Argentina golea 3 a 0 a Brasil y se acerca al oro olímpico

En su mejor partido del torneo, Argentina goleó en Beijing al clásico rival por 3 a 0 con tantos de Agüero (2) y Riquelme de penal, todos en el segundo tiempo.

El equipo de Batista impuso su contundencia en un encuentro que se presentaba muy cerrado hasta el primer gol. Buscará el sábado a la 1 ante Nigeria repetir el oro conseguido hace cuatro años en Atenas



El argentino Lionel Messi le ganó la noche del martes un lance con su amigo y antiguo compañero del FC Barcelona Ronaldinho, aunque ninguno de los dos pesó en el resultado de goleada de Argentina por 3-0 en semifinales olímpicas de Pekín-2008.


Messi fue un animador de los primeros 30 minutos de juego, con movimientos punzantes, entradas a velocidad de rayo en el área y una capacidad de desplazamiento con la pelota que se ha convertido en marca registrada.


Pero el atacante albiceleste no pudo satisfacer el deseo de unas 60.000 almas que querían gritar un gol suyo y varias veces quedó ahogado el alarido por su falta de puntería.


En cambio, el nuevo astro de AC Milan se mostró lejos del arco, sólo con su habitual calidad técnica para meter pases largos con precisión milimétrica y virtudes para defender el balón de la marcación adversaria.

Argentina golea 3 a 0 a Brasil y se acerca al oro olímpico

El equipo de Batista impuso su contundencia en un encuentro que se presentaba muy cerrado hasta el primer gol. Buscará el sábado a la 1 ante Nigeria repetir el oro conseguido hace cuatro años en Atenas



El argentino Lionel Messi le ganó la noche del martes un lance con su amigo y antiguo compañero del FC Barcelona Ronaldinho, aunque ninguno de los dos pesó en el resultado de goleada de Argentina por 3-0 en semifinales olímpicas de Pekín-2008.


Messi fue un animador de los primeros 30 minutos de juego, con movimientos punzantes, entradas a velocidad de rayo en el área y una capacidad de desplazamiento con la pelota que se ha convertido en marca registrada.


Pero el atacante albiceleste no pudo satisfacer el deseo de unas 60.000 almas que querían gritar un gol suyo y varias veces quedó ahogado el alarido por su falta de puntería.


En cambio, el nuevo astro de AC Milan se mostró lejos del arco, sólo con su habitual calidad técnica para meter pases largos con precisión milimétrica y virtudes para defender el balón de la marcación adversaria.