Tomebamba, ciudad concebida a semejanza del Cusco

Los incas, al fundar la antigua Tomebamba en el asentamiento cañari de Guapondelig, lo hicieron guiados por su cosmovisión y motivados por la similitud en la geografía sagrada con su tierra natal. Sitios como El Salado, Pumapungo y Monay reflejan además las toponimias que se reproducen.

Cuando los incas llegaron a territorio ecuatoriano procedentes del Cusco, observaron una similitud con la Geografía Sagrada de su tierra natal. Así, al fundar la otrora Tomebamba replicaron ciudades, templos, ceques y huacas de la capital imperial.

En la época prehispánica, la geografía era sagrada: los cerros, las lagunas, la tierra, todo lo que les rodeaba era venerado, protegido y considerado.

El investigador Hernán Loyola (+) en su libro ‘Geografía Sagrada: Arqueoastronomía de Pumapungo- Guapondelig, señala que los asentamientos pre incas estaban integrados por núcleos familiares alrededor de un régulo; por tanto, fueron los incas, particularmente Túpac Yupanqui y Huayna Cápac, quienes diseñaron la ciudad real a semejanza del Cusco.

“El Cusco recuestase en el Collcampata; y Tomebamba o sea en la Cuenca actual, reclinase igualmente en la Colina del Cullca”, cita el investigador.

Asimismo, detalla que el Cusco mira a sus pies al arroyuelo llamado Huatanay; en Tomebamba se denomina Huataná al arroyo que atraviesa la ciudad. El primero nace en Collcampata; el segundo, conocido por ‘El Gallizano’, tiene su origen en Cullca.

Lugares
El arqueólogo Wladimir Galarza, quien ha efectuado investigaciones sobre Geografía Sagrada, explica que cuando vienen los incas a Tomebamba se basan en condicionantes rituales, espirituales y en elementos orográficos que les llamaron la atención para reproducir su natal Cusco.

Galarza cita los estudios del padre Jesús Arriaga, que en su libro ‘Apuntes de Arqueología Cañar’, compara la toponimia del Cusco y de Tomebamba y sostiene que se reprodujo notablemente.

“En el Cusco hay el Barrio del Cachi, que en kichwa significa ‘salado’ y aquí en Cuenca (...) existe el topónimo, pero ya castellanizado el barrio ‘El Salado’”, indica Galarza.

En el Cusco existe el barrio Monaycenca y aquí tenemos el barrio de Monay, vocablo que significa ‘amor’, ‘cariño’, ‘ternura’.
En el Cusco se levanta Puma-urco y Puma-chupan; en Tomebamba el celebérrimo Pumapungo, en el que se asentaron los palacios reales. Además está la meseta de Casapata, que en Tomebamba es la de Cashapata, que por el sur se prolonga hasta Yanuncay.

Cerros
Asimismo el Cusco y Tomebamba guardan similitud en el sistema de ceques, aquellas líneas imaginarias que partían desde el Coricancha y se dirigían hacia cada huaca, cerro.

Los ceques estaban destinados a observatorios astronómicos, estratégicamente ubicados para marcas las salidas y puestas del sol, así como los solsticios y equinoccios. El sistema de ceques del Cusco se replicó también en Pumapungo. Esto en base a precisas y minuciosas observaciones y cálculos astronómicos.

Hernán Loyola asegura en sus investigaciones que desde el centro ceremonial Pumapungo, se podía observar las principales huacas o ceques andinos, con un origen astral-mítico, similar a los del Cusco.

Según el arqueólogo Galarza, Cusco tuvo su dios tutelar o Huanacauri y los incas vieron dos Huanacauris en Tomebamba, uno detrás de Turi, hoy conocido como Boquerón y otro en las cercanías de Paccha, conocido como Gualgualzhumi”.

Al Boquerón se le conoció antiguamente con el nombre de ‘Cusco Ayllu’: Cusco, antiguo lugar de asentamiento inca y ayllu, familia, el núcleo de la organización social de los incas.

Las crónicas españolas y la mitología andina indican que el Huanacauri constituye la huaca y oráculo más importante de la cultura incaica. ‘Huanacauri’, en kichwa significa arco iris. (F)

La Geografía Sagrada y el conocimiento ancestral de la astronomía

El conocimiento astronómico que desarrollaron las civilizaciones ancestrales les permitió establecer lugares para edificar, esto está ligado a la ‘Geografía Sagrada Andina’. El arqueólogo Wladimir Galarza indica que “un estudio del Pumapungo, desde el punto de vista de los ceques o huacas perimetrales articulados al Curicancha, revela que es uno de los asentamientos incásicos, cañari e inca, más importantes”.

El antropólogo Hugo Burgos en su libro ‘Santuario de Tomebamba’, refiere que “hablar de Geografía Sagrada es asistir al diálogo del hombre prehispánico con las fuerzas atmosféricas”. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tomebamba, ciudad concebida a semejanza del Cusco

Los incas, al fundar la antigua Tomebamba en el asentamiento cañari de Guapondelig, lo hicieron guiados por su cosmovisión y motivados por la similitud en la geografía sagrada con su tierra natal. Sitios como El Salado, Pumapungo y Monay reflejan además las toponimias que se reproducen.

Cuando los incas llegaron a territorio ecuatoriano procedentes del Cusco, observaron una similitud con la Geografía Sagrada de su tierra natal. Así, al fundar la otrora Tomebamba replicaron ciudades, templos, ceques y huacas de la capital imperial.

En la época prehispánica, la geografía era sagrada: los cerros, las lagunas, la tierra, todo lo que les rodeaba era venerado, protegido y considerado.

El investigador Hernán Loyola (+) en su libro ‘Geografía Sagrada: Arqueoastronomía de Pumapungo- Guapondelig, señala que los asentamientos pre incas estaban integrados por núcleos familiares alrededor de un régulo; por tanto, fueron los incas, particularmente Túpac Yupanqui y Huayna Cápac, quienes diseñaron la ciudad real a semejanza del Cusco.

“El Cusco recuestase en el Collcampata; y Tomebamba o sea en la Cuenca actual, reclinase igualmente en la Colina del Cullca”, cita el investigador.

Asimismo, detalla que el Cusco mira a sus pies al arroyuelo llamado Huatanay; en Tomebamba se denomina Huataná al arroyo que atraviesa la ciudad. El primero nace en Collcampata; el segundo, conocido por ‘El Gallizano’, tiene su origen en Cullca.

Lugares
El arqueólogo Wladimir Galarza, quien ha efectuado investigaciones sobre Geografía Sagrada, explica que cuando vienen los incas a Tomebamba se basan en condicionantes rituales, espirituales y en elementos orográficos que les llamaron la atención para reproducir su natal Cusco.

Galarza cita los estudios del padre Jesús Arriaga, que en su libro ‘Apuntes de Arqueología Cañar’, compara la toponimia del Cusco y de Tomebamba y sostiene que se reprodujo notablemente.

“En el Cusco hay el Barrio del Cachi, que en kichwa significa ‘salado’ y aquí en Cuenca (...) existe el topónimo, pero ya castellanizado el barrio ‘El Salado’”, indica Galarza.

En el Cusco existe el barrio Monaycenca y aquí tenemos el barrio de Monay, vocablo que significa ‘amor’, ‘cariño’, ‘ternura’.
En el Cusco se levanta Puma-urco y Puma-chupan; en Tomebamba el celebérrimo Pumapungo, en el que se asentaron los palacios reales. Además está la meseta de Casapata, que en Tomebamba es la de Cashapata, que por el sur se prolonga hasta Yanuncay.

Cerros
Asimismo el Cusco y Tomebamba guardan similitud en el sistema de ceques, aquellas líneas imaginarias que partían desde el Coricancha y se dirigían hacia cada huaca, cerro.

Los ceques estaban destinados a observatorios astronómicos, estratégicamente ubicados para marcas las salidas y puestas del sol, así como los solsticios y equinoccios. El sistema de ceques del Cusco se replicó también en Pumapungo. Esto en base a precisas y minuciosas observaciones y cálculos astronómicos.

Hernán Loyola asegura en sus investigaciones que desde el centro ceremonial Pumapungo, se podía observar las principales huacas o ceques andinos, con un origen astral-mítico, similar a los del Cusco.

Según el arqueólogo Galarza, Cusco tuvo su dios tutelar o Huanacauri y los incas vieron dos Huanacauris en Tomebamba, uno detrás de Turi, hoy conocido como Boquerón y otro en las cercanías de Paccha, conocido como Gualgualzhumi”.

Al Boquerón se le conoció antiguamente con el nombre de ‘Cusco Ayllu’: Cusco, antiguo lugar de asentamiento inca y ayllu, familia, el núcleo de la organización social de los incas.

Las crónicas españolas y la mitología andina indican que el Huanacauri constituye la huaca y oráculo más importante de la cultura incaica. ‘Huanacauri’, en kichwa significa arco iris. (F)

La Geografía Sagrada y el conocimiento ancestral de la astronomía

El conocimiento astronómico que desarrollaron las civilizaciones ancestrales les permitió establecer lugares para edificar, esto está ligado a la ‘Geografía Sagrada Andina’. El arqueólogo Wladimir Galarza indica que “un estudio del Pumapungo, desde el punto de vista de los ceques o huacas perimetrales articulados al Curicancha, revela que es uno de los asentamientos incásicos, cañari e inca, más importantes”.

El antropólogo Hugo Burgos en su libro ‘Santuario de Tomebamba’, refiere que “hablar de Geografía Sagrada es asistir al diálogo del hombre prehispánico con las fuerzas atmosféricas”. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.