Adrián Arias: Espero crecer en el Gualaceo

Debutó en el profesionalismo en el 2013 con Fabián Frías, quien llegó en esa temporada para dirigir al Deportivo Cuenca. Jugó varios partidos en la Serie A, pero a partir de ese año no ha podido consolidarse en el expreso austral. En este 2017, Adrián “Oso” Arias está en el Gualaceo por tercera ocasión y espera mostrar todos sus dotes futbolísticos.
Adriá Arias. Franklin Minchala I EL TIEMPO

Mauricio Morocho, un jugador de la reserva, del Deportivo Cuenca hace algunos años le puso el apodo de “Oso”, y desde ese momento se identifica así.
“No me molesta, es más ya me acostumbré a que me llamen así, En ese tiempo era gordito y con mucho vello en mis piernas y ahí fue cuando me dijo que parecía un oso y ya me quedé con eso”, explicó el volante de marca
Jugando para Gualaceo, Arias devuelve el cariño que le gente del cantón azuayo le brinda. “Me siento bien, cuando juego aquí, el apoyo de la hinchada es importante, aunque no estoy alineando de titular como en los otros años, sigo tranquilo porque con trabajo alcanzaré el objetivo”, comentó Arias, quien es el tercer volante de marca detrás de Gerónimo Lissi y Pedro Romo, pero el técnico Pablo Bravo siempre le da minutos en cancha.


Del Deportivo Cuenca habla poco -o casi nada-, solamente expresa que la falta de oportunidades fue el motivo para continuar su carrera en otro equipo azuayo. “Cuando una dirigencia no te toma en cuenta, a pesar de haber hecho un buen torneo el año pasado con el Gualaceo, te obliga a coger otros rumbos y acá en el Gualaceo me siento como en mi casa”, dijo el volante que inició en la escuela Luis Cordero jugando los interescolares. “Allí me vio César Bermeo y me dijo que si me interesaría jugar en el equipo y desde allí estuve en las inferiores del Cuenca. En mi época colegial quedé campeón con el Daniel Córdova”, añadió.

Debut
Arias disputó su primer partido en la Serie A bajo el mando de Fabián Frías y tuvo que hacerlo a pesar de encontrarse lesionado. “Una semana antes de mi debut, en un cotejo de reservas, al saltar a cabecear el balón me abrí la ceja, tuve que recuperarme pronto porque el técnico me comunicó que Nicolás Domingo y Nicolás Abril se encontraban golpeados y que debía ir a la banca en primera; a la siguiente semana debuté contra Liga de Quito”, señaló el “Oso”.
En ese año disputó la mayoría de partidos de la segunda etapa. “En unos jugaba como titular y en otros alternaba”, explicó Arias, quien encuentra diferencias entre la Serie A y la B. “En la Serie A se juega más con la pelota, la técnica es superior, en la B la velocidad y la rapidez es lo que prima ”, explicó.

Matrimonio
Hace tres meses, Adrián Arias contrajo nupcias con Francisca Álvarez con la que tiene una hija de tres meses llamada Camila. “Dicen que cuando toca, toca y ahora me tocó a mi, pero gracias a Dios mi esposa entiende como es la vida del futbolista aunque a ratos se molesta, por los viajes y las reuniones, pero es un apoyo fundamental para seguir en esta profesión”, explica.


“¿Amigos en el fútbol?...hay pocos, por ejemplo en el Gualaceo me llevó bien con todos, aunque tengo mayor afinidad con Hernán Calderón y con Luis Carlos, quienes han estado conmigo en las buenas y en las malas. En el Cuenca tengo una muy buena relación con Silvio Gutiérrez y Hamilton Piedra, jugué con ellos en las formativas; cuando Silvio cumplió los 100 partidos me sentí orgulloso”, dijo.
Por el momento, los estudios del “Oso” están suspendidos. “Cursaba el primer año de psicología general, pero por los viajes tuve que suspenderlos, pero es por un momento nada más, espero retomarlos”, finalizó. (CPM) (D)

Guachapala. 

Adrián Arias: Espero crecer en el Gualaceo

Adriá Arias. Franklin Minchala I EL TIEMPO

Mauricio Morocho, un jugador de la reserva, del Deportivo Cuenca hace algunos años le puso el apodo de “Oso”, y desde ese momento se identifica así.
“No me molesta, es más ya me acostumbré a que me llamen así, En ese tiempo era gordito y con mucho vello en mis piernas y ahí fue cuando me dijo que parecía un oso y ya me quedé con eso”, explicó el volante de marca
Jugando para Gualaceo, Arias devuelve el cariño que le gente del cantón azuayo le brinda. “Me siento bien, cuando juego aquí, el apoyo de la hinchada es importante, aunque no estoy alineando de titular como en los otros años, sigo tranquilo porque con trabajo alcanzaré el objetivo”, comentó Arias, quien es el tercer volante de marca detrás de Gerónimo Lissi y Pedro Romo, pero el técnico Pablo Bravo siempre le da minutos en cancha.


Del Deportivo Cuenca habla poco -o casi nada-, solamente expresa que la falta de oportunidades fue el motivo para continuar su carrera en otro equipo azuayo. “Cuando una dirigencia no te toma en cuenta, a pesar de haber hecho un buen torneo el año pasado con el Gualaceo, te obliga a coger otros rumbos y acá en el Gualaceo me siento como en mi casa”, dijo el volante que inició en la escuela Luis Cordero jugando los interescolares. “Allí me vio César Bermeo y me dijo que si me interesaría jugar en el equipo y desde allí estuve en las inferiores del Cuenca. En mi época colegial quedé campeón con el Daniel Córdova”, añadió.

Debut
Arias disputó su primer partido en la Serie A bajo el mando de Fabián Frías y tuvo que hacerlo a pesar de encontrarse lesionado. “Una semana antes de mi debut, en un cotejo de reservas, al saltar a cabecear el balón me abrí la ceja, tuve que recuperarme pronto porque el técnico me comunicó que Nicolás Domingo y Nicolás Abril se encontraban golpeados y que debía ir a la banca en primera; a la siguiente semana debuté contra Liga de Quito”, señaló el “Oso”.
En ese año disputó la mayoría de partidos de la segunda etapa. “En unos jugaba como titular y en otros alternaba”, explicó Arias, quien encuentra diferencias entre la Serie A y la B. “En la Serie A se juega más con la pelota, la técnica es superior, en la B la velocidad y la rapidez es lo que prima ”, explicó.

Matrimonio
Hace tres meses, Adrián Arias contrajo nupcias con Francisca Álvarez con la que tiene una hija de tres meses llamada Camila. “Dicen que cuando toca, toca y ahora me tocó a mi, pero gracias a Dios mi esposa entiende como es la vida del futbolista aunque a ratos se molesta, por los viajes y las reuniones, pero es un apoyo fundamental para seguir en esta profesión”, explica.


“¿Amigos en el fútbol?...hay pocos, por ejemplo en el Gualaceo me llevó bien con todos, aunque tengo mayor afinidad con Hernán Calderón y con Luis Carlos, quienes han estado conmigo en las buenas y en las malas. En el Cuenca tengo una muy buena relación con Silvio Gutiérrez y Hamilton Piedra, jugué con ellos en las formativas; cuando Silvio cumplió los 100 partidos me sentí orgulloso”, dijo.
Por el momento, los estudios del “Oso” están suspendidos. “Cursaba el primer año de psicología general, pero por los viajes tuve que suspenderlos, pero es por un momento nada más, espero retomarlos”, finalizó. (CPM) (D)

Guachapala.