Kareli Alvarado, con 15 años, destaca en las ‘leonas’

Kareli Alvarado dribla ante la marca de uno de sus compañeros, mientras juega al fútbol durante el receso en el colegio Kennedy.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Con 15 años y pese a no tener una estatura ideal para el fútbol, la cuencana, quien aún cursa la secundaria, es una de las figuras del Deportivo Cuenca femenino; lleva un gol en el profesionalismo.

Kareli Alvarado, de 15 años, está convencida de que para brillar en el fútbol no existe edad, sexo ni estatura, por eso, cuando se enteró de que el Deportivo Cuenca iba a formar un equipo para disputar la Superliga Femenina, no dudo en anotarse a las pruebas de ingreso.

Contó con el respaldo de sus padres, Ricardo Alvarado y María Bermeo, y con la compañía de ellos, agarró sus pupos (zapatos), guardó una pantaloneta y una camiseta en su bolso para irse a las pruebas.

“Fue como ir a rendir una examen del colegio rodeada de decenas de aspirantes, pues éramos muchas chicas para pocos cupos”, recuerda y cuenta que estuvo algo nerviosa, pero “luego de la charla de la entrenadora y al entrar a la cancha solo hice lo que tenía que hacer: jugar fútbol”, dice la adolescente que se convirtió en la jugadora más joven del equipo que lidera el grupo 1 de la Superliga Femenina.

Alvarado recibió el visto bueno de la entrenadora Wendy Villón y a finales de febrero comenzó a entrenar a la par del resto del plantel femenino. Dice estar agradecida con todos los que le apoyan para que sus sueños se cumplan.

Sus primeros toques con el balón fueron a los cinco años, pero cuando ingresó a la escuela y empezó a jugar por su grado en las jornadas internas, su mamá decidió inscribirla en una escuela de fútbol, lo hizo en la Academia de fútbol Russo.

“Una anécdota que me pasó en la escuela fue que los profesores de los grados superiores le pedían a mi profesora que me deje jugar con ellos”, cuenta la futbolista entre risas y rodeada de sus compañeros y profesores en el patio de la Unidad Educativa Ke-nnedy, donde cursa el noveno año de básica.

Carneras
La jugadora también estuvo vinculada dos años a Carneras UPS, club al que le tiene un especial afecto, pues fue el equipo que le abrió las puertas para desarrollarse mejor e incluso salir del país para representarlo en un torneo internacional.

Sin embargo, y por los mismos consejos que en ese entonces había recibido de sus amigas futbolistas, decidió probar suerte en el Deportivo Cuenca, club donde hoy actúa de delantera y dice estar muy satisfecha porque ha llegado a un equipo que le ha dado todas las facilidades para seguir creciendo en el deporte.

“Mi meta con el Deportivo Cuenca es ganar el título de la Superliga y disputar la Copa Libertadores de América a final de este años. Después, aspiro a ser convocada a la selección nacional y en el futuro jugar en el extanjero”, expresa la delantera de las Leonas, quien marcó su primer gol en el fútbol profesional en la fecha 13, ante Delfín, de Manta.

Kareli Alvarado estudia en las mañanas en la Unidad Educativa Kennedy, regresa a su casa, almuerza, descansa unos minutos y baja al estadio Alejandro Serrano Aguilar para irse a entrenar. Luego de la práctica regresa a la casa a las 20:00 y retoma su otra obligación, la de estudiante. (D)

Milton Rocano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Kareli Alvarado, con 15 años, destaca en las ‘leonas’

Kareli Alvarado dribla ante la marca de uno de sus compañeros, mientras juega al fútbol durante el receso en el colegio Kennedy.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Con 15 años y pese a no tener una estatura ideal para el fútbol, la cuencana, quien aún cursa la secundaria, es una de las figuras del Deportivo Cuenca femenino; lleva un gol en el profesionalismo.

Kareli Alvarado, de 15 años, está convencida de que para brillar en el fútbol no existe edad, sexo ni estatura, por eso, cuando se enteró de que el Deportivo Cuenca iba a formar un equipo para disputar la Superliga Femenina, no dudo en anotarse a las pruebas de ingreso.

Contó con el respaldo de sus padres, Ricardo Alvarado y María Bermeo, y con la compañía de ellos, agarró sus pupos (zapatos), guardó una pantaloneta y una camiseta en su bolso para irse a las pruebas.

“Fue como ir a rendir una examen del colegio rodeada de decenas de aspirantes, pues éramos muchas chicas para pocos cupos”, recuerda y cuenta que estuvo algo nerviosa, pero “luego de la charla de la entrenadora y al entrar a la cancha solo hice lo que tenía que hacer: jugar fútbol”, dice la adolescente que se convirtió en la jugadora más joven del equipo que lidera el grupo 1 de la Superliga Femenina.

Alvarado recibió el visto bueno de la entrenadora Wendy Villón y a finales de febrero comenzó a entrenar a la par del resto del plantel femenino. Dice estar agradecida con todos los que le apoyan para que sus sueños se cumplan.

Sus primeros toques con el balón fueron a los cinco años, pero cuando ingresó a la escuela y empezó a jugar por su grado en las jornadas internas, su mamá decidió inscribirla en una escuela de fútbol, lo hizo en la Academia de fútbol Russo.

“Una anécdota que me pasó en la escuela fue que los profesores de los grados superiores le pedían a mi profesora que me deje jugar con ellos”, cuenta la futbolista entre risas y rodeada de sus compañeros y profesores en el patio de la Unidad Educativa Ke-nnedy, donde cursa el noveno año de básica.

Carneras
La jugadora también estuvo vinculada dos años a Carneras UPS, club al que le tiene un especial afecto, pues fue el equipo que le abrió las puertas para desarrollarse mejor e incluso salir del país para representarlo en un torneo internacional.

Sin embargo, y por los mismos consejos que en ese entonces había recibido de sus amigas futbolistas, decidió probar suerte en el Deportivo Cuenca, club donde hoy actúa de delantera y dice estar muy satisfecha porque ha llegado a un equipo que le ha dado todas las facilidades para seguir creciendo en el deporte.

“Mi meta con el Deportivo Cuenca es ganar el título de la Superliga y disputar la Copa Libertadores de América a final de este años. Después, aspiro a ser convocada a la selección nacional y en el futuro jugar en el extanjero”, expresa la delantera de las Leonas, quien marcó su primer gol en el fútbol profesional en la fecha 13, ante Delfín, de Manta.

Kareli Alvarado estudia en las mañanas en la Unidad Educativa Kennedy, regresa a su casa, almuerza, descansa unos minutos y baja al estadio Alejandro Serrano Aguilar para irse a entrenar. Luego de la práctica regresa a la casa a las 20:00 y retoma su otra obligación, la de estudiante. (D)

Milton Rocano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.