D. Azogues se despide del profesionalismo

El respirador artificial que llevaba el Deportivo Azogues desde hace algunas fechas, no resistió más, ayer en su propio estadio y ante el Macará de Ambato, este dejó de cumplir su función, pues el equipo planteado por el técnico Diego Alarcón no pudo sacar adelante el partido y cayó por 2-1, resultado que lo envió al club de la capital cañari a la segunda categoría.
Jugadores del Deportivo Azogues abandonan el campo del estadio Jorge Andrade, tras perder ante Macará y descender. Franklin Minchala | El Tiempo

Desde la temporada pasada, el cuadro guacamayo estuvo condenado a perder la categoría, inmiscuido en un sinnúmero de problemas, pues, nadie quizo hacerse cargo del club. Desde finales del 2014 llegó un dirigente de otra provincia a tratar de salvar la categoría y lo logró. Sin embargo, este año se pretendió hacer un proyecto muy ambicioso, que comprendía en ascender de la Primera A y sacar jugadores, pero todo cambió, se hicieron muchos cambios y arrancando este año, el dirigente prefirió dar un paso al costado y dejó al club, el equipo se desarmó y empezaron los problemas, dirigenciales, económicos y deportivos.


  Fue el inicio de la debacle, el cuadro guacamayo no pudo superarse, siempre estuvo en los últimos lugares y en las últimas fechas, y dependiendo de otros resultados intentó nadar a contra corriente en su afán de permanecer en el fútbol de privilegio.

 Cotejo
Ayer, Deportivo Azogues ante unas 1.000 personas intentó en su estadio Jorge Andrade Cantos sumar los tres puntos para seguir soñando en una posible salvación, pero el golpe anímico que sufrieron la semana pasada en caer 2-1 en su visita a Liga de Portoviejo, pudo más, los jugadores no estuvieron concentrados y cayeron en desesperación. El fútbol que presentaron no fue capaz de generar peligro y todo empezó cuesta abajo con el sorpresivo gol del cuadro ambateño anotado a los 37 minutos por intermedio de Janner Corozo. Fue tal el golpe que los dirigidos por Alarcón no pudieron reaccionar.


En el complemento, los locales quisieron reaccionar, pero no tenían las fuerzas para lastimar el arco rival. Más bien, al contragolpe, Jefferson Nájera, tras un lanzamiento de esquina enmudeció el estadio cañari marcando el 2-0 para el Macará. Los guacamayos se quedaron con un jugador menos en cancha por la expulsión de Jerry León, tras agredir a un elemento ambateño. Con la mente ya en otro lado, Deportivo Azogues dejó que transcurran los minutos. Sin embargo, a seis minutos del final, el árbitro Juan Pablo Bravo vio una falta dentro del área y Jesús Vélez descontó para los locales.


El gol fue gritado con mucha rabia por los pocos hinchas verdes que llegaron al estadio local, pues sabían que no les alcanzaba para seguir luchando por salvar la categoría. No hubo tiempo para más, el réferi cuencano pitó el final del compromiso y la decepción, las lágrimas y la ira se apoderaron de los aficionados y jugadores, que agacharon la cabeza y se fueron al camerino; las gradas quedaron desoladas y se vino la lluvia, pues el cuadro guacamayo, tras 10 años de pertenecer al fútbol profesional, ya que el club fue fundado en 2005, en el 2007 estuvo en la Primera A, luchando por una Copa Libertadores, en 2016 volverá a jugar el torneo provincial. (MRO) (D)  Azogues.

D. Azogues se despide del profesionalismo

Jugadores del Deportivo Azogues abandonan el campo del estadio Jorge Andrade, tras perder ante Macará y descender. Franklin Minchala | El Tiempo

Desde la temporada pasada, el cuadro guacamayo estuvo condenado a perder la categoría, inmiscuido en un sinnúmero de problemas, pues, nadie quizo hacerse cargo del club. Desde finales del 2014 llegó un dirigente de otra provincia a tratar de salvar la categoría y lo logró. Sin embargo, este año se pretendió hacer un proyecto muy ambicioso, que comprendía en ascender de la Primera A y sacar jugadores, pero todo cambió, se hicieron muchos cambios y arrancando este año, el dirigente prefirió dar un paso al costado y dejó al club, el equipo se desarmó y empezaron los problemas, dirigenciales, económicos y deportivos.


  Fue el inicio de la debacle, el cuadro guacamayo no pudo superarse, siempre estuvo en los últimos lugares y en las últimas fechas, y dependiendo de otros resultados intentó nadar a contra corriente en su afán de permanecer en el fútbol de privilegio.

 Cotejo
Ayer, Deportivo Azogues ante unas 1.000 personas intentó en su estadio Jorge Andrade Cantos sumar los tres puntos para seguir soñando en una posible salvación, pero el golpe anímico que sufrieron la semana pasada en caer 2-1 en su visita a Liga de Portoviejo, pudo más, los jugadores no estuvieron concentrados y cayeron en desesperación. El fútbol que presentaron no fue capaz de generar peligro y todo empezó cuesta abajo con el sorpresivo gol del cuadro ambateño anotado a los 37 minutos por intermedio de Janner Corozo. Fue tal el golpe que los dirigidos por Alarcón no pudieron reaccionar.


En el complemento, los locales quisieron reaccionar, pero no tenían las fuerzas para lastimar el arco rival. Más bien, al contragolpe, Jefferson Nájera, tras un lanzamiento de esquina enmudeció el estadio cañari marcando el 2-0 para el Macará. Los guacamayos se quedaron con un jugador menos en cancha por la expulsión de Jerry León, tras agredir a un elemento ambateño. Con la mente ya en otro lado, Deportivo Azogues dejó que transcurran los minutos. Sin embargo, a seis minutos del final, el árbitro Juan Pablo Bravo vio una falta dentro del área y Jesús Vélez descontó para los locales.


El gol fue gritado con mucha rabia por los pocos hinchas verdes que llegaron al estadio local, pues sabían que no les alcanzaba para seguir luchando por salvar la categoría. No hubo tiempo para más, el réferi cuencano pitó el final del compromiso y la decepción, las lágrimas y la ira se apoderaron de los aficionados y jugadores, que agacharon la cabeza y se fueron al camerino; las gradas quedaron desoladas y se vino la lluvia, pues el cuadro guacamayo, tras 10 años de pertenecer al fútbol profesional, ya que el club fue fundado en 2005, en el 2007 estuvo en la Primera A, luchando por una Copa Libertadores, en 2016 volverá a jugar el torneo provincial. (MRO) (D)  Azogues.