Angulo brilla en el debut de Maradona como DT en México

Foto cortesía.

Un radiante Diego Armando Maradona debutó con éxito el lunes 17 de septiembre en la dirección de Dorados de Sinaloa, que golearon 4-1 a Cafetaleros de Tapachula por la octava fecha del torneo Apertura del Ascenso (segunda división) del fútbol mexicano.


Aunque la entrada al estadio Banorte no dio el lleno que se esperaba, la noche sí fue redonda para los Dorados del astro argentino, que llegaron al partido con tres puntos en el decimotercer lugar de la clasificación y ahora tienen seis unidades en la décima posición. Maradona fue el centro de atención, pero compartió créditos con Vinicio Angulo, la figura del partido. El ecuatoriano marcó los tres primeros goles de los Dorados y honró el 10 de su dorsal, mismo número que lució el astro argentino en sus tiempos de jugador.

Diego se encontró con Maradona

Minutos antes del juego, el termómetro andaba por los 27 grados centígrados. Diego salió del vestidor con pantalón de chándal y playera de manga corta, además de su gorra con el escudo de Dorados. Se le vio muy sereno, escoltado en todo momento por su auxiliar Luis Islas. Muy afectuoso, el técnico argentino de 57 años saludó con un mimo casi paternal -un cariñoso pellizco en la mejilla- al entrenador rival, Diego de la Torre, 23 años más joven. El encuentro para De la Torre -exfutbolista profesional- fue especial, ya que si lleva el nombre de Diego es porque su padre, Ramón -también exjugador- es admirador de Maradona.


Empezó el juego y Maradona, muy tranquilo al inicio, pronto se levantó del banquillo para dar indicaciones. Sus Dorados controlaban el juego, pero sin agobiar a los Cafetaleros y sin convertir el dominio en goles. Con el paso de los minutos, los sinaloenses vinieron a menos y Diego comenzó a expresar su descontento y desesperación llevándose las manos al rostro, volteándose la gorra, y gritando alguna frase altisonante. Lo mejor del primer tiempo ocurrió a los 15 minutos cuando, en el cobro de un tiro libre, el local Julio Nava estrelló el balón en el travesaño.

A los 83, Maradona decidió sustituir a Angulo. El ecuatoriano salió del campo envuelto en ovaciones comenzando por los aplausos de su propio entrenador. "Lo saqué para el aplauso, se merecía la ovación de todo el estadio", comentó Maradona.

El técnico pudo celebrar un gol más, el 4-1 que Alonso Escoboza marcó a los 85 con un disparo lejano que se le escapó al portero. Diego bailó con gran alegría. Luego miró al cielo y dijo un conmovedor: "¡gracias, papá!" El árbitro silbó el final. Maradona volvió a abrazar a Islas, felicitó a sus muchachos y hasta concedió "selfies" a los rivales. Luego, como sucedió en su primer entrenamiento, Maradona y sus Dorados se dirigieron a una cabecera del estadio para encontrarse con sus hinchas y despedirse con el ritual de aplausos al estilo vikingo. (I)

Angulo brilla en el debut de Maradona como DT en México

Foto cortesía.

Un radiante Diego Armando Maradona debutó con éxito el lunes 17 de septiembre en la dirección de Dorados de Sinaloa, que golearon 4-1 a Cafetaleros de Tapachula por la octava fecha del torneo Apertura del Ascenso (segunda división) del fútbol mexicano.


Aunque la entrada al estadio Banorte no dio el lleno que se esperaba, la noche sí fue redonda para los Dorados del astro argentino, que llegaron al partido con tres puntos en el decimotercer lugar de la clasificación y ahora tienen seis unidades en la décima posición. Maradona fue el centro de atención, pero compartió créditos con Vinicio Angulo, la figura del partido. El ecuatoriano marcó los tres primeros goles de los Dorados y honró el 10 de su dorsal, mismo número que lució el astro argentino en sus tiempos de jugador.

Diego se encontró con Maradona

Minutos antes del juego, el termómetro andaba por los 27 grados centígrados. Diego salió del vestidor con pantalón de chándal y playera de manga corta, además de su gorra con el escudo de Dorados. Se le vio muy sereno, escoltado en todo momento por su auxiliar Luis Islas. Muy afectuoso, el técnico argentino de 57 años saludó con un mimo casi paternal -un cariñoso pellizco en la mejilla- al entrenador rival, Diego de la Torre, 23 años más joven. El encuentro para De la Torre -exfutbolista profesional- fue especial, ya que si lleva el nombre de Diego es porque su padre, Ramón -también exjugador- es admirador de Maradona.


Empezó el juego y Maradona, muy tranquilo al inicio, pronto se levantó del banquillo para dar indicaciones. Sus Dorados controlaban el juego, pero sin agobiar a los Cafetaleros y sin convertir el dominio en goles. Con el paso de los minutos, los sinaloenses vinieron a menos y Diego comenzó a expresar su descontento y desesperación llevándose las manos al rostro, volteándose la gorra, y gritando alguna frase altisonante. Lo mejor del primer tiempo ocurrió a los 15 minutos cuando, en el cobro de un tiro libre, el local Julio Nava estrelló el balón en el travesaño.

A los 83, Maradona decidió sustituir a Angulo. El ecuatoriano salió del campo envuelto en ovaciones comenzando por los aplausos de su propio entrenador. "Lo saqué para el aplauso, se merecía la ovación de todo el estadio", comentó Maradona.

El técnico pudo celebrar un gol más, el 4-1 que Alonso Escoboza marcó a los 85 con un disparo lejano que se le escapó al portero. Diego bailó con gran alegría. Luego miró al cielo y dijo un conmovedor: "¡gracias, papá!" El árbitro silbó el final. Maradona volvió a abrazar a Islas, felicitó a sus muchachos y hasta concedió "selfies" a los rivales. Luego, como sucedió en su primer entrenamiento, Maradona y sus Dorados se dirigieron a una cabecera del estadio para encontrarse con sus hinchas y despedirse con el ritual de aplausos al estilo vikingo. (I)