Claudio Villanueva vende fideos caseros con su nombre

Claudio Villanueva observa el fideo y su proceso de secado en el lugar en donde se fabrica el producto para luego ser comercializado en el mercado.
FOTO: Fernanddo Machado EL TIEMPO

El campeón panamericano en los 50 kilómetros tiene un emprendimiento desde hace un año. Junto a su madre elabora y distribuye esta pasta en varios de los locales de abarrotes de los mercados en Cuenca.

El marchista Claudio Villanueva termina el entrenamiento del jueves en el Parque de la Madre y mientras se cambia de ropa recibe una llamada. “Sí, ya voy para la casa. Tengo su pedido y en la tarde se lo doy”. El campeón panamericano de los 50 kilómetros se comprometió en entregar una orden de fideos caseros, el emprendimiento que tiene junto a su madre.

Al llegar a su casa lo primero que hace es saludar a su esposa e hijos y enseguida sube a la cocina donde se elabora el fideo.
Ese día sacó todo lo que estaba a la venta y esperaba para que otra cantidad de fideo recién hecho que estaba colgado del palte, un palo horizontal junto a una ventana, se secará.

“Es importante que el fideo sea del día. Nosotros no vendemos guardado”, señaló Villanueva mientras observaba como va el proceso de secado.

Una cocineta, una cocina industrial, varias pailas, tres cernidores, una máquina para laminar la masa y para cortar el fideo se encuentran a un costado del lugar de fabricación.

En el otro, dos canastas de totora con algo de producto, fundas, dos cubetas de huevos vacías y un sellador de plástico complementaban la cocina.

Todo es manual en ese lugar. No existe máquina eléctrica ni cosa que se le parezca. La economía en la familia Villanueva no da para comprar máquinas y de acuerdo con él “debemos ajustarnos a lo que tenemos”.

Villanueva comenta que este negocio tiene su madre desde hace 40 años. “Yo le ayudo desde que tenía cinco años. Puedo hacer la masa y la dejo lista para que ella le ponga el ‘secreto’. Eso no lo puedo decir porque le da el sabor diferente al fideo. Ahí no me meto”. dijo otra vez entre sonrisas.

Desde hace un año lo bautizó con su nombre, fideos caseros “Claudio Villanueva”. Su mamá los fabrica y él lo comercializa.
De acuerdo con el deportista, los fideos han tenido gran acogida. “La clientela me pide, así que sigan alimentándose que son los fideos del campeón panamericano”, señaló con una sonrisa Villanueva.

Por ejemplo, la semana que terminó fue buena para el marchista. Según su cuenta vendió 80 libras de fideo. “Eso es muy bueno, considerando que la libra se vende a un dólar”, afirmó el andarín quien separaba los fideos ‘puro huevo’ y el ‘tostado’ para enfundarlos y venderlos.

El personal del Centro de Entrenamiento para el Alto Rendimiento, CEAR-EP de Totoracocha y de la Federación Deportiva del Azuay se ha convertido en su “mejor cliente”, pero además tiene sus compradores “fieles” en los mercados Diez de Agosto y Nueve de Octubre a quienes no les falla.

Además están los atletas con quienes se ve a diario. “Juan Yungazaca, un chico con quien entreno me pidió ocho libras y le lleve a la casa”, explicó el andarín quien se alista para el Campeonato Mundial del Atletismo en Doha, Catar.

También hace entrega a domicilio. “Me dan el número de teléfono, la dirección me la envía por WhatsApp y llegó sin problemas. De las manos del campeón a la olla”, agregó.

Villanueva dice que este emprendimiento lo tendrá por el resto de su vida, ya que es un negocio de familia. La receta, su mamá la heredó de su abuelita y él también espera saberlo.

El cuencano de 30 años, quien posee doble nacionalidad, española y ecuatoriana, ha tenido diferentes trabajos para poder vivir: fue taxista informal, chofer del Municipio de Cuenca, un año fue a buscar mejores días en los Estados Unidos y ahora se dedica tiempo completo a entrenar, pero de una u otra forma, se da modos para entregar el fideo.

Villanueva viaja de un lado a otro en bus, incluso llegó a Diario EL TIEMPO para que le “vayamos jalando” a su casa para la entrevista. (D)

DATOS
-Precio. La libra de fideo natural o puro huevo y el tostado tiene un costo de un dólar. La semana que termina vendió 80 libras entre ambos.
-Tradición. Este negocio es familiar. Su abuela empezó con la elaboración del fideo y ahora su mamá sigue con la actividad. Claudio lo comercializa.
-Mercados. El producto se vende en las tiendas de abarrotes del Mercado Diez de Agosto y Nueve de Octubre y a personas particulares.

Christian Pantosín
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Claudio Villanueva vende fideos caseros con su nombre

Claudio Villanueva observa el fideo y su proceso de secado en el lugar en donde se fabrica el producto para luego ser comercializado en el mercado.
FOTO: Fernanddo Machado EL TIEMPO

El campeón panamericano en los 50 kilómetros tiene un emprendimiento desde hace un año. Junto a su madre elabora y distribuye esta pasta en varios de los locales de abarrotes de los mercados en Cuenca.

El marchista Claudio Villanueva termina el entrenamiento del jueves en el Parque de la Madre y mientras se cambia de ropa recibe una llamada. “Sí, ya voy para la casa. Tengo su pedido y en la tarde se lo doy”. El campeón panamericano de los 50 kilómetros se comprometió en entregar una orden de fideos caseros, el emprendimiento que tiene junto a su madre.

Al llegar a su casa lo primero que hace es saludar a su esposa e hijos y enseguida sube a la cocina donde se elabora el fideo.
Ese día sacó todo lo que estaba a la venta y esperaba para que otra cantidad de fideo recién hecho que estaba colgado del palte, un palo horizontal junto a una ventana, se secará.

“Es importante que el fideo sea del día. Nosotros no vendemos guardado”, señaló Villanueva mientras observaba como va el proceso de secado.

Una cocineta, una cocina industrial, varias pailas, tres cernidores, una máquina para laminar la masa y para cortar el fideo se encuentran a un costado del lugar de fabricación.

En el otro, dos canastas de totora con algo de producto, fundas, dos cubetas de huevos vacías y un sellador de plástico complementaban la cocina.

Todo es manual en ese lugar. No existe máquina eléctrica ni cosa que se le parezca. La economía en la familia Villanueva no da para comprar máquinas y de acuerdo con él “debemos ajustarnos a lo que tenemos”.

Villanueva comenta que este negocio tiene su madre desde hace 40 años. “Yo le ayudo desde que tenía cinco años. Puedo hacer la masa y la dejo lista para que ella le ponga el ‘secreto’. Eso no lo puedo decir porque le da el sabor diferente al fideo. Ahí no me meto”. dijo otra vez entre sonrisas.

Desde hace un año lo bautizó con su nombre, fideos caseros “Claudio Villanueva”. Su mamá los fabrica y él lo comercializa.
De acuerdo con el deportista, los fideos han tenido gran acogida. “La clientela me pide, así que sigan alimentándose que son los fideos del campeón panamericano”, señaló con una sonrisa Villanueva.

Por ejemplo, la semana que terminó fue buena para el marchista. Según su cuenta vendió 80 libras de fideo. “Eso es muy bueno, considerando que la libra se vende a un dólar”, afirmó el andarín quien separaba los fideos ‘puro huevo’ y el ‘tostado’ para enfundarlos y venderlos.

El personal del Centro de Entrenamiento para el Alto Rendimiento, CEAR-EP de Totoracocha y de la Federación Deportiva del Azuay se ha convertido en su “mejor cliente”, pero además tiene sus compradores “fieles” en los mercados Diez de Agosto y Nueve de Octubre a quienes no les falla.

Además están los atletas con quienes se ve a diario. “Juan Yungazaca, un chico con quien entreno me pidió ocho libras y le lleve a la casa”, explicó el andarín quien se alista para el Campeonato Mundial del Atletismo en Doha, Catar.

También hace entrega a domicilio. “Me dan el número de teléfono, la dirección me la envía por WhatsApp y llegó sin problemas. De las manos del campeón a la olla”, agregó.

Villanueva dice que este emprendimiento lo tendrá por el resto de su vida, ya que es un negocio de familia. La receta, su mamá la heredó de su abuelita y él también espera saberlo.

El cuencano de 30 años, quien posee doble nacionalidad, española y ecuatoriana, ha tenido diferentes trabajos para poder vivir: fue taxista informal, chofer del Municipio de Cuenca, un año fue a buscar mejores días en los Estados Unidos y ahora se dedica tiempo completo a entrenar, pero de una u otra forma, se da modos para entregar el fideo.

Villanueva viaja de un lado a otro en bus, incluso llegó a Diario EL TIEMPO para que le “vayamos jalando” a su casa para la entrevista. (D)

DATOS
-Precio. La libra de fideo natural o puro huevo y el tostado tiene un costo de un dólar. La semana que termina vendió 80 libras entre ambos.
-Tradición. Este negocio es familiar. Su abuela empezó con la elaboración del fideo y ahora su mamá sigue con la actividad. Claudio lo comercializa.
-Mercados. El producto se vende en las tiendas de abarrotes del Mercado Diez de Agosto y Nueve de Octubre y a personas particulares.

Christian Pantosín
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.