Las Leonas rugen fuerte y se instalan en la final de la Superliga Femenina

FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Historia. Eso hizo el Deportivo Cuenca en el fútbol femenino la noche del jueves 12 de septiembre del 2019. En su primera particiación en este torneo alcanzó la final y el cupo para representar al país en la Copa Libertadores, luego de imponerse 2-0 al Barcelona, en el partido de vuelta de la semifinal de la Superliga.

La iniciativa siempre fue del conjunto rojo. Las leonas tuvieron la posibilidad de abrir el marcador, pero la ansiedad les impedía mirar el arco de frente y tomar la mejor decisión.

El partido de esta noche será recordado como el primer cotejo de mujeres que puso 5.000 hinchas en el Alejandro Serrano Aguilar. Todos llegaron a apoyar al Deportivo Cuenca, un grupo más pequeño alentó al ídolo del astillero, que se ubicó en el sector norte de la tribuna.

La Crónica Roja llegó con más de 60 miembros. Todos alentaron al cuadro rojo. El amor por los colores va más allá de un género. El Cuenca es uno solo y así lo hicieron sentir.



La tribuna, que era el único sector que se habilitó, se llenó y en minutos abrieron la preferencia para que los que llegaron no se pierdan un solo minuto. El Cuenca sacó a la venta 4.000 boletos y todo el papel se acabó.

El cuadro local atacaba a través de su mejor mujer, Madeline Riera, quien tuvo en dos ocasiones la oportunidad de anotar. La primera fue con un tiro de media distancia y la segunda con una jugada personal, pero ninguna tuvo destino de red.

Barcelona contraatacaba pero jamás puso en aprietos el arco de Andrea Morán, la arquera que en este duelo sacó su valla invicta en ambos cotejos.



Para la complementaria, el Cuenca siguió en lo suyo, buscando el arco rival y el Barcelona siempre apegado al contragolpe.

Cuando transcurría el minuto 53, un tiro libre de Erika Gracia terminó en los pies de Riera, quien remató y el balón, de manera caprichosa, golpeó en el horizontal. El rebote le quedó de nuevo a Gracia y está vez no perdonó. Las Leonas ganaban 1-0, y estaban más que nunca en la final.



La alegría de los aficionados se desbordó y, en el campo, la entrenadora Wendy Villón daba indicaciones a Tatiana Bermeo, la única jugadora cuencana que fue titular ayer.

Las rojas buscaron aumentar la diferencia, pero su ansiedad nuevamente les jugó en contra. Hasta que al minuto 92, Madeline Riera infló las redes por segunda ocasión. Un derechazo dejó sin chance a la portera del Barcelona. La clasificación quedó sellada. En el global, el equipo cuencano ganó 5-0, 3 del partido jugado en Guayayquil y los 2 tantos que alcanzó la noche de este jueves, en Cuenca.

Las finales se jugarán, de acuerdo con el calendario, el 21 y 28 de septiembre. El primero se disputará en la Casa de la Selección, en Quito, y la vuelta el 28, en el estadio Alejandro Serrano Aguilar. El rival será Ñañas, que derrotó a las Dragonas del Independiente del Valle por 2-0 en Sangolquí. (D)

Las Leonas rugen fuerte y se instalan en la final de la Superliga Femenina

FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Historia. Eso hizo el Deportivo Cuenca en el fútbol femenino la noche del jueves 12 de septiembre del 2019. En su primera particiación en este torneo alcanzó la final y el cupo para representar al país en la Copa Libertadores, luego de imponerse 2-0 al Barcelona, en el partido de vuelta de la semifinal de la Superliga.

La iniciativa siempre fue del conjunto rojo. Las leonas tuvieron la posibilidad de abrir el marcador, pero la ansiedad les impedía mirar el arco de frente y tomar la mejor decisión.

El partido de esta noche será recordado como el primer cotejo de mujeres que puso 5.000 hinchas en el Alejandro Serrano Aguilar. Todos llegaron a apoyar al Deportivo Cuenca, un grupo más pequeño alentó al ídolo del astillero, que se ubicó en el sector norte de la tribuna.

La Crónica Roja llegó con más de 60 miembros. Todos alentaron al cuadro rojo. El amor por los colores va más allá de un género. El Cuenca es uno solo y así lo hicieron sentir.



La tribuna, que era el único sector que se habilitó, se llenó y en minutos abrieron la preferencia para que los que llegaron no se pierdan un solo minuto. El Cuenca sacó a la venta 4.000 boletos y todo el papel se acabó.

El cuadro local atacaba a través de su mejor mujer, Madeline Riera, quien tuvo en dos ocasiones la oportunidad de anotar. La primera fue con un tiro de media distancia y la segunda con una jugada personal, pero ninguna tuvo destino de red.

Barcelona contraatacaba pero jamás puso en aprietos el arco de Andrea Morán, la arquera que en este duelo sacó su valla invicta en ambos cotejos.



Para la complementaria, el Cuenca siguió en lo suyo, buscando el arco rival y el Barcelona siempre apegado al contragolpe.

Cuando transcurría el minuto 53, un tiro libre de Erika Gracia terminó en los pies de Riera, quien remató y el balón, de manera caprichosa, golpeó en el horizontal. El rebote le quedó de nuevo a Gracia y está vez no perdonó. Las Leonas ganaban 1-0, y estaban más que nunca en la final.



La alegría de los aficionados se desbordó y, en el campo, la entrenadora Wendy Villón daba indicaciones a Tatiana Bermeo, la única jugadora cuencana que fue titular ayer.

Las rojas buscaron aumentar la diferencia, pero su ansiedad nuevamente les jugó en contra. Hasta que al minuto 92, Madeline Riera infló las redes por segunda ocasión. Un derechazo dejó sin chance a la portera del Barcelona. La clasificación quedó sellada. En el global, el equipo cuencano ganó 5-0, 3 del partido jugado en Guayayquil y los 2 tantos que alcanzó la noche de este jueves, en Cuenca.

Las finales se jugarán, de acuerdo con el calendario, el 21 y 28 de septiembre. El primero se disputará en la Casa de la Selección, en Quito, y la vuelta el 28, en el estadio Alejandro Serrano Aguilar. El rival será Ñañas, que derrotó a las Dragonas del Independiente del Valle por 2-0 en Sangolquí. (D)