Las ganas de superarse están con Juan C. Freire

Juan Carlos Freire, durante un tramo de la competencia en la maratón de New York disputada a inicios de este mes. .

Desde el 2018, el deportista cuencano participa con handcycle en diferentes eventos de atletismo. A inicios de este mes intervino en la maratón de New York y ahora se apresta a competir en Guayaquil.

Juan Carlos Freire es un ejemplo a seguir, según comenta Daniela Aguilar, su esposa. Él es un atleta que interviene en competencias de handcycle desde hace un año y disputó la pasada edición de la maratón de New York. Los 42 kilómetros de la competencia los efectuó en dos horas y 37 minutos.

Ahora se alista para intervenir en la maratón de Guayaquil, a la que asiste junto a su cónyuge quien, de paso es su fisioterapeuta.

“Se está alistando con mucha responsabilidad. En casa, luego del trabajo se dedica dos horas al entrenamiento y los fines de semana rodamos en tramos largos dentro de la ciudad”, apuntó Aguilar.

Antes de sufrir el accidente que derivó en su lesión -practicaba downhill y en un descuido terminó volando 10 metros- se dedicó al taekwondo y también al ciclismo. “No se dejó vencer y eso es lo que me convence de que todo lo que se proponga lo logrará”, apuntó la esposa.

Aunque no pertenece a los atletas de alto rendimiento, su cuidado personal, así como su alimentación y preparación le permiten competir en un nivel diferente al resto.

“Siempre estoy haciendo más amigos dentro del deporte. Eso es lo que me permite seguir mejorando. En New York conocí a más deportistas con igual condición que la mía”, señaló Freire.

Es independiente en su manera de afrontar todas sus actividades.

“Por su condición se levanta más pronto que el resto y se ducha, desayuna y se dirige solo a su trabajo”, enfatizó Aguilar.

Él se moviliza en un auto adaptado a su condición y, como señala su esposa “no ha tenido inconveniente “.

Luego de terminar su jornada laboral -inicia a las 08:00 y termina a las 16:30- se dirige a su casa, lugar en el que descansa por el lapso de una hora y después empieza su entrenamiento bajo la supervisión de su mujer.

“Es una persona enfocada, tranquila, muy dedicada en su disciplina deportiva y pone un empeño especial en cada cosa que realiza. Yo siempre le comparo con un topo, porque él siempre trabaja en silencio y cuando menos lo esperas consigue lo que buscaba”, finalizó Aguilar. (D)

Christian Pantosin
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ganas de superarse están con Juan C. Freire

Juan Carlos Freire, durante un tramo de la competencia en la maratón de New York disputada a inicios de este mes. .

Desde el 2018, el deportista cuencano participa con handcycle en diferentes eventos de atletismo. A inicios de este mes intervino en la maratón de New York y ahora se apresta a competir en Guayaquil.

Juan Carlos Freire es un ejemplo a seguir, según comenta Daniela Aguilar, su esposa. Él es un atleta que interviene en competencias de handcycle desde hace un año y disputó la pasada edición de la maratón de New York. Los 42 kilómetros de la competencia los efectuó en dos horas y 37 minutos.

Ahora se alista para intervenir en la maratón de Guayaquil, a la que asiste junto a su cónyuge quien, de paso es su fisioterapeuta.

“Se está alistando con mucha responsabilidad. En casa, luego del trabajo se dedica dos horas al entrenamiento y los fines de semana rodamos en tramos largos dentro de la ciudad”, apuntó Aguilar.

Antes de sufrir el accidente que derivó en su lesión -practicaba downhill y en un descuido terminó volando 10 metros- se dedicó al taekwondo y también al ciclismo. “No se dejó vencer y eso es lo que me convence de que todo lo que se proponga lo logrará”, apuntó la esposa.

Aunque no pertenece a los atletas de alto rendimiento, su cuidado personal, así como su alimentación y preparación le permiten competir en un nivel diferente al resto.

“Siempre estoy haciendo más amigos dentro del deporte. Eso es lo que me permite seguir mejorando. En New York conocí a más deportistas con igual condición que la mía”, señaló Freire.

Es independiente en su manera de afrontar todas sus actividades.

“Por su condición se levanta más pronto que el resto y se ducha, desayuna y se dirige solo a su trabajo”, enfatizó Aguilar.

Él se moviliza en un auto adaptado a su condición y, como señala su esposa “no ha tenido inconveniente “.

Luego de terminar su jornada laboral -inicia a las 08:00 y termina a las 16:30- se dirige a su casa, lugar en el que descansa por el lapso de una hora y después empieza su entrenamiento bajo la supervisión de su mujer.

“Es una persona enfocada, tranquila, muy dedicada en su disciplina deportiva y pone un empeño especial en cada cosa que realiza. Yo siempre le comparo con un topo, porque él siempre trabaja en silencio y cuando menos lo esperas consigue lo que buscaba”, finalizó Aguilar. (D)

Christian Pantosin
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.