El Barça gana y acaba con maleficio de Anoeta

El Barcelona puso fin a su maleficio en Anoeta y lo hizo en un partido que comenzó por debajo pero que acertó a remontar en la segunda mitad con los goles casi seguidos del uruguayo Luis Suárez y del francés Ousmane Dembelé.


La estrategia de los donostiarras quedó clara desde el pitazo inicial, todos encerrados en su campo y cesión del mando de juego a los azulgrana a la espera de que una contra cambiara el signo de un partido que transitó monótono y sin ocasiones en sus primeros minutos.


El primer acercamiento local, sin embargo, provocó el gran disgusto de los barcelonistas cuando el mexicano Héctor dejó un balón para el disparo seco y muy duro de Aritz Elustondo, que batió a Ter Stegen a pesar de su estirada.


El técnico culé, Valverde, movió ficha tras el descanso, quitó un defensa para dar entrada a un jugador tan ofensivo como Coutinho y llamó a Busquets, la gran ausencia del 11 inicial, para encontrar la batuta en el centro del campo, lo que acrecentaba el peligro de un Barcelona que ya iba sin complejos. Los goles del cuadro catalán llegaron tras dos errores del portero Ruli. (D)

El Barça gana y acaba con maleficio de Anoeta

El Barcelona puso fin a su maleficio en Anoeta y lo hizo en un partido que comenzó por debajo pero que acertó a remontar en la segunda mitad con los goles casi seguidos del uruguayo Luis Suárez y del francés Ousmane Dembelé.


La estrategia de los donostiarras quedó clara desde el pitazo inicial, todos encerrados en su campo y cesión del mando de juego a los azulgrana a la espera de que una contra cambiara el signo de un partido que transitó monótono y sin ocasiones en sus primeros minutos.


El primer acercamiento local, sin embargo, provocó el gran disgusto de los barcelonistas cuando el mexicano Héctor dejó un balón para el disparo seco y muy duro de Aritz Elustondo, que batió a Ter Stegen a pesar de su estirada.


El técnico culé, Valverde, movió ficha tras el descanso, quitó un defensa para dar entrada a un jugador tan ofensivo como Coutinho y llamó a Busquets, la gran ausencia del 11 inicial, para encontrar la batuta en el centro del campo, lo que acrecentaba el peligro de un Barcelona que ya iba sin complejos. Los goles del cuadro catalán llegaron tras dos errores del portero Ruli. (D)