Tallado de San Antonio en vía a ser declarado patrimonio

Tradicionales y reconocidas a nivel mundial, las artesanías en madera de San Antonio de Ibarra decoran museos, capillas, catedrales y Palacios de Gobierno en países como Austria, Alemania, Bélgica, Estados Unidos, México y hasta Ciudad del Vaticano en Italia.


Este expresión artística de la cual son portadores los artesanos de esa parroquia de Imbabura está en camino a ser declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador.


Para cumplir con este objetivo el Instituto de Altos Estudios de la Universidad Técnica del Norte, UTN, se encuentra en la recopilación de información para elaborar el expediente que se prevé será entregado en enero al Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC.


“Es una investigación antropológica, histórica y cultural (…) para elevar a la lista representativa de patrimonio las técnicas y conocimientos tradicionales del tallado de la madera que se han venido transmitiendo de generación en generación”, explicó Marcelo Gómez, director del Instituto de Altos Estudios de la UTN, en una entrevista con EL TIEMPO.


Esta tarea que la UTN ha desarrollado durante este año se ha tornado compleja debido a la cantidad de obras inéditas. “Para los artesanos fue un trabajito que hicieron y está por ahí (en otros países) pero a día de hoy son obras monumentales que debieron ser sistematizadas y estamos trabajando en esa recopilación”, aseguró Gómez.


Adicionalmente, se ejecuta el levantamiento de información ‘in situ’, en un trabajo conjunto con el GAD parroquial de San Antonio y el Municipio de Ibarra con el asesoramiento del INPC y del Ministerio de Cultura, que hacen el seguimiento y validación de las metodologías, técnicas e instrumentos.


El director del Instituto de Altos Estudios de la UTN se muestra optimista en obtener el Acuerdo Ministerial que declare como patrimonio este arte, pues cumple con los tres requisitos solicitados: que la expresión cultural tenga al menos 50 años de antigüedad, contar con un Plan de Salvaguardia y tener el consentimiento libre y previo de los portadores de estos conocimientos.


El equipo de la UTN se encuentra en la última fase de investigación. De forma complementaria se vinculan dos proyectos, uno destinado a convertir a la parroquia en un pueblo-museo-galería vivo y otro para generar la marca ‘San Antonio’, a fin de que sea reconocida a nivel mundial.


Historia
La historia de San Antonio de Ibarra y su conexión con el tallado de madera data de 1868, después del terremoto que destruyó parte de la ciudad donde se encuentra este pueblo.


Entonces, varios escultores fueron contratados para restaurar las imágenes religiosas de las iglesias y capillas afectadas, entre ellos, Daniel Reyes y su familia, talladores pioneros que perfeccionaron su arte en la Escuela Quiteña.


Esta herencia pervive en San Antonio, donde los artesanos mantienen las técnicas y las plasman en sus obras de arte religioso, que se caracteriza por los detalles realistas. Con el tiempo se han incorporado otras líneas como el arte contemporáneo, costumbrista, escultura estilizada.


Cambios
La mejor época de trabajo fue la década de los 90, cuando se contabilizaron hasta 4.000 artesanos. Sin embargo, la dolarización marcó un punto de deterioro. Según un inventario de la UTN, existen al menos 1.500 artesanos que conocen y practican este arte; de ellos, 700 lo trabajan a diario a nivel local y también cumplen con pedidos en otros países. (F)

Artesanos esperan un impulso de este oficio que tiene identidad


Partiendo de la eventual declaratoria como Patrimonio Cultural Inmaterial, los talladores esperan un renacer en el oficio. “Desde que se dolarizó ha bajado la cifra de escultores, quedamos solo a quienes nos gusta realmente”, señala Pablo García, quien pide a las autoridades que haya un empoderamiento sobre esta actividad.

García, junto a sus colegas Carlos Ibujés, Roberto ‘Beto’ López, Jonnathan Castillo y Stalin Enríquez participaron en la XVII edición del Festival de Artesanías de América organizado por el CIDAP. En la escalinata que conecta la Calle Larga y el Parque de la Madre realizaron una muestra del tallado en madera. (F)

Tallado de San Antonio en vía a ser declarado patrimonio

Tradicionales y reconocidas a nivel mundial, las artesanías en madera de San Antonio de Ibarra decoran museos, capillas, catedrales y Palacios de Gobierno en países como Austria, Alemania, Bélgica, Estados Unidos, México y hasta Ciudad del Vaticano en Italia.


Este expresión artística de la cual son portadores los artesanos de esa parroquia de Imbabura está en camino a ser declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador.


Para cumplir con este objetivo el Instituto de Altos Estudios de la Universidad Técnica del Norte, UTN, se encuentra en la recopilación de información para elaborar el expediente que se prevé será entregado en enero al Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC.


“Es una investigación antropológica, histórica y cultural (…) para elevar a la lista representativa de patrimonio las técnicas y conocimientos tradicionales del tallado de la madera que se han venido transmitiendo de generación en generación”, explicó Marcelo Gómez, director del Instituto de Altos Estudios de la UTN, en una entrevista con EL TIEMPO.


Esta tarea que la UTN ha desarrollado durante este año se ha tornado compleja debido a la cantidad de obras inéditas. “Para los artesanos fue un trabajito que hicieron y está por ahí (en otros países) pero a día de hoy son obras monumentales que debieron ser sistematizadas y estamos trabajando en esa recopilación”, aseguró Gómez.


Adicionalmente, se ejecuta el levantamiento de información ‘in situ’, en un trabajo conjunto con el GAD parroquial de San Antonio y el Municipio de Ibarra con el asesoramiento del INPC y del Ministerio de Cultura, que hacen el seguimiento y validación de las metodologías, técnicas e instrumentos.


El director del Instituto de Altos Estudios de la UTN se muestra optimista en obtener el Acuerdo Ministerial que declare como patrimonio este arte, pues cumple con los tres requisitos solicitados: que la expresión cultural tenga al menos 50 años de antigüedad, contar con un Plan de Salvaguardia y tener el consentimiento libre y previo de los portadores de estos conocimientos.


El equipo de la UTN se encuentra en la última fase de investigación. De forma complementaria se vinculan dos proyectos, uno destinado a convertir a la parroquia en un pueblo-museo-galería vivo y otro para generar la marca ‘San Antonio’, a fin de que sea reconocida a nivel mundial.


Historia
La historia de San Antonio de Ibarra y su conexión con el tallado de madera data de 1868, después del terremoto que destruyó parte de la ciudad donde se encuentra este pueblo.


Entonces, varios escultores fueron contratados para restaurar las imágenes religiosas de las iglesias y capillas afectadas, entre ellos, Daniel Reyes y su familia, talladores pioneros que perfeccionaron su arte en la Escuela Quiteña.


Esta herencia pervive en San Antonio, donde los artesanos mantienen las técnicas y las plasman en sus obras de arte religioso, que se caracteriza por los detalles realistas. Con el tiempo se han incorporado otras líneas como el arte contemporáneo, costumbrista, escultura estilizada.


Cambios
La mejor época de trabajo fue la década de los 90, cuando se contabilizaron hasta 4.000 artesanos. Sin embargo, la dolarización marcó un punto de deterioro. Según un inventario de la UTN, existen al menos 1.500 artesanos que conocen y practican este arte; de ellos, 700 lo trabajan a diario a nivel local y también cumplen con pedidos en otros países. (F)

Artesanos esperan un impulso de este oficio que tiene identidad


Partiendo de la eventual declaratoria como Patrimonio Cultural Inmaterial, los talladores esperan un renacer en el oficio. “Desde que se dolarizó ha bajado la cifra de escultores, quedamos solo a quienes nos gusta realmente”, señala Pablo García, quien pide a las autoridades que haya un empoderamiento sobre esta actividad.

García, junto a sus colegas Carlos Ibujés, Roberto ‘Beto’ López, Jonnathan Castillo y Stalin Enríquez participaron en la XVII edición del Festival de Artesanías de América organizado por el CIDAP. En la escalinata que conecta la Calle Larga y el Parque de la Madre realizaron una muestra del tallado en madera. (F)