Recuperación de las ruinas arqueológicas Todos Santos

Ha concluido la primera fase de intervención en el sitio ubicado junto al museo Manuel Agustín Landívar en la Calle Larga y Manuel Vega. El objetivo es poner en valor los vestigios para fomentar la visita de turistas nacionales y extranjeros y para que la gente conozca la historia de Cuenca.
Los dos molinos de los vestigios de Todos Santos de propiedad de Martín Merchán y Rodrigo Núñez de Bonilla.

El sitio arqueológico Todos Santos ha pasado por una primera fase de recuperación que consistió en la limpieza de muros e intervención de áreas verdes, poda de árboles, jardinería y arreglo de suelos. Esto se realizó con el objetivo de adecuar el sitio para que la gente pueda visitarlo y conocer un poco de la historia que guarda, dijo el arqueólogo Jaime Idrovo, durante un recorrido efectuado ayer por el sitio.

El experto, quien es el encargado del proceso de recuperación, resaltó que se debe poner en valor estas ruinas arqueológicas, que forman parte del antiguo Tomebamba. “Todos Santos es inseparable del Pumapungo y de ahí la necesidad de que la Casa de la Cultura y a quienes corresponda, generen un debate amplio sobre el patrimonio arqueológico que no se toma en cuenta”, indicó. Asimismo, manifestó que hay una cifra que oscila entre los 30 y 50 visitantes potenciales para acudir el sitio diariamente. “Ese número podría ampliarse si vienen alumnos de las escuelas y si los mismos cuencanos lo visitan”, aseveró.

Propuestas
En cuanto a la recuperación del lugar, el arqueólogo Idrovo subrayó que se debe dar un tratamiento contemporáneo a los vestigios, por lo que se ha planteado una segunda fase de intervención para el próximo año.

En esta etapa está previsto levantar la caminería de cemento, que ha sido puesta sobre los vestigios en algunos casos y que ya está deteriorada. Se propone colocar una nueva que sea liviana, (posiblemente de madera) y sobre todo reversible, es decir, que se la pueda levantar.

Agregó que también se prevé desmontar algunos muros que se han hinchado por efectos de la lluvia y efectuar una limpieza total de las piedras. Además se propone una nueva prospección, es decir, excavaciones en la parte alta de las ruinas para conocer el funcionamiento de los canales, que no está muy claro.

Historia
Las ruinas arqueológicas de Todos Santos fueron descubiertas en 1972, durante los trabajos de excavación para construir una casa de la familia Estrella, que era propietaria del sitio. Entonces se expropió el lugar y se iniciaron los estudios cuyos resultados revelaron que los vestigios corresponden, sobre todo al periodo cañari, también hay evidencias de presencia inca y colonial.

En el lugar se observan una serie de canales, por donde pasaba agua que era utilizada para impulsar las aspas de los molinos que trituraban los granos. Estas estructuras estaban constituidas por un cuarto de piedra, donde ingresaba el canal. El primer molino data del año 1547, propiedad de Rodrigo Núñez de Bonilla, uno de los 13 españoles que conquistaron el imperio inca. (F)

LA FRASE
"Tenemos la certeza de que hay entre 30 y 50 visitantes potenciales al día”
Jaime Idrovo, arqueólogo

DATOS
-Plan. Se debe crear un plan de museografía, con espacios verdes, caminería, señalética, iluminación y seguridad, indicó el arqueólogo Jaime Idrovo.
-Procedimiento. Tres obreros y un asistente, con conocimientos en vestigios arqueológicos, fueron parte del proceso de recuperación.
-Proyecto. La Casa de la Cultura Núcleo del Azuay organizó ayer un recorrido por las ruinas, para dar a conocer el trabajo de recuperación.



Evidencias de tres arquitecturas en la iglesia de Todos Santos
La iglesia de Todos Santos guarda una historia entrañable, los cronistas mencionan sucesivamente tres arquitecturas diferentes: una ermita, capilla y posterior templo o iglesia, donde no había culto hasta transformarse en parroquia.

La investigadora Elizabeth Ochoa Fernández, lanzó la noche del jueves su libro titulado ‘Una puerta hacia la Historia: Restauración y puesta en valor del Complejo Patrimonial Todosantos’.

Ochoa explica que efectuó una investigación como testigo presencial, desde 2005 hasta el 2014, sobre la restauración del lugar, sin embargo, su primer libro compila información únicamente sobre la Iglesia.

Ella destaca que en esta Iglesia se dieron las primeras ceremonias religiosas católicas y luego se trasladaron a la actual Catedral Vieja. La ubicación de este centro religioso pudo aprovechar la cercanía de un asentamiento religioso anterior de los incas: Pumapungo, indica Ochoa.

Según la investigadora, “edificar encima de las ruinas de las civilizaciones anteriores significaba una demostración de poder, un aplastamiento ideológico de parte del dominio hispano emergente”.

Para estas construcciones se reutilizaban elementos estructurales como dinteles, canales y sillares, entre otros, en un periodo en el que los primeros pobladores escogían sitios estratégicos para ubicarse. Además, en excavaciones arqueológicas se hicieron hallazgos como un atrio empedrado, un canal con lecho empedrado, un muro de adobe colonial, cimientos de la antigua capilla y osamentas. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recuperación de las ruinas arqueológicas Todos Santos

Los dos molinos de los vestigios de Todos Santos de propiedad de Martín Merchán y Rodrigo Núñez de Bonilla.

El sitio arqueológico Todos Santos ha pasado por una primera fase de recuperación que consistió en la limpieza de muros e intervención de áreas verdes, poda de árboles, jardinería y arreglo de suelos. Esto se realizó con el objetivo de adecuar el sitio para que la gente pueda visitarlo y conocer un poco de la historia que guarda, dijo el arqueólogo Jaime Idrovo, durante un recorrido efectuado ayer por el sitio.

El experto, quien es el encargado del proceso de recuperación, resaltó que se debe poner en valor estas ruinas arqueológicas, que forman parte del antiguo Tomebamba. “Todos Santos es inseparable del Pumapungo y de ahí la necesidad de que la Casa de la Cultura y a quienes corresponda, generen un debate amplio sobre el patrimonio arqueológico que no se toma en cuenta”, indicó. Asimismo, manifestó que hay una cifra que oscila entre los 30 y 50 visitantes potenciales para acudir el sitio diariamente. “Ese número podría ampliarse si vienen alumnos de las escuelas y si los mismos cuencanos lo visitan”, aseveró.

Propuestas
En cuanto a la recuperación del lugar, el arqueólogo Idrovo subrayó que se debe dar un tratamiento contemporáneo a los vestigios, por lo que se ha planteado una segunda fase de intervención para el próximo año.

En esta etapa está previsto levantar la caminería de cemento, que ha sido puesta sobre los vestigios en algunos casos y que ya está deteriorada. Se propone colocar una nueva que sea liviana, (posiblemente de madera) y sobre todo reversible, es decir, que se la pueda levantar.

Agregó que también se prevé desmontar algunos muros que se han hinchado por efectos de la lluvia y efectuar una limpieza total de las piedras. Además se propone una nueva prospección, es decir, excavaciones en la parte alta de las ruinas para conocer el funcionamiento de los canales, que no está muy claro.

Historia
Las ruinas arqueológicas de Todos Santos fueron descubiertas en 1972, durante los trabajos de excavación para construir una casa de la familia Estrella, que era propietaria del sitio. Entonces se expropió el lugar y se iniciaron los estudios cuyos resultados revelaron que los vestigios corresponden, sobre todo al periodo cañari, también hay evidencias de presencia inca y colonial.

En el lugar se observan una serie de canales, por donde pasaba agua que era utilizada para impulsar las aspas de los molinos que trituraban los granos. Estas estructuras estaban constituidas por un cuarto de piedra, donde ingresaba el canal. El primer molino data del año 1547, propiedad de Rodrigo Núñez de Bonilla, uno de los 13 españoles que conquistaron el imperio inca. (F)

LA FRASE
"Tenemos la certeza de que hay entre 30 y 50 visitantes potenciales al día”
Jaime Idrovo, arqueólogo

DATOS
-Plan. Se debe crear un plan de museografía, con espacios verdes, caminería, señalética, iluminación y seguridad, indicó el arqueólogo Jaime Idrovo.
-Procedimiento. Tres obreros y un asistente, con conocimientos en vestigios arqueológicos, fueron parte del proceso de recuperación.
-Proyecto. La Casa de la Cultura Núcleo del Azuay organizó ayer un recorrido por las ruinas, para dar a conocer el trabajo de recuperación.



Evidencias de tres arquitecturas en la iglesia de Todos Santos
La iglesia de Todos Santos guarda una historia entrañable, los cronistas mencionan sucesivamente tres arquitecturas diferentes: una ermita, capilla y posterior templo o iglesia, donde no había culto hasta transformarse en parroquia.

La investigadora Elizabeth Ochoa Fernández, lanzó la noche del jueves su libro titulado ‘Una puerta hacia la Historia: Restauración y puesta en valor del Complejo Patrimonial Todosantos’.

Ochoa explica que efectuó una investigación como testigo presencial, desde 2005 hasta el 2014, sobre la restauración del lugar, sin embargo, su primer libro compila información únicamente sobre la Iglesia.

Ella destaca que en esta Iglesia se dieron las primeras ceremonias religiosas católicas y luego se trasladaron a la actual Catedral Vieja. La ubicación de este centro religioso pudo aprovechar la cercanía de un asentamiento religioso anterior de los incas: Pumapungo, indica Ochoa.

Según la investigadora, “edificar encima de las ruinas de las civilizaciones anteriores significaba una demostración de poder, un aplastamiento ideológico de parte del dominio hispano emergente”.

Para estas construcciones se reutilizaban elementos estructurales como dinteles, canales y sillares, entre otros, en un periodo en el que los primeros pobladores escogían sitios estratégicos para ubicarse. Además, en excavaciones arqueológicas se hicieron hallazgos como un atrio empedrado, un canal con lecho empedrado, un muro de adobe colonial, cimientos de la antigua capilla y osamentas. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.