericanos, pero los expertos añadieron que aún está lejos lograr ese objetivo. Para Bravo, al menos deberán invertirse recursos y esfuerzos por el lapso de 20 años para conseguirlo.

Delgado criticó que en el país no exista una sola pista homologada en atletismo para la realización de un evento de tal magnitud.

Hoy concluyen los Panamericanos y, en todo caso, los deportistas ecuatorianos retornan con la satisfacción de haber superado su propio récord de siete medallas logradas en las competiciones de Guadalajara 2011 y Toronto 2015. (I)