“No importa el género; si tú puedes hacerlo, hazlo”

Está rodeada de profesionales en la medicina; sus padres y sus dos hermanos son médicos. Ella es arquitecta, rompió el legado familiar, pero comparten una misma pasión: ser hinchas del Deportivo Cuenca. 
Nataly Villavicencio forma parte del club Deportivo Cuenca desde el 2014, hoy está al frente del equipo femenino del Expreso austral. Miguel Arévalo | EL TIEMPO


“Viví y crecí en el entorno del fútbol, mi familia es futbolera, mi tío Rolando Villavicencio fue arquero del Deportivo Cuenca, eso me llevó a que yo también me apegue al club y, desde hace muchos años, ya iba sola al estadio. Ahora soy una apasionada más, dejo mis cosas personales por estar en el estadio”, confesó Nataly Villavicencio, directiva del club de los camisetas coloradas, única mujer en la mesa directiva del Expreso austral desde el 2014.

Ingreso
Villavicencio cuenta que, desde hace muchos años, golpeaba las puertas del club para colaborar con ‘un granito de arena’, pero no se le dio oídos, hasta que su amigo Francisco Sánchez le invitó a formar parte. “Me uní al grupo ‘Jugador número 12’, se formó una lista y ganamos, me ubicaron de vocal suplente, yo con gusto acepté, pues mi idea era estar ahí para ayudar el equipo, sin importar el cargo”, relata. 


Nataly dice no pensar mucho en el tema de género, ni se considera una feminista; más bien, cuenta que “si uno tiene la capacidad, el amor y la entrega, lo hace. No comparto muchas cosas, todo está en el hacer, uno hace porque quiere y ya”. “Hace años, la arquitectura era vista como una carrera solo para hombres, hoy ya no es así. Mi vida pasa por la arquitectura, mi pasión por el Deportivo Cuenca”, explicó. 


Para Villavicencio, "el cielo es el limite" y su sueño es llegar a ser la presidente del club en algunos años más.  “Mi carrera (arquitectura) no es monótona para estar en la oficina todo el día, me levantó a las 07:00, visito algunas obras y luego voy al entrenamiento del equipo; los lunes nunca he faltado a las reuniones de directorio y, en los partidos, si tengo que estar en la puerta viendo los boletos, lo hago; mi filosofía es apoyar el club desde cualquier ámbito”, cuenta.

  Profesión
La cuencana que es dueña de una empresa de enlucidos, confia en que solo el trabajo dará resultados y uno de los objetivos que tenía era crear un equipo de fútbol femenino y lo logró; el Cuenca de las mujeres debutará en junio en el ascenso y aspira llegar a la Serie A este mismo año. 
Nataly es amiga de la mayoría de jugadores del primer plantel colorado, pero pronto lo será de todos, está conociéndoles; es amiga de las esposas y novias de ellos, más de los extranjeros.  (MRO) (D)

Cuenca.