Tesoros del legado ancestral

El Museo de las Culturas Aborígenes alberga 15.000 piezas arqueológicas, de las cuales 5.000 están en exposición y 10.000 en reserva, las últimas pueden ser visitadas, pero con una cita previa. El local se sitúa en la Calle Larga y Mariano Cueva, en Cuenca.

En Cuenca, el Museo de las Culturas Aborígenes se ha convertido en un sitio didáctico, pero también muestra una recopilación, como colección particular, de la arqueología ecuatoriana.
El museo tuvo sus orígenes en los años 70. Las primeras piezas que reposan en este espacio situado en la Calle Larga fueron adquiridas por los esposos Cordero López, en Esmeraldas, sede de la famosa cultura La Tolita.


Actualmente, el museo cuenta con 15.000 piezas, 5.000 en exposición y 10.000 en reserva.
Este museo fue creado por Juan Cordero Íñiguez, exministro de Educación, catedrático universitario, historiador, cronista de Cuenca, entre otros cargos, quien la mayor parte de su vida se ha dedicado al estudio y a la colección de testimonios materiales de distintas regiones del hoy Ecuador, en sus fases históricas hasta la Colonia.


Las salas
Al ingresar  por la sala de lítica, se pude encontrar evidencias del periodo Paleoindio, el del poblamiento de América y del Ecuador; de las etapas de la cacería y la recolección.
Pero hay también objetos de piedra tallada y pulida en distintos momentos del paleolítico y del neolítico, en tiempos más cercanos: puntas de flecha, azadones, hachas, esculturas zoomorfas y antropomorfas, litófonos y enceres a los que llamaríamos suntuarios: collares y espejos de obsidiana, como señala una publicación del Ministerio de Turismo.


En una siguiente sala están los vestigios de las culturas protoagrícolas y alfareras (3.500 a 500 a.C.) o del Formativo.
Hay que destacar el conjunto proveniente de la Cultura Valdivia, la representación de las famosas Venus, presuntos exvotos ligados a la fecundidad, que empiezan tallándose en piedra y acaban generalizándose en cerámica.


Se encuentra, asimismo, un grupo de enceres de la cultura Machalilla que son muy raros en todo el país.
La sección ‘La Piedra, Su Uso Funcional, Ritual y Artístico’, ofrece una visita temática y no se debe buscar datos cronológicos o regionales -con excepción de lo paleolítico que tiene diferente tratamiento-.
Las esculturas humanas y de animales, generalmente de pequeñas dimensiones, se exhiben en varias vitrinas. Van desde el realismo hasta la estilización.
La cultura del Período Formativo: 4000 a.C -500 a.C. se caracteriza por la sedentarización en pequeños núcleos urbanos, la horticultura, la agricultura y un temprano descubrimiento del maíz.
Las culturas menos investigadas del Ecuador tienen una sección con  urnas funerarias de la cultura Milagro-Quevedo, se observan dos para personas mayores y dos para niños. (F)

Tesoros del legado ancestral

En Cuenca, el Museo de las Culturas Aborígenes se ha convertido en un sitio didáctico, pero también muestra una recopilación, como colección particular, de la arqueología ecuatoriana.
El museo tuvo sus orígenes en los años 70. Las primeras piezas que reposan en este espacio situado en la Calle Larga fueron adquiridas por los esposos Cordero López, en Esmeraldas, sede de la famosa cultura La Tolita.


Actualmente, el museo cuenta con 15.000 piezas, 5.000 en exposición y 10.000 en reserva.
Este museo fue creado por Juan Cordero Íñiguez, exministro de Educación, catedrático universitario, historiador, cronista de Cuenca, entre otros cargos, quien la mayor parte de su vida se ha dedicado al estudio y a la colección de testimonios materiales de distintas regiones del hoy Ecuador, en sus fases históricas hasta la Colonia.


Las salas
Al ingresar  por la sala de lítica, se pude encontrar evidencias del periodo Paleoindio, el del poblamiento de América y del Ecuador; de las etapas de la cacería y la recolección.
Pero hay también objetos de piedra tallada y pulida en distintos momentos del paleolítico y del neolítico, en tiempos más cercanos: puntas de flecha, azadones, hachas, esculturas zoomorfas y antropomorfas, litófonos y enceres a los que llamaríamos suntuarios: collares y espejos de obsidiana, como señala una publicación del Ministerio de Turismo.


En una siguiente sala están los vestigios de las culturas protoagrícolas y alfareras (3.500 a 500 a.C.) o del Formativo.
Hay que destacar el conjunto proveniente de la Cultura Valdivia, la representación de las famosas Venus, presuntos exvotos ligados a la fecundidad, que empiezan tallándose en piedra y acaban generalizándose en cerámica.


Se encuentra, asimismo, un grupo de enceres de la cultura Machalilla que son muy raros en todo el país.
La sección ‘La Piedra, Su Uso Funcional, Ritual y Artístico’, ofrece una visita temática y no se debe buscar datos cronológicos o regionales -con excepción de lo paleolítico que tiene diferente tratamiento-.
Las esculturas humanas y de animales, generalmente de pequeñas dimensiones, se exhiben en varias vitrinas. Van desde el realismo hasta la estilización.
La cultura del Período Formativo: 4000 a.C -500 a.C. se caracteriza por la sedentarización en pequeños núcleos urbanos, la horticultura, la agricultura y un temprano descubrimiento del maíz.
Las culturas menos investigadas del Ecuador tienen una sección con  urnas funerarias de la cultura Milagro-Quevedo, se observan dos para personas mayores y dos para niños. (F)