La rosca de Reyes, una tradición que se saborea

Terminó diciembre, el pavo, el pan de pascua y el chocolate fueron parte de las fiestas de  este mes; pero al inicio de un nuevo año es costumbre reunirse cada 6 de enero, con la familia, amigos y compañeros de trabajo a degustar una dulce rosca de Reyes.


En todo Ecuador y en el mundo entero, hay diferentes costumbres en torno a este delicioso pan dulce, cuya historia recuerda la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús. Con este motivo, en las panaderías y cafeterías de diversos puntos del país ya se expende este producto.


En Guayaquil, en la panadería y pastelería California, desde el 27 de diciembre se viene elaborando la rosca de Reyes, así lo confirmó el chef pastelero Germán Mendoza, quien detalla que desde esa fecha se hacen a diario más de dos mil.
Con respecto a sus ingredientes, Mendoza confiesa que el secreto está en el proceso de la masa madre, lo que mejora el sabor y la textura.


‘’La masa se debe fermentar de 12 a 24 horas; por ello, hay que llevar un control estricto. También se debe mantener en un lugar fresco entre 10 a 12 grados de temperatura’’.


En total, California tiene proyectado hacer 25 mil roscas -en 2018 solo fueron 20 mil-, que serán distribuidas en los 63 locales que tienen y su costo será de 10 dólares la de 900 gramos; y de ocho dólares la de 600 gramos.


Antonieta Jarrín, como todos los años, espera reunirse con su familia a degustar la rosca de Reyes. Dijo que es una tradición que también mantiene viva entre los amigos de su sector. ‘’Nos reunimos en la casa de alguno de los integrantes de mi familia, el año pasado fue en mi casa, pero ahora será donde mi hija en Durán. Todos colaboran trayendo algo y así es mejor compartir de todo un poco’’.


La misma opinión tiene Josefina Peñafiel, quien vive en Sauces 3, y su casa siempre es el punto de encuentro para que sus hijos y nietos acudan a comer un buen pedazo de rosca de Reyes. ‘’Hacemos chocolate para acompañar este rico pan relleno’’.
En la panadería Érick, ubicada en la avenida Plaza Dañín, se prevé vender 12.000 roscas, estas se las viene elaborando desde el 1 de enero y su distribución se extenderá hasta el 7 enero. Su costo está entre los 7 y 8 dólares.


La misma cantidad piensa elaborar pastelería Adriana y su precio es de 8,50 dólares. Hay para todos los gustos, rellenas de manjar, chocolate, crema pastelera, nutela, con café y capuchino, y decoradas con frutos secos, chispas de chocolates, higos o almendras.
Solo es cuestión de decidirse y degustar las ricas combinaciones de sabores.


Figuras de mazapán
En Quito, los locales de estos productos alistan sus vitrinas para el “desfile” de estos suculentos postres. En la panadería La Unión, se distribuye esta torta desde el 1° de enero. Uno de ellos es la panadería La Unión.
En los siete locales ubicados en el norte, centro y sur de la ciudad, se distribuye el producto desde las primeras horas del día y se siente el aroma a pan caliente.


Joselito Cobo, gerente propietario de Panadería y Pastelería La Unión, contó que el secreto del producto se encuentra en la masa de dulce especial, compuesta por leche en polvo, mantequilla y huevos. Luego de su leudo, la masa se encuentra lista para trabajar. Y se le ponen los ingredientes (manjar, fruta confitada, pasas, crema y chocolate).


Según la tradición, la rosca lleva una sorpresa. Este año, se colocarán figuras de mazapán en cada 10 unidades. Las piezas fueron elaboradas por un artesano quiteño. Este año se eligieron un Rey Mago, una estrella y un logo del establecimiento. “Las figuras son más populares en Europa. Tienen un significado que la persona que se la encuentre tiene que entregar una rosca el próximo año”.


En el establecimiento, un roscón cuesta $ 8 y alcanza para 12 personas. En promedio, cada local vende alrededor de 2.000 unidades. Verónica Rea es asidua consumidora de este postre. La mañana de este viernes llegó para comprar tres unidades para su hija Romina Larrea, que estudia en el colegio Eufrasia. “En media hora, les tengo que llevar las tortitas”, contó emocionada.


La cliente dijo que cada año compran el producto, no solo por el delicioso sabor, sino porque es parte de una costumbre de su religión católica que se celebra el Día de los Reyes. “Lo importante también es compartir entre los seres que queremos”, reiteró.


La costumbre de la rosca de reyes también ha llegado a Cuenca. En las panaderías de la ciudad, este producto se oferta a precios variados, desde cinco dólares, según la cantidad de ingredientes que tenga. Algunas llevan solo frutos secos, otras están rellenas con productos como chocolate, dulce de higos, crema pastelera. (I)

La rosca de Reyes, una tradición que se saborea

Terminó diciembre, el pavo, el pan de pascua y el chocolate fueron parte de las fiestas de  este mes; pero al inicio de un nuevo año es costumbre reunirse cada 6 de enero, con la familia, amigos y compañeros de trabajo a degustar una dulce rosca de Reyes.


En todo Ecuador y en el mundo entero, hay diferentes costumbres en torno a este delicioso pan dulce, cuya historia recuerda la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús. Con este motivo, en las panaderías y cafeterías de diversos puntos del país ya se expende este producto.


En Guayaquil, en la panadería y pastelería California, desde el 27 de diciembre se viene elaborando la rosca de Reyes, así lo confirmó el chef pastelero Germán Mendoza, quien detalla que desde esa fecha se hacen a diario más de dos mil.
Con respecto a sus ingredientes, Mendoza confiesa que el secreto está en el proceso de la masa madre, lo que mejora el sabor y la textura.


‘’La masa se debe fermentar de 12 a 24 horas; por ello, hay que llevar un control estricto. También se debe mantener en un lugar fresco entre 10 a 12 grados de temperatura’’.


En total, California tiene proyectado hacer 25 mil roscas -en 2018 solo fueron 20 mil-, que serán distribuidas en los 63 locales que tienen y su costo será de 10 dólares la de 900 gramos; y de ocho dólares la de 600 gramos.


Antonieta Jarrín, como todos los años, espera reunirse con su familia a degustar la rosca de Reyes. Dijo que es una tradición que también mantiene viva entre los amigos de su sector. ‘’Nos reunimos en la casa de alguno de los integrantes de mi familia, el año pasado fue en mi casa, pero ahora será donde mi hija en Durán. Todos colaboran trayendo algo y así es mejor compartir de todo un poco’’.


La misma opinión tiene Josefina Peñafiel, quien vive en Sauces 3, y su casa siempre es el punto de encuentro para que sus hijos y nietos acudan a comer un buen pedazo de rosca de Reyes. ‘’Hacemos chocolate para acompañar este rico pan relleno’’.
En la panadería Érick, ubicada en la avenida Plaza Dañín, se prevé vender 12.000 roscas, estas se las viene elaborando desde el 1 de enero y su distribución se extenderá hasta el 7 enero. Su costo está entre los 7 y 8 dólares.


La misma cantidad piensa elaborar pastelería Adriana y su precio es de 8,50 dólares. Hay para todos los gustos, rellenas de manjar, chocolate, crema pastelera, nutela, con café y capuchino, y decoradas con frutos secos, chispas de chocolates, higos o almendras.
Solo es cuestión de decidirse y degustar las ricas combinaciones de sabores.


Figuras de mazapán
En Quito, los locales de estos productos alistan sus vitrinas para el “desfile” de estos suculentos postres. En la panadería La Unión, se distribuye esta torta desde el 1° de enero. Uno de ellos es la panadería La Unión.
En los siete locales ubicados en el norte, centro y sur de la ciudad, se distribuye el producto desde las primeras horas del día y se siente el aroma a pan caliente.


Joselito Cobo, gerente propietario de Panadería y Pastelería La Unión, contó que el secreto del producto se encuentra en la masa de dulce especial, compuesta por leche en polvo, mantequilla y huevos. Luego de su leudo, la masa se encuentra lista para trabajar. Y se le ponen los ingredientes (manjar, fruta confitada, pasas, crema y chocolate).


Según la tradición, la rosca lleva una sorpresa. Este año, se colocarán figuras de mazapán en cada 10 unidades. Las piezas fueron elaboradas por un artesano quiteño. Este año se eligieron un Rey Mago, una estrella y un logo del establecimiento. “Las figuras son más populares en Europa. Tienen un significado que la persona que se la encuentre tiene que entregar una rosca el próximo año”.


En el establecimiento, un roscón cuesta $ 8 y alcanza para 12 personas. En promedio, cada local vende alrededor de 2.000 unidades. Verónica Rea es asidua consumidora de este postre. La mañana de este viernes llegó para comprar tres unidades para su hija Romina Larrea, que estudia en el colegio Eufrasia. “En media hora, les tengo que llevar las tortitas”, contó emocionada.


La cliente dijo que cada año compran el producto, no solo por el delicioso sabor, sino porque es parte de una costumbre de su religión católica que se celebra el Día de los Reyes. “Lo importante también es compartir entre los seres que queremos”, reiteró.


La costumbre de la rosca de reyes también ha llegado a Cuenca. En las panaderías de la ciudad, este producto se oferta a precios variados, desde cinco dólares, según la cantidad de ingredientes que tenga. Algunas llevan solo frutos secos, otras están rellenas con productos como chocolate, dulce de higos, crema pastelera. (I)