DT Morelli lleva 22 años dirigiendo en Ecuador

Oswaldo Morelli puede hablar horas y horas de fútbol. No se cansa al charlar de cómo llegó al Ecuador y mucho más de recordar el día en el que le hizo un gol a Racing Club, en su debut en primera división de Argentina. Hoy, a sus 67 años, el ‘Toro’ Morelli está convencido de que el Gualaceo Sporting Club puede ascender a la Serie A del balompié nacional.


Al cantón azuayo arribó en el 2019 para sacar al equipo de los puestos de descenso. Logró su objetivo, pero además estuvo a poco de meterse en el cuadrangular final. “Nos faltó tiempo. En un torneo los puntos que pierdes al inicio siempre pesan”, indicó Morelli en diálogo con Diario EL TIEMPO.


El profesional dirigió en cinco oportunidades al Deportivo Quito, también estuvo al frente del Técnico Universitario en tres temporadas; además puso su estilo en Macará, Tungurahua Sporting Club, Colón, Liga de Portoviejo,  ciudad en la que estuvo por 12 años; Universidad Católica, Deportivo Azogues, Atlético Audaz y el Gualaceo.


Su residencia permanente está en Quito donde gerencia un restaurante especializado en comida argentina e italiana, además posee una hostería en Tumbaco.


Su descendencia -su abuelo migró a Argentina desde Italia- lo lleva impregnado en las venas. El ‘Toro’ es de comer mucho asado y pasta, allí la principal razón para ponerse un restaurante.    


“Cuando vine al país no pensé en quedarme mucho tiempo, pero me enamoré de la tranquilidad  para vivir. Fijate que en 1998 en el estadio Atahualpa se jugaban dos partidos en una sola fecha y se llenaba con cuatro hinchadas diferentes y eso me llamó la atención. En mi país ponemos así y se matan los hinchas”, recordó entre risas el técnico.


Su profesión le permite estar en contacto con jugadores jóvenes y eso contagia, según Morelli. “Tengo mis años pero el estar todos los días con los chicos te hace hablar como chico. Acá no se habla de enfermedades como ocurre cuando te juntas con los viejos. Eso me mantiene activo y por eso sigo en el fútbol”, apuntó.


La relación directa con el fútbol le ha llevado a conocer personas ligadas a esta profesión quienes luego se convirtieron en sus amigos. “Cuando vivía en Quito siempre, pero siempre eh, nos sentábamos a tomar un café con Edgardo Bauza, Salvador Raguzza, Dusan Drascovich, Jorge Célico, entre otros”, apuntó, incluso el actual entrenador de la Sub-20 del Ecuador le llevó a dirigir la reserva de Universidad Católica.


Referentes
Si hay algo que Morelli no negocia es la forma de juego de su equipos. “Me gusta que mis jugadores traten bien la pelota, que tengan mucho criterio a la hora de pasar el balón... es decir, a uno y dos toques”, dijo.


Morelli va por la línea de César Luis Menotti -entrenador campeón del mundo con Argentina en 1978- y la de José Néstor Pekerman -técnico múltiple campeón con los equipos menores de Argentina-.


“Ellos cambiaron la idea del fútbol, sobre todo Pekerman quien se tomaba un día a la semana para hablar con los entrenadores de las inferiores para recibir recomendaciones sobre jugadores que puedan estar en primera. En Ecuador nadie hace eso”, dijo.


Recuerdos
Morelli todavía se emociona cuando rememora el gol que le convirtió, a los 17 años, a Racing Club, en el fútbol argentino.
“Tenía pocos días de haber debutado, pero por mi posición (volante de marca) siempre intervenía en la segunda jugada. En ese partido me quedó un balón para rematar y le clavé un gol a Agustín Mario Sejas. Era viernes en la noche y Platense ganó”, recordó Morelli, quien jugó 12 años con este equipo, luego dos años en Lanús y un año en Colegiales.


Como técnico el gol que más gritó fue el que convirtió Hugo Vélez, con Liga de Portoviejo. “Ese tanto nos dio el ascenso”, apuntó.
Según sus palabras le falta gritar el gol que suba al Gualaceo a la Serie A. “Estoy muy optimista con este equipo. No te lo digo por decir ni por quedar bien. Siento que mis jugadores harán historia este año”, finalizó. (D)

DT Morelli lleva 22 años dirigiendo en Ecuador

Oswaldo Morelli puede hablar horas y horas de fútbol. No se cansa al charlar de cómo llegó al Ecuador y mucho más de recordar el día en el que le hizo un gol a Racing Club, en su debut en primera división de Argentina. Hoy, a sus 67 años, el ‘Toro’ Morelli está convencido de que el Gualaceo Sporting Club puede ascender a la Serie A del balompié nacional.


Al cantón azuayo arribó en el 2019 para sacar al equipo de los puestos de descenso. Logró su objetivo, pero además estuvo a poco de meterse en el cuadrangular final. “Nos faltó tiempo. En un torneo los puntos que pierdes al inicio siempre pesan”, indicó Morelli en diálogo con Diario EL TIEMPO.


El profesional dirigió en cinco oportunidades al Deportivo Quito, también estuvo al frente del Técnico Universitario en tres temporadas; además puso su estilo en Macará, Tungurahua Sporting Club, Colón, Liga de Portoviejo,  ciudad en la que estuvo por 12 años; Universidad Católica, Deportivo Azogues, Atlético Audaz y el Gualaceo.


Su residencia permanente está en Quito donde gerencia un restaurante especializado en comida argentina e italiana, además posee una hostería en Tumbaco.


Su descendencia -su abuelo migró a Argentina desde Italia- lo lleva impregnado en las venas. El ‘Toro’ es de comer mucho asado y pasta, allí la principal razón para ponerse un restaurante.    


“Cuando vine al país no pensé en quedarme mucho tiempo, pero me enamoré de la tranquilidad  para vivir. Fijate que en 1998 en el estadio Atahualpa se jugaban dos partidos en una sola fecha y se llenaba con cuatro hinchadas diferentes y eso me llamó la atención. En mi país ponemos así y se matan los hinchas”, recordó entre risas el técnico.


Su profesión le permite estar en contacto con jugadores jóvenes y eso contagia, según Morelli. “Tengo mis años pero el estar todos los días con los chicos te hace hablar como chico. Acá no se habla de enfermedades como ocurre cuando te juntas con los viejos. Eso me mantiene activo y por eso sigo en el fútbol”, apuntó.


La relación directa con el fútbol le ha llevado a conocer personas ligadas a esta profesión quienes luego se convirtieron en sus amigos. “Cuando vivía en Quito siempre, pero siempre eh, nos sentábamos a tomar un café con Edgardo Bauza, Salvador Raguzza, Dusan Drascovich, Jorge Célico, entre otros”, apuntó, incluso el actual entrenador de la Sub-20 del Ecuador le llevó a dirigir la reserva de Universidad Católica.


Referentes
Si hay algo que Morelli no negocia es la forma de juego de su equipos. “Me gusta que mis jugadores traten bien la pelota, que tengan mucho criterio a la hora de pasar el balón... es decir, a uno y dos toques”, dijo.


Morelli va por la línea de César Luis Menotti -entrenador campeón del mundo con Argentina en 1978- y la de José Néstor Pekerman -técnico múltiple campeón con los equipos menores de Argentina-.


“Ellos cambiaron la idea del fútbol, sobre todo Pekerman quien se tomaba un día a la semana para hablar con los entrenadores de las inferiores para recibir recomendaciones sobre jugadores que puedan estar en primera. En Ecuador nadie hace eso”, dijo.


Recuerdos
Morelli todavía se emociona cuando rememora el gol que le convirtió, a los 17 años, a Racing Club, en el fútbol argentino.
“Tenía pocos días de haber debutado, pero por mi posición (volante de marca) siempre intervenía en la segunda jugada. En ese partido me quedó un balón para rematar y le clavé un gol a Agustín Mario Sejas. Era viernes en la noche y Platense ganó”, recordó Morelli, quien jugó 12 años con este equipo, luego dos años en Lanús y un año en Colegiales.


Como técnico el gol que más gritó fue el que convirtió Hugo Vélez, con Liga de Portoviejo. “Ese tanto nos dio el ascenso”, apuntó.
Según sus palabras le falta gritar el gol que suba al Gualaceo a la Serie A. “Estoy muy optimista con este equipo. No te lo digo por decir ni por quedar bien. Siento que mis jugadores harán historia este año”, finalizó. (D)