Obra permite experimentar el teatro sin usar la mirada

Disfrutar de la música, los sabores, las texturas, los cambios de tonalidad explorando todos los sentidos, excepto la vista, es la propuesta de la compañía Empacho Teatro a Ciegas que hoy presentará la última función de la obra  ‘Avilé legomiá’ o ‘Presencia Gitana’ en República Sur.


Brenda Rosencovich y María Agustina Muñoz directoras de la puesta en escena dan la bienvenida a los asistentes y las directrices,  quien va a la función debe usar una antifaz hasta el final y, lo más importante, “no espiar porque se pierde la magia”, dice María Agustina.


Una vez que todos tienen puesta la venda en los ojos inicia el recorrido, el nerviosismo invade a los asistentes, caminan despacio y temerosos de no caer o chocar con algo.


Como el jardín de infantes, se hace una fila guiada por  los integrantes de la compañía, al ingresar a una habitación empieza a sonar música gitana, algunos se asustan y de a poco se aclimatan al ambiente, de pronto una voz al oído les piden que se sienten en una especie de colchonetas en el piso e inicia la obra.
La participación de los asistentes es activa: comen, beben, bailan, según las escenas que se desarrollan. De apoco el miedo a caer se va y todos participan de obra.


“Me imaginé el escenario de cada parte: la cocina, la fiesta. No ver me permitió explorar más allá, siento que cada uno de los que vinimos tuvimos un concepto personal de los personajes”, relata Mercedes Auquilla, una de las personas que asistió.
Detalles


La obra ‘Avilé legomiá’ o ‘Presencia Gitana’ surge a partir de una investigación realizada en el barrio San Nicolás, en la ciudad argentina de Córdoba. Busca estimular los sentidos, cuenta Sebastián Velázquez. “La trama cuenta la historia de Mariana Traico, una mujer de origen criollo que se convierte en gitana por obligación, y en vano intenta pertenecer a una comunidad donde no es aceptada”, detalla.  
Esta obra lleva cinco años en escena y se ha presentado en Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Bolivia, Perú y ahora está por primera vez en Ecuador y en Cuenca.


“Es una propuesta del arte escénico en la cual, por medio de un antifaz que cubre completamente los ojos, dejamos por un rato de lado la vista, para acompañar a los protagonistas de la ficción teatral, con todos los demás sentidos a flor de piel. Descubriremos aromas, gustos, sonidos, formas y texturas, sin ver absolutamente nada”, detalla Velázquez.


Hoy es la última función a las 18:00. Los asistentes deben llegar con 10 minutos de anticipación para las indicaciones. (I)

Obra permite experimentar el teatro sin usar la mirada

Disfrutar de la música, los sabores, las texturas, los cambios de tonalidad explorando todos los sentidos, excepto la vista, es la propuesta de la compañía Empacho Teatro a Ciegas que hoy presentará la última función de la obra  ‘Avilé legomiá’ o ‘Presencia Gitana’ en República Sur.


Brenda Rosencovich y María Agustina Muñoz directoras de la puesta en escena dan la bienvenida a los asistentes y las directrices,  quien va a la función debe usar una antifaz hasta el final y, lo más importante, “no espiar porque se pierde la magia”, dice María Agustina.


Una vez que todos tienen puesta la venda en los ojos inicia el recorrido, el nerviosismo invade a los asistentes, caminan despacio y temerosos de no caer o chocar con algo.


Como el jardín de infantes, se hace una fila guiada por  los integrantes de la compañía, al ingresar a una habitación empieza a sonar música gitana, algunos se asustan y de a poco se aclimatan al ambiente, de pronto una voz al oído les piden que se sienten en una especie de colchonetas en el piso e inicia la obra.
La participación de los asistentes es activa: comen, beben, bailan, según las escenas que se desarrollan. De apoco el miedo a caer se va y todos participan de obra.


“Me imaginé el escenario de cada parte: la cocina, la fiesta. No ver me permitió explorar más allá, siento que cada uno de los que vinimos tuvimos un concepto personal de los personajes”, relata Mercedes Auquilla, una de las personas que asistió.
Detalles


La obra ‘Avilé legomiá’ o ‘Presencia Gitana’ surge a partir de una investigación realizada en el barrio San Nicolás, en la ciudad argentina de Córdoba. Busca estimular los sentidos, cuenta Sebastián Velázquez. “La trama cuenta la historia de Mariana Traico, una mujer de origen criollo que se convierte en gitana por obligación, y en vano intenta pertenecer a una comunidad donde no es aceptada”, detalla.  
Esta obra lleva cinco años en escena y se ha presentado en Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Bolivia, Perú y ahora está por primera vez en Ecuador y en Cuenca.


“Es una propuesta del arte escénico en la cual, por medio de un antifaz que cubre completamente los ojos, dejamos por un rato de lado la vista, para acompañar a los protagonistas de la ficción teatral, con todos los demás sentidos a flor de piel. Descubriremos aromas, gustos, sonidos, formas y texturas, sin ver absolutamente nada”, detalla Velázquez.


Hoy es la última función a las 18:00. Los asistentes deben llegar con 10 minutos de anticipación para las indicaciones. (I)