Una imagen venerada por los migrantes

Por primera vez se efectuará el pase en honor al Niño Migrante, este 31 a lo largo de las calles de la ciudad

Cuenca. Una pequeña imagen del Niño Jesús se volvió el mejor regalo para Rosamaría Pulla. Desde 1988, su devoción fue creciendo a tal magnitud que en cada viaje que hace a los Estados Unidos lleva en su bolso a su “Niñito”.

Ese fue el motivo principal para que le pusiera el nombre de Niño Migrante. “Además para que bendiga a todos los migrantes ecuatorianos”, afirma.
Pulla es la gerente propietaria de radio La Voz del Río Tarqui, a donde cada día cientos de compatriotas llaman y envían saludos desde el extranjero.


 Devoción


Debido a la fe que siente por su “Niñito” y por los dones que le ha brindado, Pulla decidió agradecerle. Por tal motivo organizará el pase del Niño Migrante el 31 de enero. Es la primera vez que se efectuará, aunque según ella, “eso no es nada en comparación con los favores recibidos”.


En su casa en Nueva York, donde actualmente permanece, levantó un pequeño altar para la imagen. El tamaño pequeño del Niño Migrante ayuda a que Pulla pueda llevarlo en su cartera cuando sale de casa. Incluso cuenta que en los aeropuertos gente extraña se queda sorprendida al observar cómo cuida a la imagen religiosa.


“Yo solo digo es mi niño y me quedan viendo raro, pero igual me lo dejan ahí”. En su casa en la Gran Manzana, familiares y conocidos llegan a ver a la imagen, dicen que es milagrosa…


Ahora Pulla, se alista para regresar mañana en compañía del Niño Migrante, debe preparar todo para el pase. “Desde 1988, 40 veces he salido de viaje con mi niño”.


 Organización


Mientras tanto en la radio la publicidad del “Gran Pase del Niño Migrante”, ya ha causado expectativa. Grupos de El Valle, Tarqui, Gullanzhapa, entre otras localidades confirmaron su presencia en el acto. Es más, participarán con danzas y sainetes. 


Manuel Peñafiel, director administrativo de la radio, dice muchos se sienten identificados con el “Niño”, pues tienen familia que reside en el extranjero y va a pedir su bienestar.


Ese mismo motivo ha hecho que los compatriotas desde diversas ciudades de Estados Unidos envíen mensajes de felicitaciones y de agradecimiento a la radio. Para Peñafiel eso es gratificante, “se sienten conectados con lo que pasa en su tierra natal”.


El viernes 30 se desarrollará la velación en honor al Niño Migrante en las afueras de la radio La Voz del Río Tarqui, calle Manuel Vega. El 31 de enero a las 09:00 saldrá el pase del Niño Migrante y recorrerá la calle Presidente Córdova, Padre Aguirre. Llegará al Parque de las Flores y en la iglesia de El Carmen se efectuará una misa. Luego, saldrá por la calle Sucre hasta la avenida Huayna Capac y subirá por la Honorato Vásquez, para ingresar a la calle Manuel Vega. Ahí, en las afueras de la radio, se dará un homenaje a los niños.


Según Rosamaria Pulla esperan instaurar cada 31 de enero el pase del Niño Migrante. Lo hacen en esta fecha porque en diciembre es la fecha del Niño Viajero. (AV)

Una imagen venerada por los migrantes

Cuenca. Una pequeña imagen del Niño Jesús se volvió el mejor regalo para Rosamaría Pulla. Desde 1988, su devoción fue creciendo a tal magnitud que en cada viaje que hace a los Estados Unidos lleva en su bolso a su “Niñito”.

Ese fue el motivo principal para que le pusiera el nombre de Niño Migrante. “Además para que bendiga a todos los migrantes ecuatorianos”, afirma.
Pulla es la gerente propietaria de radio La Voz del Río Tarqui, a donde cada día cientos de compatriotas llaman y envían saludos desde el extranjero.


 Devoción


Debido a la fe que siente por su “Niñito” y por los dones que le ha brindado, Pulla decidió agradecerle. Por tal motivo organizará el pase del Niño Migrante el 31 de enero. Es la primera vez que se efectuará, aunque según ella, “eso no es nada en comparación con los favores recibidos”.


En su casa en Nueva York, donde actualmente permanece, levantó un pequeño altar para la imagen. El tamaño pequeño del Niño Migrante ayuda a que Pulla pueda llevarlo en su cartera cuando sale de casa. Incluso cuenta que en los aeropuertos gente extraña se queda sorprendida al observar cómo cuida a la imagen religiosa.


“Yo solo digo es mi niño y me quedan viendo raro, pero igual me lo dejan ahí”. En su casa en la Gran Manzana, familiares y conocidos llegan a ver a la imagen, dicen que es milagrosa…


Ahora Pulla, se alista para regresar mañana en compañía del Niño Migrante, debe preparar todo para el pase. “Desde 1988, 40 veces he salido de viaje con mi niño”.


 Organización


Mientras tanto en la radio la publicidad del “Gran Pase del Niño Migrante”, ya ha causado expectativa. Grupos de El Valle, Tarqui, Gullanzhapa, entre otras localidades confirmaron su presencia en el acto. Es más, participarán con danzas y sainetes. 


Manuel Peñafiel, director administrativo de la radio, dice muchos se sienten identificados con el “Niño”, pues tienen familia que reside en el extranjero y va a pedir su bienestar.


Ese mismo motivo ha hecho que los compatriotas desde diversas ciudades de Estados Unidos envíen mensajes de felicitaciones y de agradecimiento a la radio. Para Peñafiel eso es gratificante, “se sienten conectados con lo que pasa en su tierra natal”.


El viernes 30 se desarrollará la velación en honor al Niño Migrante en las afueras de la radio La Voz del Río Tarqui, calle Manuel Vega. El 31 de enero a las 09:00 saldrá el pase del Niño Migrante y recorrerá la calle Presidente Córdova, Padre Aguirre. Llegará al Parque de las Flores y en la iglesia de El Carmen se efectuará una misa. Luego, saldrá por la calle Sucre hasta la avenida Huayna Capac y subirá por la Honorato Vásquez, para ingresar a la calle Manuel Vega. Ahí, en las afueras de la radio, se dará un homenaje a los niños.


Según Rosamaria Pulla esperan instaurar cada 31 de enero el pase del Niño Migrante. Lo hacen en esta fecha porque en diciembre es la fecha del Niño Viajero. (AV)