Ecuador merecía empatar

Ecuador fue el ámplio dominador del partido, pero le faltó la diosa fortuna y ayer en su visita a Uruguay en el estadio Centenario de Montevideo perdió 2-1. Con goles de Sebastian Coates y Diego Rolán se quedaron con los tres puntos; el descuento tricolor lo hizo Felipe Caicedo.

El partido fue vibrante desde el inicio, la Celeste empezó dominando y a los 13 minutos, tras una desconcentración en la zaga tricolor llegó el gol local. Un tiro de esquina cobrado desde la derecha del arquero Esteban Dreer cruzó el arco y ante la dubitación del “Rifle”, de un rebote, pues el balón le cayó en la pierna, Sebastián Coates empujó el esférico al fondo de las mallas ecuatorianas, desatando la alegría para los charrúas y las desazón para los amarillos. 

Ecuador quedó mareado por el gol en su arco, pero desde los 20 minutos recuperó la memoria y salió en busca del arco contrario. La Tricolor fue a buscar otro resultado. A los 25 minutos, con la velocidad de Fidel Martínez y Renato Ibarra el equipo visitante avisaba e incomodaba al rival. Sin embargo, no era suficiente, pues el último pase fue errado.

Empate
El primer tiempo llegaba a los 44 minutos e Ibarra agarró el esférico en su propia área, corrió hacia el centro, pasó el medio campo, levantó la cabeza y cruzó un pase perfecto entre líneas para que Felipe Caicedo pare el balón y antes de ingresar al área sacó un disparo razante cruzado al palo izquierdo del arco defendido por Fernando Muslera, quien pese a estirarse no pudo desviar el esférico y se marcó el empate. (Felipao suma seis goles en las eliminatorias). Ecuador igualó a un minuto del final, pero como dice el adagio “La alegría del podre dura muy poco”, tras el centro de los charrúas se fueron con todo. Un atacante celeste sacó un disparo desde fuera del área, Dreer dio rebote hacia la izquierda, el balón llegó a los pies de Carlos Sánchez, este disparó y de taco Diego Rolán ante la marca de Frickson Erazo dio ventaja a Uruguay. Con el 2-1 ambos se fueron al descanso; Ecuador desconsolado, pues iban abajo en el marcador.

Complemento
Para los segundos 45 minutos, Ecuador salió más decidido y convencido en poder empatar el tanteador. Fue más peligroso, ante una Uruguay timorata que prefirió aguantar y esperar para generar peligro al contrgolpe.
La Tricolor no se cansó de atacar, el técnico decidió que ingrese Marcos Caicedo por Fidel Martínez, este se adueñó de la banda izquierda y también se insinuó. A los 70 minutos, Miler Bolaños recibió un balón dentro del área y con puntilla elevó el esférico, que con las uñas fue desviado por Muslera. Después, Juan Cazares pisó el campo de juego, Bolaños fue el sacrificado y Ecuador generó y generó, pero faltaba la diosa fortuna, no tuvo la suerte para al menos marcar el tanto del empate. La Tricolor martilló y puso en aprietos a los dirigidos por Óscar Tabárez. Los locales pedían tiempo, el árbitro dio cuatro minutos de adición y Ecuador arrinconó al rival, no paró de atacar, no merecía perder, pero no le alcanzó.
Al final desauciados, y con la frente el alto, los once tricolores salieron tranquilos del gramado del estadio Centenario, dejó todo, pero esto es fútbol que se gana con goles, no con merecimientos.
El próximo martes, por la fecha 12 de la clasificatoria la Tricolor recibe al cuadro venezolano a partir de las 16:00 en el estadio Olímpico Atahualpa. (MRO) (D)

Quinteros: El martes será un final adelantada

El seleccionador de Ecuador, Gustavo Quinteros, indicó ayer tras perder 2-1 con Uruguay, que el partido del martes contra Venezuela será una “final anticipada” porque su equipo necesita “sumar de a tres puntos”.

Quinteros se refirió al duelo del próximo martes contra la Vinotinto y reconoció que le “preocupa que el equipo empiece impreciso”, como lo hizo ayer en Uruguay por la undécima fecha de las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018.

Venezuela “es un rival que tiene muy buenos jugadores, que ataca bien y rápido y que tiene menos puntos de los que merece”, afirmó el entrenador de Ecuador. (D)

Noticias relacionadas

Ecuador merecía empatar

El partido fue vibrante desde el inicio, la Celeste empezó dominando y a los 13 minutos, tras una desconcentración en la zaga tricolor llegó el gol local. Un tiro de esquina cobrado desde la derecha del arquero Esteban Dreer cruzó el arco y ante la dubitación del “Rifle”, de un rebote, pues el balón le cayó en la pierna, Sebastián Coates empujó el esférico al fondo de las mallas ecuatorianas, desatando la alegría para los charrúas y las desazón para los amarillos. 

Ecuador quedó mareado por el gol en su arco, pero desde los 20 minutos recuperó la memoria y salió en busca del arco contrario. La Tricolor fue a buscar otro resultado. A los 25 minutos, con la velocidad de Fidel Martínez y Renato Ibarra el equipo visitante avisaba e incomodaba al rival. Sin embargo, no era suficiente, pues el último pase fue errado.

Empate
El primer tiempo llegaba a los 44 minutos e Ibarra agarró el esférico en su propia área, corrió hacia el centro, pasó el medio campo, levantó la cabeza y cruzó un pase perfecto entre líneas para que Felipe Caicedo pare el balón y antes de ingresar al área sacó un disparo razante cruzado al palo izquierdo del arco defendido por Fernando Muslera, quien pese a estirarse no pudo desviar el esférico y se marcó el empate. (Felipao suma seis goles en las eliminatorias). Ecuador igualó a un minuto del final, pero como dice el adagio “La alegría del podre dura muy poco”, tras el centro de los charrúas se fueron con todo. Un atacante celeste sacó un disparo desde fuera del área, Dreer dio rebote hacia la izquierda, el balón llegó a los pies de Carlos Sánchez, este disparó y de taco Diego Rolán ante la marca de Frickson Erazo dio ventaja a Uruguay. Con el 2-1 ambos se fueron al descanso; Ecuador desconsolado, pues iban abajo en el marcador.

Complemento
Para los segundos 45 minutos, Ecuador salió más decidido y convencido en poder empatar el tanteador. Fue más peligroso, ante una Uruguay timorata que prefirió aguantar y esperar para generar peligro al contrgolpe.
La Tricolor no se cansó de atacar, el técnico decidió que ingrese Marcos Caicedo por Fidel Martínez, este se adueñó de la banda izquierda y también se insinuó. A los 70 minutos, Miler Bolaños recibió un balón dentro del área y con puntilla elevó el esférico, que con las uñas fue desviado por Muslera. Después, Juan Cazares pisó el campo de juego, Bolaños fue el sacrificado y Ecuador generó y generó, pero faltaba la diosa fortuna, no tuvo la suerte para al menos marcar el tanto del empate. La Tricolor martilló y puso en aprietos a los dirigidos por Óscar Tabárez. Los locales pedían tiempo, el árbitro dio cuatro minutos de adición y Ecuador arrinconó al rival, no paró de atacar, no merecía perder, pero no le alcanzó.
Al final desauciados, y con la frente el alto, los once tricolores salieron tranquilos del gramado del estadio Centenario, dejó todo, pero esto es fútbol que se gana con goles, no con merecimientos.
El próximo martes, por la fecha 12 de la clasificatoria la Tricolor recibe al cuadro venezolano a partir de las 16:00 en el estadio Olímpico Atahualpa. (MRO) (D)

Quinteros: El martes será un final adelantada

El seleccionador de Ecuador, Gustavo Quinteros, indicó ayer tras perder 2-1 con Uruguay, que el partido del martes contra Venezuela será una “final anticipada” porque su equipo necesita “sumar de a tres puntos”.

Quinteros se refirió al duelo del próximo martes contra la Vinotinto y reconoció que le “preocupa que el equipo empiece impreciso”, como lo hizo ayer en Uruguay por la undécima fecha de las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018.

Venezuela “es un rival que tiene muy buenos jugadores, que ataca bien y rápido y que tiene menos puntos de los que merece”, afirmó el entrenador de Ecuador. (D)

Noticias relacionadas