Recuerdan a Max Uhle a 100 años de su llegada

Una exposición, un simposio internacional y otras actividades revelarán detalles de la vida y obra del reconocido arqueólogo alemán. Pumapungo será sede del encuentro que busca recuperar su memoria.
El informe original de Max Uhle sobre las excavaciones y los hallazgos en Pumapungo se exhibe en la Sala de Arqueología en un espacio dedicado a su obra.

Hace 100 años llegó a Cuenca el reconocido arqueólogo alemán Federico Max Uhle, el hombre al que se le atribuye la primera vinculación del método científico a las investigaciones arqueológicas en la ciudad y la región; el aclarar el debate que por siglos arrastraban los estudiosos cuencanos sobre la ubicación de la segunda ciudad más importante del Tahuantinsuyo, Tomebamba, entre otros importantes hallazgos.

Por este y otros importantes aportes arqueológicos e históricos, el Museo Pumapungo prepara una exposición en su memoria y un simposio internacional que se desarrollarán en septiembre próximo.

Tamara Landívar, directora del museo, y Marcos Sempértegui, coordinador de la muestra y del evento, sostienen que la figura de Uhle no es entendida en su verdadera magnitud. Para ambos, Uhle dio la pauta en América Latina para ejercer la arqueología desde la parte técnica, además, de propagar la metodología investigativa “elementos con los que, por ejemplo, llegó a la conclusión que Tomebamba estuvo en Cuenca”, detalló Landívar.

En ese contexto, detalló la directora del museo, se ha organizado un simposio que explaye tres importantes aspectos de la vida de Uhle. El primero, su biografía, en la que se detallará el contexto socio-cultural cuencano al que se enfrentó en 1919 para desarrollar su investigación. El segundo aspecto consiste en comparar el informe redactado en 1923 con el estado actual de sus hallazgos, es decir, analizar qué pasó con sus hallazgos 100 años después.

El último aspecto que dio pie a la programación del simposio es permitirse reflexionar sobre las investigaciones arqueológicas.
Para que el encuentro sea efectivo, esperan contar con tres destacados profesionales de corte internacional, cuya asistencia se gestiona a través de distintas embajadas.

También se organizarán charlas magistrales, talleres y otros encuentros académicos.

Sin embargo, por lo menos en la ciudad, no existe una persona que haya profundizado en la vida y obra del arqueólogo, lo que sí, muchos investigadores se han valido de sus hallazgos para continuar, incluso hasta hoy, con su legado.

En definitiva, las ponencias se trabajarán en tres líneas: investigación, conservación y gestión de sitios arqueológicos.

En torno a la figura de Uhle, aprovecharán para dialogar sobre la situación actual de los sitios arqueológicos de la región, principalmente los vinculados a la zonas urbanas.

Reproducción
Un facsímil del informe que redactó Max Uhle, en 1923 luego de las excavaciones en Pumapungo y en el que detalla las razones por las que según él en esta área se asentó la segunda ciudad más importante del Tahuantinsuyo, se repartirá de manera gratuita durante el encuentro como una forma de masificar su figura, señaló Sempértegui. Este trabajo estará a cargo de los estudiantes de la Universidad del Azuay, quienes ya comenzaron con el proceso de digitalización del documento, que por cierto se exhibe en la Sala Arqueológica del Museo Pumapungo.

Finalmente, la exposición preparada en su memoria será biográfica con cartas. El informe y fotografías de su trabajo se exhibirán en las cuatro salas de la planta baja del museo. (F)

DESTACADOS
-La exposición que se abre en memoria del arqueólogo Max Uhle ocupará las cuatro salas de la planta baja del Museo Pumapungo.
-Marcos Sempértegui se reúne con investigadores de la ciudad para organizar las actividades del simposio.

Recuerdan a Max Uhle a 100 años de su llegada

El informe original de Max Uhle sobre las excavaciones y los hallazgos en Pumapungo se exhibe en la Sala de Arqueología en un espacio dedicado a su obra.

Hace 100 años llegó a Cuenca el reconocido arqueólogo alemán Federico Max Uhle, el hombre al que se le atribuye la primera vinculación del método científico a las investigaciones arqueológicas en la ciudad y la región; el aclarar el debate que por siglos arrastraban los estudiosos cuencanos sobre la ubicación de la segunda ciudad más importante del Tahuantinsuyo, Tomebamba, entre otros importantes hallazgos.

Por este y otros importantes aportes arqueológicos e históricos, el Museo Pumapungo prepara una exposición en su memoria y un simposio internacional que se desarrollarán en septiembre próximo.

Tamara Landívar, directora del museo, y Marcos Sempértegui, coordinador de la muestra y del evento, sostienen que la figura de Uhle no es entendida en su verdadera magnitud. Para ambos, Uhle dio la pauta en América Latina para ejercer la arqueología desde la parte técnica, además, de propagar la metodología investigativa “elementos con los que, por ejemplo, llegó a la conclusión que Tomebamba estuvo en Cuenca”, detalló Landívar.

En ese contexto, detalló la directora del museo, se ha organizado un simposio que explaye tres importantes aspectos de la vida de Uhle. El primero, su biografía, en la que se detallará el contexto socio-cultural cuencano al que se enfrentó en 1919 para desarrollar su investigación. El segundo aspecto consiste en comparar el informe redactado en 1923 con el estado actual de sus hallazgos, es decir, analizar qué pasó con sus hallazgos 100 años después.

El último aspecto que dio pie a la programación del simposio es permitirse reflexionar sobre las investigaciones arqueológicas.
Para que el encuentro sea efectivo, esperan contar con tres destacados profesionales de corte internacional, cuya asistencia se gestiona a través de distintas embajadas.

También se organizarán charlas magistrales, talleres y otros encuentros académicos.

Sin embargo, por lo menos en la ciudad, no existe una persona que haya profundizado en la vida y obra del arqueólogo, lo que sí, muchos investigadores se han valido de sus hallazgos para continuar, incluso hasta hoy, con su legado.

En definitiva, las ponencias se trabajarán en tres líneas: investigación, conservación y gestión de sitios arqueológicos.

En torno a la figura de Uhle, aprovecharán para dialogar sobre la situación actual de los sitios arqueológicos de la región, principalmente los vinculados a la zonas urbanas.

Reproducción
Un facsímil del informe que redactó Max Uhle, en 1923 luego de las excavaciones en Pumapungo y en el que detalla las razones por las que según él en esta área se asentó la segunda ciudad más importante del Tahuantinsuyo, se repartirá de manera gratuita durante el encuentro como una forma de masificar su figura, señaló Sempértegui. Este trabajo estará a cargo de los estudiantes de la Universidad del Azuay, quienes ya comenzaron con el proceso de digitalización del documento, que por cierto se exhibe en la Sala Arqueológica del Museo Pumapungo.

Finalmente, la exposición preparada en su memoria será biográfica con cartas. El informe y fotografías de su trabajo se exhibirán en las cuatro salas de la planta baja del museo. (F)

DESTACADOS
-La exposición que se abre en memoria del arqueólogo Max Uhle ocupará las cuatro salas de la planta baja del Museo Pumapungo.
-Marcos Sempértegui se reúne con investigadores de la ciudad para organizar las actividades del simposio.