Tradicionales arrullos se recopilan en un disco

Foto cortesía.

Los cánticos son interpretados los miembros de ‘Rescate Cultural’, el último grupo de arrulleros de la parroquia rural de Lagarto, de la provincia de  Esmeraldas. Los arrullos manifiestan un canto en copla responsorial a lo divino, a la Virgen, a Jesús, a los santos, a la naturaleza y a lo humano.

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Los tradicionales arrullos esmeraldeños, esas tonadas afroecuatorianas que suenan en la época de Navidad en honor al Niño Dios, se han recopilado en el disco ‘Nosotros los lagarteños’, que incluye 12 temas.
 Los cánticos son interpretados por nueve mujeres y hombres adultos mayores que integran ‘Rescate Cultural’, el último grupo de arrulleros de la parroquia rural de Lagarto en la provincia de Esmeraldas.
Ellos eligieron este nombre para su agrupación hace cuatro años, porque quieren que “este saber ancestral, que aprendido de sus padres y estos a la vez de los suyos, no se pierda”, explicó la gestora cultural Gio Valdivieso Latorre.
“‘Nosotros los lagarteños’ es un disco musical con 12 temas  grabados in situ con un repertorio de temas propios de los arrulleros y otros que son parte de la tradición musical de Esmeraldas”, agregó.
Los arrullos manifiestan un canto en copla responsorial a lo divino, a la Virgen, a Jesús, a los santos, a la naturaleza y a lo humano. Conjugan la espiritualidad con las experiencias vivenciales, revelando así, una fusión entre el mundo terrenal, la imaginación y el mundo de la tradición religiosa.
Los arrullos al Niño Dios  se entonan  la noche del 24 de diciembre para amanecer 25 y son considerados una especie de villancicos del pueblo afro.
Lo cantores tienen el acompañamiento de instrumentos de percusión tradicionales de la cultura negra de Esmeraldas, como los bombos, los cununos y el guasá, que por lo general son entonados por hombres, mientras que las cantoras tocan con arte una maraca.
Esta costumbre es parte de la oralidad del pueblo afroesmeraldeño y trata de ser conservada por  los cantores  constituidas en guardianes de la tradición.
Historia
En la cosmovisión afroesmeraldeña, el sincretismo religioso y la interpretación musical ocupan un lugar muy importante.
Linver Nazareno, conocido como ‘El Decimero de Muisne’, es un estudioso de la historia a partir de la oralidad.
“El arrullo en sí, nace hace muchos años, es un canto de adoración, nuestros ancestros le cantaban a sus dioses, a la luna, a la tierra, a la naturaleza y luego viene esta influencia religiosa, la famosa cruzada que hizo el cura Mera, que es una de las que se tiene conocida acá en el litoral pacífico, que vino botando marimbas y todos los intentos que hizo la iglesia por evangelizar la provincia de Esmeraldas”, señala Nazareno en una de sus publicaciones.
En la ‘Enciclopedia del saber afroecuatoriano’ se cuenta que en 1923 los Jesuitas a través del padre Manuel Reyes, emprenden una misión evangelizadora, entre las cuales el cura Mera fue el más conocido. Fue el encargado de utilizar los cantos tradicionales de arrullo y las décimas, para celebrar las fiestas católicas. Haciendo que los versos sean creados en relación a la vida de los santos. En cuanto al sincretismo religioso y la interpretación musical, estos cantos no perdieron su espíritu africano en la instrumentación de bombos, cununos y guasás que se mantiene, así como sus ritmos tanto bambuquiaos y bundeaos.
Los cantores tienen un repertorio para cada uno de sus santos. El cantador que arrulla introduce el tema y le responde el coro de asistentes al arrullo. (F)
‘Rescate Cultural’ es el último grupo de arrulleros de la parroquia rural de Lagarto en la provincia de Esmeraldas.
tradición. Los arrullos son un canto en copla responsorial a lo divino; a la virgen, a Jesús, a los santos, a lo fantástico, a la naturaleza y a lo humano.
música. Las composiciones de ‘Rescate Cultural’ presentan dos ritmos sonoros predominantes: El arrullo bambuquiao y el bunde.
instrumentos. Los cantos se acompañan con instrumentos  de percusión tradicionales de la cultura negra, como los bombos, los cununos y el guasá.
Ellos eligieron el nombre de ‘Rescate Cultural’ para que el saber no se pierda”.
Gio Valdivieso
Gestora cultural
Es un canto de adoración de  los  ancestros y luego vino la religión”.
Linver Nazareno
Investigador
Los arrullos son cantos que se entonan  la noche
del 24 de diciembre y son considerados como villancicos.
Esta costumbre es parte de la tradición oral del pueblo
afro y trata de ser conservada por  los cantores.
12
temas incluye el disco titulado ‘Nosotros los lagarteños’.

Tradicionales arrullos se recopilan en un disco

Foto cortesía.

Los cánticos son interpretados los miembros de ‘Rescate Cultural’, el último grupo de arrulleros de la parroquia rural de Lagarto, de la provincia de  Esmeraldas. Los arrullos manifiestan un canto en copla responsorial a lo divino, a la Virgen, a Jesús, a los santos, a la naturaleza y a lo humano.

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Los tradicionales arrullos esmeraldeños, esas tonadas afroecuatorianas que suenan en la época de Navidad en honor al Niño Dios, se han recopilado en el disco ‘Nosotros los lagarteños’, que incluye 12 temas.
 Los cánticos son interpretados por nueve mujeres y hombres adultos mayores que integran ‘Rescate Cultural’, el último grupo de arrulleros de la parroquia rural de Lagarto en la provincia de Esmeraldas.
Ellos eligieron este nombre para su agrupación hace cuatro años, porque quieren que “este saber ancestral, que aprendido de sus padres y estos a la vez de los suyos, no se pierda”, explicó la gestora cultural Gio Valdivieso Latorre.
“‘Nosotros los lagarteños’ es un disco musical con 12 temas  grabados in situ con un repertorio de temas propios de los arrulleros y otros que son parte de la tradición musical de Esmeraldas”, agregó.
Los arrullos manifiestan un canto en copla responsorial a lo divino, a la Virgen, a Jesús, a los santos, a la naturaleza y a lo humano. Conjugan la espiritualidad con las experiencias vivenciales, revelando así, una fusión entre el mundo terrenal, la imaginación y el mundo de la tradición religiosa.
Los arrullos al Niño Dios  se entonan  la noche del 24 de diciembre para amanecer 25 y son considerados una especie de villancicos del pueblo afro.
Lo cantores tienen el acompañamiento de instrumentos de percusión tradicionales de la cultura negra de Esmeraldas, como los bombos, los cununos y el guasá, que por lo general son entonados por hombres, mientras que las cantoras tocan con arte una maraca.
Esta costumbre es parte de la oralidad del pueblo afroesmeraldeño y trata de ser conservada por  los cantores  constituidas en guardianes de la tradición.
Historia
En la cosmovisión afroesmeraldeña, el sincretismo religioso y la interpretación musical ocupan un lugar muy importante.
Linver Nazareno, conocido como ‘El Decimero de Muisne’, es un estudioso de la historia a partir de la oralidad.
“El arrullo en sí, nace hace muchos años, es un canto de adoración, nuestros ancestros le cantaban a sus dioses, a la luna, a la tierra, a la naturaleza y luego viene esta influencia religiosa, la famosa cruzada que hizo el cura Mera, que es una de las que se tiene conocida acá en el litoral pacífico, que vino botando marimbas y todos los intentos que hizo la iglesia por evangelizar la provincia de Esmeraldas”, señala Nazareno en una de sus publicaciones.
En la ‘Enciclopedia del saber afroecuatoriano’ se cuenta que en 1923 los Jesuitas a través del padre Manuel Reyes, emprenden una misión evangelizadora, entre las cuales el cura Mera fue el más conocido. Fue el encargado de utilizar los cantos tradicionales de arrullo y las décimas, para celebrar las fiestas católicas. Haciendo que los versos sean creados en relación a la vida de los santos. En cuanto al sincretismo religioso y la interpretación musical, estos cantos no perdieron su espíritu africano en la instrumentación de bombos, cununos y guasás que se mantiene, así como sus ritmos tanto bambuquiaos y bundeaos.
Los cantores tienen un repertorio para cada uno de sus santos. El cantador que arrulla introduce el tema y le responde el coro de asistentes al arrullo. (F)
‘Rescate Cultural’ es el último grupo de arrulleros de la parroquia rural de Lagarto en la provincia de Esmeraldas.
tradición. Los arrullos son un canto en copla responsorial a lo divino; a la virgen, a Jesús, a los santos, a lo fantástico, a la naturaleza y a lo humano.
música. Las composiciones de ‘Rescate Cultural’ presentan dos ritmos sonoros predominantes: El arrullo bambuquiao y el bunde.
instrumentos. Los cantos se acompañan con instrumentos  de percusión tradicionales de la cultura negra, como los bombos, los cununos y el guasá.
Ellos eligieron el nombre de ‘Rescate Cultural’ para que el saber no se pierda”.
Gio Valdivieso
Gestora cultural
Es un canto de adoración de  los  ancestros y luego vino la religión”.
Linver Nazareno
Investigador
Los arrullos son cantos que se entonan  la noche
del 24 de diciembre y son considerados como villancicos.
Esta costumbre es parte de la tradición oral del pueblo
afro y trata de ser conservada por  los cantores.
12
temas incluye el disco titulado ‘Nosotros los lagarteños’.