Remigio Crespo digitaliza su archivo histórico

Los documentos de este museo de la ciudad entran en un proceso de digitalización gracias a un nuevo equipo tecnológico. El área de arqueología hace pruebas para imprimir en 3D bienes culturales.
La asistente técnica documental del Archivo Histórico del Museo Remigio Crespo Toral, Ruth Gaón, es la encargada del proceso de digitalización de los documentos.
FOTO: Fabián Campoverde S. EL TIEMPO

Los 3.000 documentos que integran el Archivo Histórico del Museo Remigio Crespo Toral entraron en proceso de digitalización gracias a la implementación tecnológica de un escáner de alta tecnología.

Con esto, los documentos como el acta de Fundación que data de 1557 y los libros de Cabildo de siglos pasados “estarán al alcance de toda la ciudadanía”, señaló René Cardoso, director del museo; antes, acceder a estos bienes patrimoniales no era sencillo por el cuidado que debía aplicarse durante su manipulación.

Ahora, el ‘Bookeye 4’ -un escáner profesional diseñado para bienes documentales históricos- escanea los bienes documentales del museo para que el acceso sea fácil, sencillo e inmediato, explicó la encargada de este proceso, la asistente técnica documental del Archivo Histórico, Ruth Gaón.

Ella detalló que entre las características que el sistema posee consta la selección de la resolución, el formato, la claridad y la nitidez del archivo digitalizado, quel es posible guardarlo en varios formatos, como .jpg y .pdf. Los archivos se almacenan en una red interna con una capacidad de almacenamiento de 16 Terabytes.

Gaón ya empezó con la digitalización de los 3.000 documentos, entre los que destacan 52 libros de Cabildo. Por ahora ya están disponibles actas desde 1838 a 1847, documentos pedidos por un investigador. La asistente técnica explicó que para obtener los documentos es necesario seguir un protocolo de seguridad, que según ella garantiza el uso de los bienes patrimoniales, por ello entre los requerimientos se detallará su uso, destino y datos del investigador. Sin embargo, aún está en creación el protocolo de seguridad.

Por ahora, se digitalizan los documentos de mayor urgencia, es decir, aquellos que por su antigüedad y estado necesiten mayor cuidado. En caso de existir urgencia por parte del investigador se dará prioridad a su búsqueda. En el futuro esperan ayudar a otras instituciones locales en estos procesos. (F)

El área de arqueología realiza pruebas para proyectos educativos

Como parte de la implementación tecnológica que lleva adelante el Museo Municipal Remigio Crespo Toral en materia de digitalización de documentos, también se equipó con una impresora 3D con la que el encargado de los bienes arquelógicos, Juan Carlos Pérez trabaja en el proyecto de la ‘maleta educativa’ que consiste en llevar muestras itinerantes a escuelas rurales de Cuenca.

Por ahora ha impreso un aríblao inca, una punta de lanza de la cultura Chobshi y una Vanus de la cultura Valdivia, que usualmente es imposible manipularlos, para que esté al alcance de la ciudadanía. Pérez señaló que la idea es imprimir las piezas más importantes de las culturas prehispánicas de la región y crear una exposición itinerante.

Pérez espera que a finales de este año el proyecto tome forma. El funcionario explicó que será imposible imprimir las 18.000 piezas arqueológicas que posee el Remigio Crespo, pero que facilitará el acercamiento con la comunidad. (F)

Remigio Crespo digitaliza su archivo histórico

La asistente técnica documental del Archivo Histórico del Museo Remigio Crespo Toral, Ruth Gaón, es la encargada del proceso de digitalización de los documentos.
FOTO: Fabián Campoverde S. EL TIEMPO

Los 3.000 documentos que integran el Archivo Histórico del Museo Remigio Crespo Toral entraron en proceso de digitalización gracias a la implementación tecnológica de un escáner de alta tecnología.

Con esto, los documentos como el acta de Fundación que data de 1557 y los libros de Cabildo de siglos pasados “estarán al alcance de toda la ciudadanía”, señaló René Cardoso, director del museo; antes, acceder a estos bienes patrimoniales no era sencillo por el cuidado que debía aplicarse durante su manipulación.

Ahora, el ‘Bookeye 4’ -un escáner profesional diseñado para bienes documentales históricos- escanea los bienes documentales del museo para que el acceso sea fácil, sencillo e inmediato, explicó la encargada de este proceso, la asistente técnica documental del Archivo Histórico, Ruth Gaón.

Ella detalló que entre las características que el sistema posee consta la selección de la resolución, el formato, la claridad y la nitidez del archivo digitalizado, quel es posible guardarlo en varios formatos, como .jpg y .pdf. Los archivos se almacenan en una red interna con una capacidad de almacenamiento de 16 Terabytes.

Gaón ya empezó con la digitalización de los 3.000 documentos, entre los que destacan 52 libros de Cabildo. Por ahora ya están disponibles actas desde 1838 a 1847, documentos pedidos por un investigador. La asistente técnica explicó que para obtener los documentos es necesario seguir un protocolo de seguridad, que según ella garantiza el uso de los bienes patrimoniales, por ello entre los requerimientos se detallará su uso, destino y datos del investigador. Sin embargo, aún está en creación el protocolo de seguridad.

Por ahora, se digitalizan los documentos de mayor urgencia, es decir, aquellos que por su antigüedad y estado necesiten mayor cuidado. En caso de existir urgencia por parte del investigador se dará prioridad a su búsqueda. En el futuro esperan ayudar a otras instituciones locales en estos procesos. (F)

El área de arqueología realiza pruebas para proyectos educativos

Como parte de la implementación tecnológica que lleva adelante el Museo Municipal Remigio Crespo Toral en materia de digitalización de documentos, también se equipó con una impresora 3D con la que el encargado de los bienes arquelógicos, Juan Carlos Pérez trabaja en el proyecto de la ‘maleta educativa’ que consiste en llevar muestras itinerantes a escuelas rurales de Cuenca.

Por ahora ha impreso un aríblao inca, una punta de lanza de la cultura Chobshi y una Vanus de la cultura Valdivia, que usualmente es imposible manipularlos, para que esté al alcance de la ciudadanía. Pérez señaló que la idea es imprimir las piezas más importantes de las culturas prehispánicas de la región y crear una exposición itinerante.

Pérez espera que a finales de este año el proyecto tome forma. El funcionario explicó que será imposible imprimir las 18.000 piezas arqueológicas que posee el Remigio Crespo, pero que facilitará el acercamiento con la comunidad. (F)