Julio Chuqui, el técnico detrás del oro en la marcha

Julio Chuqui observa los ejercicios de estiramiento de sus atletas Josseline Vidal y María Eugenia Once tras el entrenamiento de ayer en Miraflores.
FOTO: EL TIEMPO

El cuencano de 48 años fue el que más deportistas preparó antes de los Juegos Panamericanos. Daniel Pintado, Johanna Ordóñez, Diego Arévalo, Paola Bonilla y Magaly Bonilla estuvieron en las pruebas de medio fondo y fondo en Lima. Por estos días alista a Darwin Castro para los Juegos Parapanamericanos.

Su semblante es el mismo que tenía hace un mes en la pista atlética de Miraflores, en Cuenca. La tranquilidad de su trabajo y los últimos resultados en los Juegos Panamericanos le dan al técnico Julio Chuqui la certeza de que su fórmula sirve. Ahora el cuencano será parte de la delegación de atletismo que viajará a los Juegos Parapanamericanos de Lima, Perú con su atleta Darwin Castro.

Chuqui no formó parte de la delegación de atletismo que estuvo en los Juegos Panamericanos que culminaron el anterior domingo, pero eso no impidió que su metodología estuviese presente con Daniel Pintado y Johanna Ordóñez, quienes se alzaron con la medalla de oro en marcha, y con Paola Bonilla, Magaly Bonilla y Diego Arévalo que intervinieron en maratón, marcha 20 kilómetros y 3.000 metros con obstáculos, respectivamente.

“La fórmula que siempre les digo a mis chicos es H+T=TT”, expresó con una sonrisa el cuencano, quien en sus inicios también compitió en pruebas de largo aliento.

“Humildad más trabajo es igual a triunfo, esta ha sido la premisa para llegar a ser competitivos”, añadió el profesional.

Este estilo de trabajo le ha servido para que sus dirigidos no “sobredimensionen” lo conseguido. Chuqui además está claro en que “hay mucho por mejorar”.

Mientras daba órdenes a Josseline Vidal y María Eugenia Once, dos deportistas que han representado al país en Sudamericanos Juveniles, el ‘profe Chuqui’ como lo identifican dice que trabajar con un bajo perfil le ha servido para que su método se pueda cumplir a cabalidad.

Con Daniel Pintado trabajó en el aspecto mental y anímico. El andarín no estaba en la lista final de la Federación Ecuatoriana de Atletismo para este evento y tuvieron que replantear la planificación una vez que se confirmó su participación. “Él hizo todo lo que conversamos: su remate y el tiempo”, dijo Chuqui.

El entrenador resalta lo hecho por Johanna Ordóñez, aún más por su condición de madre. “Ella entrenó hasta seis horas diarias en la previa. Su participación en los 50 kilómetros en Lázaro Cárdenas, México fue desgastante y planeamos algo diferente”, apuntó el cuencano.

Con Paola Bonilla se puso énfasis en bajar los tiempos y se logró. “Se ubicó entres las ocho mejores de la prueba. Es un logro para una mujer determinante”, afirmó.

Diego Arévalo trabaja desde hace varios años con el ´Profe Chuqui’ y él está seguro de que con el tiempo será una de las cartas fuertes para el país. “Allá aprendió a convivir en una competencia de estas características”.

Profesional
Chuqui es profesor de Cultura Física. Ostenta el nivel cinco de la Federación Internacional de Federaciones de Atletismo, IAFF por sus siglas en inglés, y algunos masterados relacionados con el entrenamiento deportivo.

Como deportista, el entrenador fue medallista de plata en los Juegos Bolivarianos de Arequipa, Perú, 1997 en maratón. (D)

Christian Pantosín
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Julio Chuqui, el técnico detrás del oro en la marcha

Julio Chuqui observa los ejercicios de estiramiento de sus atletas Josseline Vidal y María Eugenia Once tras el entrenamiento de ayer en Miraflores.
FOTO: EL TIEMPO

El cuencano de 48 años fue el que más deportistas preparó antes de los Juegos Panamericanos. Daniel Pintado, Johanna Ordóñez, Diego Arévalo, Paola Bonilla y Magaly Bonilla estuvieron en las pruebas de medio fondo y fondo en Lima. Por estos días alista a Darwin Castro para los Juegos Parapanamericanos.

Su semblante es el mismo que tenía hace un mes en la pista atlética de Miraflores, en Cuenca. La tranquilidad de su trabajo y los últimos resultados en los Juegos Panamericanos le dan al técnico Julio Chuqui la certeza de que su fórmula sirve. Ahora el cuencano será parte de la delegación de atletismo que viajará a los Juegos Parapanamericanos de Lima, Perú con su atleta Darwin Castro.

Chuqui no formó parte de la delegación de atletismo que estuvo en los Juegos Panamericanos que culminaron el anterior domingo, pero eso no impidió que su metodología estuviese presente con Daniel Pintado y Johanna Ordóñez, quienes se alzaron con la medalla de oro en marcha, y con Paola Bonilla, Magaly Bonilla y Diego Arévalo que intervinieron en maratón, marcha 20 kilómetros y 3.000 metros con obstáculos, respectivamente.

“La fórmula que siempre les digo a mis chicos es H+T=TT”, expresó con una sonrisa el cuencano, quien en sus inicios también compitió en pruebas de largo aliento.

“Humildad más trabajo es igual a triunfo, esta ha sido la premisa para llegar a ser competitivos”, añadió el profesional.

Este estilo de trabajo le ha servido para que sus dirigidos no “sobredimensionen” lo conseguido. Chuqui además está claro en que “hay mucho por mejorar”.

Mientras daba órdenes a Josseline Vidal y María Eugenia Once, dos deportistas que han representado al país en Sudamericanos Juveniles, el ‘profe Chuqui’ como lo identifican dice que trabajar con un bajo perfil le ha servido para que su método se pueda cumplir a cabalidad.

Con Daniel Pintado trabajó en el aspecto mental y anímico. El andarín no estaba en la lista final de la Federación Ecuatoriana de Atletismo para este evento y tuvieron que replantear la planificación una vez que se confirmó su participación. “Él hizo todo lo que conversamos: su remate y el tiempo”, dijo Chuqui.

El entrenador resalta lo hecho por Johanna Ordóñez, aún más por su condición de madre. “Ella entrenó hasta seis horas diarias en la previa. Su participación en los 50 kilómetros en Lázaro Cárdenas, México fue desgastante y planeamos algo diferente”, apuntó el cuencano.

Con Paola Bonilla se puso énfasis en bajar los tiempos y se logró. “Se ubicó entres las ocho mejores de la prueba. Es un logro para una mujer determinante”, afirmó.

Diego Arévalo trabaja desde hace varios años con el ´Profe Chuqui’ y él está seguro de que con el tiempo será una de las cartas fuertes para el país. “Allá aprendió a convivir en una competencia de estas características”.

Profesional
Chuqui es profesor de Cultura Física. Ostenta el nivel cinco de la Federación Internacional de Federaciones de Atletismo, IAFF por sus siglas en inglés, y algunos masterados relacionados con el entrenamiento deportivo.

Como deportista, el entrenador fue medallista de plata en los Juegos Bolivarianos de Arequipa, Perú, 1997 en maratón. (D)

Christian Pantosín
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.