La FEF busca posicionar su marca propia en el fútbol

FOTO: Tomada de Twitter

El cambio del logo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol ha generado diferentes reacciones entre los aficionados y no aficionados. Docentes de la Facultad de Diseño de la Universidad del Azuay analizaron la nueva imagen del organismo y comparten sus criterios.

Que los cambios son necesarios, no tiene nada de nuevo y malo. Que los cambios generan resistencia, eso es normal; pero qué ocurre cuando estos cambios se dan en una de las actividades con mayor aceptación en el mundo como lo es el fútbol. Sin duda, estos cambios, provocan más de una reacción. Precisamente eso fue lo que causó el cambio del escudo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, FEF, opiniones a favor y en contra del nuevo diseño, ya que la transformación fue radical.

Para Paúl Carrión, docente de la UDA, cambiar una imagen siempre es un riesgo, por ello cuando se presentó el nuevo logo estuvo acompañado de un video donde se explica cómo se lo conformó y cómo fue representado cada uno de los elementos la anterior imagen.

“La imagen evolucionó a las nuevas tendencias, pero en estos momentos necesita de otras herramientas (videos) para explicar su concepto.

El diseñador Juan Carlos Lazo coincide con este punto de vista y asegura que la imagen es muy compleja y no muy clara, pero considera que esta marca está creada para ingresar al plano internacional ya que se intenta posicionar la imagen de la FEF en el exterior.

“Tiene mucha influencia europea, es la tendencia de los clubes internacionales, pero sin duda necesitará de mucha difusión para su aceptación entre los aficionados”, comentó.

“Lavado de cara”
El docente Fabián Cordero cree que el cambio responde a un “lavado de cara” de la FEF, que desea mostrarse como algo nuevo, por ello buscó una imagen diferente. “La marca debe ser fácil de recordar, de grabarse en las personas, al momento no lo ha logrado, pero es cuestión de tiempo y de una campaña de promoción adecuada y agresiva que, si está acompañada de resultados positivos en los futbolístico, será más fácil”.

Para Diego Larriva se está pasando de escudos a marcas y es parte de la evolución, una evolución pensada más en posicionar una imagen. “Debemos entender que al FEF representa un país más que a un club, creo que el diseño se apegó más a la idea de un club que quiere vender algo antes que una federación que representa algo”.

“Todos pensamos que le falta algo, el cóndor, la bandera, el balón, pero eso es parte del cambio. Muchos de los elementos de la imagen anterior están presente a través de una abstracción, no muy clara para mi concepto; incluso se han agregado algunos más como la silla de la cultura mantense”, indicó.

Elementos
Cristian Albarracín cree que es una imagen recargada que quiere contar muchas cosas y se desvincula mucho de la que estábamos habituados.

“Se debía intentar un cambio progresivo, rescatando elementos de la imagen anterior; pero se decidió por un giro radical, ahora será el momento de evaluar las reacciones y analizar qué tanto llegó a los ecuatorianos”, agregó.

Los docentes creen que la presencia del cóndor o no, es un tema subjetivo. “Deberíamos preguntarnos qué tanto representa esta ave al país y cuántos quedan”, señala Carrión.

Una de los hechos que destacan es que los colores de la bandera, un símbolo que sí identifica al país, prácticamente ha desaparecido y su nueva ubicación es contraria a la forma habitual de los colores de la bandera.

La nueva marca presenta varias aplicaciones en las que desaparece el color y se pierde la bandera, por lo que se pierde la identificación que tenemos con los colores amarillo, azul y rojo, señalan.

Sin lugar a duda, los criterios sobre la nueva imagen de la FEF son diversos, como lo dice Larriva, “los diseñadores somos chinchosos”, por ello siempre se encontrarán ‘peros’ a un diseño y más aún cuando este representa a todo un país. En lo que sí coinciden ellos y los aficionados, es que este cambio debe ir más allá de una imagen o un logo, debe ser un cambio estructural para que el fútbol ecuatoriano sea transparente y exitoso. (D)

Marco Navarro B.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La FEF busca posicionar su marca propia en el fútbol

FOTO: Tomada de Twitter

El cambio del logo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol ha generado diferentes reacciones entre los aficionados y no aficionados. Docentes de la Facultad de Diseño de la Universidad del Azuay analizaron la nueva imagen del organismo y comparten sus criterios.

Que los cambios son necesarios, no tiene nada de nuevo y malo. Que los cambios generan resistencia, eso es normal; pero qué ocurre cuando estos cambios se dan en una de las actividades con mayor aceptación en el mundo como lo es el fútbol. Sin duda, estos cambios, provocan más de una reacción. Precisamente eso fue lo que causó el cambio del escudo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, FEF, opiniones a favor y en contra del nuevo diseño, ya que la transformación fue radical.

Para Paúl Carrión, docente de la UDA, cambiar una imagen siempre es un riesgo, por ello cuando se presentó el nuevo logo estuvo acompañado de un video donde se explica cómo se lo conformó y cómo fue representado cada uno de los elementos la anterior imagen.

“La imagen evolucionó a las nuevas tendencias, pero en estos momentos necesita de otras herramientas (videos) para explicar su concepto.

El diseñador Juan Carlos Lazo coincide con este punto de vista y asegura que la imagen es muy compleja y no muy clara, pero considera que esta marca está creada para ingresar al plano internacional ya que se intenta posicionar la imagen de la FEF en el exterior.

“Tiene mucha influencia europea, es la tendencia de los clubes internacionales, pero sin duda necesitará de mucha difusión para su aceptación entre los aficionados”, comentó.

“Lavado de cara”
El docente Fabián Cordero cree que el cambio responde a un “lavado de cara” de la FEF, que desea mostrarse como algo nuevo, por ello buscó una imagen diferente. “La marca debe ser fácil de recordar, de grabarse en las personas, al momento no lo ha logrado, pero es cuestión de tiempo y de una campaña de promoción adecuada y agresiva que, si está acompañada de resultados positivos en los futbolístico, será más fácil”.

Para Diego Larriva se está pasando de escudos a marcas y es parte de la evolución, una evolución pensada más en posicionar una imagen. “Debemos entender que al FEF representa un país más que a un club, creo que el diseño se apegó más a la idea de un club que quiere vender algo antes que una federación que representa algo”.

“Todos pensamos que le falta algo, el cóndor, la bandera, el balón, pero eso es parte del cambio. Muchos de los elementos de la imagen anterior están presente a través de una abstracción, no muy clara para mi concepto; incluso se han agregado algunos más como la silla de la cultura mantense”, indicó.

Elementos
Cristian Albarracín cree que es una imagen recargada que quiere contar muchas cosas y se desvincula mucho de la que estábamos habituados.

“Se debía intentar un cambio progresivo, rescatando elementos de la imagen anterior; pero se decidió por un giro radical, ahora será el momento de evaluar las reacciones y analizar qué tanto llegó a los ecuatorianos”, agregó.

Los docentes creen que la presencia del cóndor o no, es un tema subjetivo. “Deberíamos preguntarnos qué tanto representa esta ave al país y cuántos quedan”, señala Carrión.

Una de los hechos que destacan es que los colores de la bandera, un símbolo que sí identifica al país, prácticamente ha desaparecido y su nueva ubicación es contraria a la forma habitual de los colores de la bandera.

La nueva marca presenta varias aplicaciones en las que desaparece el color y se pierde la bandera, por lo que se pierde la identificación que tenemos con los colores amarillo, azul y rojo, señalan.

Sin lugar a duda, los criterios sobre la nueva imagen de la FEF son diversos, como lo dice Larriva, “los diseñadores somos chinchosos”, por ello siempre se encontrarán ‘peros’ a un diseño y más aún cuando este representa a todo un país. En lo que sí coinciden ellos y los aficionados, es que este cambio debe ir más allá de una imagen o un logo, debe ser un cambio estructural para que el fútbol ecuatoriano sea transparente y exitoso. (D)

Marco Navarro B.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.